137. JOSÉ LUIS GALLEGOS ARNOSA. El fundador del Sevilla FC era jerezano.

21 01 2010

Jose_Luis_Gallego1_jerezJosé Luis Gallegos Arnosa es conocido en Sevilla por ser el primer presidente del Sevilla Fútbol Club, uno de los dos grandes clubes del deporte rey de la capital andaluza, pero en Jerez poco se sabe de él. Sin embargo, en algunas páginas de recopilación de información por internet, como la internacionalmente conocida Wikipedia (la enciclopedia libre), o la jerezana jerezsiempre, pueden encontrarse referencias a este jerezano, cuya biografía puede extraerse también del mismo club de fútbol hispalense. La biografía que aquí reproducimos ha sido extraída de la web jerezana.

José Luis Gallegos Arnosa nació en Jerez y fue el fundador del primer equipo de fútbol oficial en la ciudad de Sevilla (de hecho es unos años anterior al Real Betis Balompié, el segundo equipo de la capital hispalense) y primer presidente del mismo, el Sevilla Fútbol Club.

Era hermano del reputado pintor José Gallegos Arnosa.

“Todos los hombres de cualquier nivel social, ideas religiosas o políticas tendrán aquí cabida”, según aseguró José Luis Gallegos Arnosa, en el discurso tras la fundación del club, 15 octubre 1905.

Estudia la carrera de perito mercantil en Inglaterra aprendiendo inglés, francés y alemán durante sus escasos cuatro años de estancia.

José Luis es testigo directo del nacimiento y desarrollo del fútbol en el país que lo inventó, y durante su estancia en las islas británicas comenzó a practicar aquel nuevo deporte llamado foot-ball.

Jose-Luis-Gallegos2_jerezYa en España, se establece como consignatario de buques y agente de aduanas. En el puerto de Sevilla hace amistad con un inglés, Adam Wood, capitán del Cordova, un barco que hacía el trayecto Sevilla-Londres transportando naranjas amargas para la elaboración de mermelada.

Adam Wood era también aficionado al football y justos emprendieron la búsqueda de nuevos adeptos entre aquellos pioneros que en 1890 habían fundado el Sevilla Football Club. Los hermanos Welton, Isaias White, Merry, el doctor Landong, todos estuvieron dispuestos para participar en los futuros proyectos que propondría José Luis Gallegos.

Su espiritu deportivo le hace organizar numerosos partidos entre chavales, dando clases de teorías y normas para desarrollar ese juego en Sevilla.

Al comienzo de 1905 se reune con varios compañeros que también habían practicado el fútbol en Inglaterra y entre todos deciden fundar el Sevilla Fútbol Club.

José Luis Gallegos se convierte de esta forma en el fundador oficial del Sevilla legalizado y en el primer inspirador de los estatutos de la entidad.

Fue presindente del Sevilla del 14 de octubre de 1905 al 25 de octubre de 1909 y del 11 de octubre de 1913 a enero de 1914, motivado por la marcha de José María Miró Trepat.



131. MANUEL TORRE. El cantaor de la Generación del 27.

15 01 2010

Torre1_jerezManuel Torre vio la luz en el jerezano barrio de San Miguel, concretamente en el número 25 de la calle Alamo, a las 3 de la madrugada del día 5 de Diciembre de 1878. Fue el cuarto de los hijos de Tomasa Loreto Vargas, de Jerez, y Juan de Soto Montero, de Algeciras, matarife, cantaor no profesional de tonás y seguiriyas, y residente en Jerez desde los 11 años de edad, además de – según parece- manijero en la finca ‘Las Torres’, de donde pudo adoptar el sobrenombre artístico.

Descendiente por línea paterna de los famosos Cantorales y sobrino por la materna de Joaquín Loreto Vargas (el célebre seguiriyero Joaquín La Cherna), el hombre “con mayor cultura en la sangre” (al decir de García Lorca), se inició como pescadero de oficio (no aparece ningún dato como trabajador en el campo) pero manifestó muy tempranamente su talento musical. Así al menos lo advirtió el Duque de San Lorenzo y sobre todo el militar ecijano don José Aguilar, quien lo presentó como niño prodigio y junto a Javier Molina en dos cafés cantantes jerezanos, uno sito en la Vera-Cruz, cuyo dueño era Juan Junquera, y el otro conocido por La Primera, aunque figuró primeramente en un cuadro flamenco por las comarcas sevillanas de Lebrija y Utrera.

Su marcha a Sevilla

Torre2_jerezSu presentación en Sevilla la hizo en el Salón Filarmónico como el Niño de Torres, el 11 de Octubre de 1902, cantando por entonces los tangos lentos de El Mellizo con Juan Gandulla ‘Habichuela’. De ahí pasó al Novedades, con Pepe Triano ‘El Ecijano’, donde sorprende de nuevo con los tangos lentos de ‘Amparo, por Dios, Amparo’, y donde le apodarían Manolillo El Tranteiro por su interpretación de la farruca, cante que le granjeó gran popularidad al competir con el garrotín del Niño Medina y las marianas del Niño de las Marianas.

Hacia 1912 realiza una gira por Málaga y seis años después actúa como el Niño de Jerez en el Kursaal sevillano, que estaba en la calle O’Donnell, calando ya tan hondo su latigazo emocional que, a la postre, llegaría a ser el gran maestro de la escuela sevillana, el eje en definitiva sobre el que se articularía la Casa de los Pavones.

Andando el tiempo, su apabullante éxito por la geografía andaluza (en Huelva se le localiza en 1923) y la capital del reino, a la que visitó por vez primera en 1909, o su ulterior presencia como artista invitado al Concurso de Cante jondo de Granada (1922), permitió ser considerado como el cantaor de la Generación del 27, e hizo que muchos no vacilaran en llamarle ‘genio de los ingenios’, ‘un ser nacido para la libertad que ocupó el trono de la miseria’ (Antonio Mairena); ‘rey del cante gitano’, ‘El Majareta’ (se lo puso D. Antonio Chacón), o ‘el Acabarreuniones’ (como lo definió Joaquín el de la Paula), dado que, como sentenció Pericón de Cádiz, “casando se te metía el sonido suyo en el oído ya no lo perdías en tres semanas”.

Más sobre su personalidad

Torre3_jerez

Manuel Torre, segundo por la derecha, en una de sus reuniones de amigos. Foto del CAF.

Manuel Torre, el de los sonidos negros, el inspirador de todas las teorías del duende, fue tenido por un personaje raro, caprichoso, extravagante a veces, de mal carácter e inseguro incluso, pero dispuso de una voz natural – voz que ya utilizaron entre otros Curro Durse, el señor Manuel Molina y El Mellizo -, y un sonido revolucionario en su tiempo – anótese que se cantaba con cejilla -, de profundas pasiones y violentas emociones. Su vida fue siempre ajena a las preocupaciones sociales, sólamente mostraba interés por sus galgos (“Andújar” y “Amapola”), los pollos ingleses, su colección de relojes de bolsillo y su borriquillo (el “exprés de Cádiz”) con el que hacía los desplazamientos cortos para sus actuaciones.

Torre4_jerezHombre sensible, soñador, reservado y obseso sexual, no dejó posibilidad de hacer suyas a cuantas mujeres se cruzaron en su camino. Aparte de nombres femeninos que dejaron huella en su vida como Paquita, Amparo, Pastora la de los Peines o Pepita la Murciana, en Utrera conoció a la bailaora Antonia Torres “La Gamba”, prima hermana de la mujer de Pinini, que le daría dos hijos, Juan y Tomás, siendo éste un cantaor de muy buenas maneras y legatario de su duende así, como los Pavones y los hermanos Mairena, según manifestaciones de su hija María.

Tras una afonía mal curada por la que hubo de ser ingresado en un hospital sevillano y cuyos gastos satisfizo su gran amigo Ignacio Sánchez Mejias -a quien tanto le cantó en el cortijo de Pino Montano, lugar donde nació la Generación del 27- el final de sus días no se correspondió con el dinero ganado a lo largo de su trayectoria artística. (Imagen de la crónica periodística que se pudo leer en Sevilla sobre la muerte del cantaor jerezano).

Torre5_jerez

Su muerte en la miseria

Sería un atardecer de julio sevillano cuando, rodeado de la mayor de las miserias, de sus niñas, de sus galgos y de sus gallos de pelea, como escribiera Juan de la Plata, falleció de una tuberculosis este gitano que supo evolucionar desde el cromatismo metódico de lo jondo. Eran las 16 horas del 21 de julio de 1933 cuando su talla de genio perecía en una butaca. Gracias al corazón generoso de Pepe Marchena se pudieron sufragar los gastos del entierro así como la organización de un festival para recaudar fondos que paliaran la indigente miseria en que quedaron sus herederos consanguíneos.

A su muerte quedó inscrito en la definición como Manuel Soto Leiton por lo que se supone que sus familiares y allegados no conocían su verdadero nombre. (Monumento a Torre en Jerez. Foto de Juan Gallegos de jerezsiempre)(Textos extraído del Centro Andaluz de Flamenco y de la web del flamenco).



130. CARLOS GONZÁLEZ RAGEL. El creador de la esquelotomaquia.

14 01 2010

Ragel1_jerezCarlos González Rage fue un pintor y fotógrafo español que se destacó por su especial manera de concebir el arte. Nació en Jerez el 22 de diciembre de 1899 (murió en Ciempozuelos, 28 de noviembre de 1969) en el seno de una familia de clase media acomodada. Vivió una infancia feliz. Su madre le transmitió su gran sensibilidad artística y su padre, dueño de un estudio famoso, le inició en el arte de la fotografía. A los nueve años fallece su madre, lo que le marcó el resto de su vida. Su padre, dedicado por entero a su trabajo, comenzó a prestarle escasa atención.

Desde pequeño destacan sus aptitudes con los pinceles, talento que su madre y otros allegados fomentaron en el niño, ya inquieto y rebelde. Con dieciséis años y junto a su hermano Diego, marchan a Madrid para buscar horizontes a sus inquietudes inexistentes en Jerez, tomando contacto con el mundo bohemio en el cual se sumerge fatalmente. Resultado de esta desordenada forma de vivir fueron diversas enfermedades que marcaron su vida. Posiblemente data de esta época su inicio en el consumo excesivo de alcohol.

A la muerte de su padre, regresó a Jerez y se matriculó en la Escuela de Artes y Oficios, aunque no acabó sus estudios debido principalmente a que su estilo pictórico no encajaba con el academicismo de dicha institución.

Su éxito con la fotografía

Con su hermano Javier, trabajó con gran éxito en el estudio de fotografía que les dejó su padre. Llegó a dominar la técnica de tal forma que, a juicio de algunos, alcanzó en esta materia cotas más elevadas que en la de pintor, que es por la que hoy es casi exclusivamente conocido.

En el año 1931 expone por primera vez sus pinturas con figuras en forma de esqueletos en el Museo de Arte Moderno.
En esta primera etapa combina el artista sus cualidades artísticas fotográficas y pictóricas, destacando en este campo por sus dibujos y caricaturas de personajes de todo tipo, desde políticos hasta escenas costumbristas y locales.
Tras la desaparición del estudio de fotografía se dedica íntegramente a la pintura, si bien de una forma desordenada y anárquica, alternando periodos de gran producción con otros de inactividad.

Ragel2_jerezSus problemas con el alcohol y la sociedad jerezana

Su figura enjuta y elegante, con su capa negra con cierres de calaveras de plata, se hace famosa en la sociedad jerezana, la cual frecuentaba para satisfacer de manera fácil su ya declarado alcoholismo, a cambio de lo cual les ofrecía un seguro entretenimiento con su verborrea irónica y satírica. Sin embargo, el alcohol fue haciendo mella en él de manera tal que, aparte de los perjuicios evidentes para su salud física, lo fue transformando en una persona con brotes agresivos indiscriminados hacia todo su entorno.

En el año 1936 es ingresado, por primera vez, en el Hospital Psiquiátrico de Málaga. Tras su salida se desplaza a Sevilla junto a Amalia, su mujer, donde empeora su estado físico y mental, teniendo que ser nuevamente ingresado en Hospital Psiquiátrico de Sevilla. En 1937 realiza su tercera exposición en Sevilla, exponiendo esqueleotomaquias de personajes famosos y políticos de la época.

De nuevo en Jerez vive en una casa en la carretera de Cortes a la que bautiza como Villa Esqueletomaquia. En esta casa vive con grandes penurias económicas. En 1941 se celebra en el Hotel Los Cisnes su cuarta exposición con cuadros similares a la de Sevilla, y en 1942 expone en el Hotel Palace de Madrid.

Sus años más felices pese a la enfermedad

Ragel3_jerezDesde dicha fecha en adelante su pintura se hace cada vez más tenebrosa, con plasmación de estados de sufrimiento y pesadillas, de manera similar a lo que aconteció a Goya. En 1955 se celebra su última exposición en vida del artista, también en el Hotel Los Cisnes. En 1956, con cincuenta y siete años, ha de ser internado en el Sanatorio de San Juan de Dios en Ciempozuelos, donde el artista pasa el resto de sus días de manera querida y respetada, realizando una extensa producción de pinturas que componen en cierta parte la exposición permanente existente en dicha institución. Posiblemente sus años más felices los vivió en dicho Sanatorio, donde se sintió querido y admirado –todos le llamaban Don Carlos-, además de controlado y cuidado.

El 28 de noviembre de 1969 fallece tras el progresivo deterioro físico y mental que viene padeciendo, secuelas de las enfermedades que adquirió en su juventud.(En la imagen, uno de sus cuadros más tétricos, que marcó lo que se ha dado en llamar la esquelotomaquia, que tan famosos le hizo).

Ragel4_jerez

Visitantes observando sus obras en una de las exposiciones en París en 2008.

Reconocimiento internacional de su obra

En mayo de 2007 se celebró una exposición de Carlos González Rajel en la sala Amárica de Vitoria. Y del 20 de diciembre de 2007 y hasta el mes de marzo de 2008 se pudieron contemplar sus obras en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en una exposición titulada La noche española. Flamenco, vanguardia y cultura popular 1865-1936. Junto a las pinturas de los más grandes pintores de los siglos XIX y XX tales como Picasso, Dalí, Manet, Degas, Sorolla, Picabía, Man Ray, Courbet, Romero de Torres, Dalaunay, etc., diez de las obras de este genial artista jerezano olvidado para muchos jerezanos.



129. JOSÉ LUIS DEMARÍA LÓPEZ ‘CAMPÚA’. Pionero del periodismo gráfico español.

13 01 2010
Es la propiedad por la cual un texto se organiza globalmente para la transmisión de un sentido.
La coherencia es un fenómeno pragmático, ya que depende de la intención comunicativa. Ahora bien, para que un texto sea coherente no
basta la intención, la coherencia hace referencia a la estructuración del texto por parte del hablante.
Puede decirse que es la propiedad que selecciona la información y la organiza en una determinada estructura. Lo que confiere sentido a un texto, y permite que éste sea percibido como una unidad, es que dicho texto se adecue al tema de que trata.
El tema, macroestructura global, puede estar explícito en el texto o no,en cuyo caso será necesario inferirlo. Además del tema hay que considerar el concepto de estructura. Una superestructura o esquema puede caracterizarse como la forma global del discurso y las relaciones jerárquicas de sus respectivos fragmentos. Así pues, la superestructura es la forma en que la macroestructura o tema se ordena para crear un tipo de texto determinado.
El texto se ha de construir e interpretar como una unidad de comunicación en la que analizaremos las reglas y los mecanismos de coherencia.
•Reglas de coherencia.
Regla de no contradicción: los elementos no deben contradecirse ni implícita ni explícitamente.
Regla de repetición: algunos elementos deben reiterarse a lo largo del texto.
Regla de relación: los hechos han de estar relacionados con el mundo real o imaginario que se represente.
Regla de progresión: la información se organiza como un proceso cuyo producto final es el texto. Ha de haber una progresión temática y se han de evitar los detalles no pertinentes.
•Mecanismos de coherencia.
Son de carácter semántico y pragmático. Por su importancia destacan el tema, la estructura y el párrafo (a todos ellos les dedicaremos especial atención en las bases del comentario)

Campua1_jerezJosé Luis Demaría López ‘Campua’ nació en Jerez en 1870 y murió en Madrid el 21 de septiembre de 1936 y es uno de los fotógrafos más reconocidos de la ciudad. De hecho, está considerado como el pionero del periodismo gráfico español.
De origen muy humilde, hijo de un barbero jerezano del que aprende la profesión, es pronto solicitado por el fotógrafo Diego González que le emplea como aprendiz en su estudio de la calle Larga donde le conoce el por entonces célebre fotógrafo madrileño Compaña con quien marcha a la capital para regentar al poco tiempo la sucursal “Greco” que éste tenía en la calle de Alcalá. Realiza entrevistas a personajes importantes de la época con el escritor José María Carretero hasta que pasa a la plantilla de la revista “Nuevo Mundo”, donde publica su primera foto en 1900.
Elige Capúa como nombre de guerra periodístico, pero un error de imprenta lo convierte en Campúa, seudónimo que termina aceptando y que por concesión real pasará a ser su primer apellido que transmitirá a sus herederos.
A partir de 1903 publica grandes reportajes en Nuevo Mundo y registra con su cámara los acontecimientos más importantes de principios de siglo, especializándose en los viajes del rey Alfonso XIII por todo el país, por Francia, y en sus visitas a Berlín, Londres, etcétera.

Campua2_jerezEn 1905 consigue en Badajoz una imagen impresionante de una mujer arrodillada ante el Rey, solicitándole clemencia para su hijo condenado a muerte, foto que dio la vuelta al mundo y que hoy podría ser merecedora del premio Word Press de periodismo gráfico. En ese mismo año ingresa en la Asociación de la Prensa y marcha a la serranía de Ronda y Setenil para fotografiar a la partida de bandoleros del “Vivillo” y aunque no lo consigue, por su arrojo y vivacidad informativa hace un tipo de reportaje desconocido hasta la fecha en nuestro país, con el que crea un estilo propio.

Entabla una gran amistad personal con el Rey al que acompaña en 1909 por tierras andaluzas –Tarifa, Jerez, Sevilla, Ronda, etcétera-, aunque será en el Norte de África donde marcará con diferencia una forma de entender y hacer fotoperiodismo, adelantándose a los reporteros europeos a los que mostrará el camino a seguir en las grandes guerras que habrían de venir.

Sus fotografías en Tardix, Nador, Annual, el Gurugú y el Barranco del Lobo, o las primeras instantáneas tomadas por un español desde un globo, triplicaron la tirada de “Nuevo Mundo” y se enviaron a las principales revistas del mundo entero, alcanzando su obra el reconocimiento internacional y el de su propio país, recibiendo la Real Cruz de Alfonso XII, por “romper moldes en el periodismo español”.

Campúa3_jerez

José F. Demaría, bisnieto de Campua, junto al rótulo de la calle dedicada a su bisabuelo en Jerez. Le acompaña a José Luis Jiménez, promotor de la misma.

Si bien siguió por amistad y deferencia acompañando al Rey en sus viajes, su carrera como fotógrafo terminó con el nombramiento de director de “Mundo Gráfico” en 1920, y con su dedicación a la actividad empresarial en el mundo del teatro y de las variedades, descubriendo a un buen número de estrellas en el Maravillas, el Royalty, el Romea, etcétera.

Campúa4_jerezCampúa fue un hombre de porte elegante, que habló bien francés y se defendió con el inglés, discreto y sumamente correcto, pero también con un fuerte carácter de prontos violentos aunque pasajeros, lo que le llevó a la muerte cuando en julio de 1936 fue detenido y encarcelado en la cheka de Fomento, ya que al increpar a sus carceleros recibió un culatazo y un tiro en la cabeza. (A la izquierda, una de sus fotografías donde recoge la visita de los reyes de España e Italia a Toledo).

Desde el año 2000 y el 2006 sendas calles en Jerez llevan los nombres de estos dos fotógrafos jerezanos, Demaría López y su hijo, tambiçén conocido como Campúa, a propuesta de la asociación cultural Cine-Club Popular. (Textos: José Luis Jiménez y material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita poe José Francisco Gálvez Jurado).



127.MANUEL RAMÍREZ LÓPEZ. La oscura historia de La Mano Negra.

11 01 2010

mano2_jerez

Xilografía reproducida en la revista española La Ilustración Española y Americana sobre el proceso de la Mano Negra Obra del jerezano Juan Comba García,  basado en una forografía de Montenegro de 1883.

Una de las más negras páginas de la historia reciente de Andalucía ha sido desempolvada, revisada y escudriñada tanto en los despechos de los historiadores como hace apenas cinco años en las mismas calles de Jerez, donde todo ocurrió. Y es que los sucesos de La Mano Negra siguen vigente y doliendo a muchas almas en la ciudad, tanto que aún resuenan los ecos de la grabación de un documental sobre uno de los sucesos históricos más turbios y oscuros que se recuerdan en la historia reciente. Fue Jerez escenario a finales del siglo XIX de una de las primeras y más duras batallas libradas en nuestro país por la defensa de los derechos de los trabajadores. Los jornaleros, cansados de la explotación a la que estaban sometidos, convocaron para junio de 1883 una huelga general con la que pretendían regular las condiciones de trabajo, prohibir por ley las jornadas de sol a sol y dignificar unos salarios que eran auténticamente míseros. En ese momento, la maquinaria gubernamental caciquil de la época intentó frenar esta revuelta laboral difundiendo la existencia de una sociedad secreta de trabajadores, que fue bautizada con el nombre de La Mano Negra, a la que se culpa de algunos crímenes cometidos en ese tiempo en Jerez y los pueblos de la Sierra de Cádiz. En un proceso judicial sin precedentes y con apenas garantías se condena a morir por el método del garrote vil a siete trabajadores del campo, a los que se responsabiliza del asesinato de un hombre en un cortijo de los alrededores de Jerez. Los ajusticiamientos ocurrieron en la Plaza del Mercado, en el barrio de San Mateo.

Mano1_jerezManuel Ramírez, autor junto al ya desaparecido José Luis Pantoja del libro en el que se basa el docudrama que ahora se rueda, habla de una estrategia premeditada de las autoridades de la época: “–Los procesos arrancan el mismo día que comienza la huelga, el 5 de junio de 1883, para dar más miedo y más sensación de terror, porque aquí nada más que importaba el terror, buscar cadáveres, que hubiera asesinatos; es decir, un atraco normal y corriente a una venta, como hoy se hace a una gasolinera, pues era obra de La Mano Negra, aquí todo lo hacía La Mano Negra“. En opinión del historiador jerezano, se buscaba debilitar a la Federación de Trabajadores de la Región Española, sindicato legal desde que Sagasta autorizara en 1881 el movimiento obrero. “Yo creo”, señala Ramírez, “que gracias a estos hombres, a estos mártires del trabajo, hoy tenemos y disfrutamos de jornadas de ocho horas, que es lo que ellos pedían”. (En la imagen, Manuel Ramírez, el autor del libro sobre los sucesos de la Mano Negra).

Palacios Productores, Malvarosa Media y Canal Sur Televisión se han zambullido en la historia y rodando en Jerez en diciembre de 2004 el documental. La plaza Benavente, en pleno casco histórico de la ciudad, sirvió para recrear el ajusticiamiento de los siete jornaleros por ser supuestos integrantes de La Mano Negra.

Dudas sobre la existencia de la organización

mano3_jerez

Los detenidos en el proceso, según el archivo del Ayuntamiento de Jerez.

Nadie ha podido demostrar hasta el momento la existencia de aquella sociedad secreta de trabajadores llamada La Mano Negra, aunque algunos historiadores insisten en que no fue un invento del gobierno de finales del XIX.

Al parecer, el expediente judicial original fue subastado hace diez años en Bruselas, por lo que, de encontrarse, podría desvelar muchas de las claves de esta historia.

Manuel Ramírez ha seguido investigando y ayer mismo reconocía haber tirado de un hilo que podría ofrecer interesantes novedades. De momento, no se sabe más.

Un poco de historia

mano4_jerez

Imagen de los detenidos en la represión según el documental grabado hace cinco años en Jerez.

La Mano Negra es una presunta “organización anarquista secreta y violenta” que actuó en Andalucía a finales del siglo XIX a la que se le atribuyeron asesinatos, incendios de cosechas y edificios.

A pesar de que los grupos anarquistas de la zona afirmaban no tener nada que ver con dicha organización y que las pruebas eran inexistentes (se presionó a varios falsos testigos para que declarasen en contra de los imputados e incluso se aceptó como prueba un papel encontrado bajo una piedra en medio del monte con la lista de integrantes de la Mano Negra), las fuerzas de seguridad del Estado llevaron a cabo una durísima represión basándose en cuatro crímenes cometidos a finales de 1882 y los primeros meses de 1883. El resultado fueron quince campesinos condenados a muerte, de los cuales siete fueron ejecutados en la Plaza del Mercado de Jerez de la Frontera, el 14 de junio de 1884.

Aunque durante muchos años se ha discutido la existencia de tal supuesta organización, actualmente prácticamente todo el ámbito académico está de acuerdo en que fue un invento a la manera de la operación de bandera falsa o a modo de una imputación injustificada del gobierno de Sagasta para aplacar las revueltas en los campos del sur de España, como ya insinuó Vicente Blasco Ibáñez en su novela sociológica en 1905.

“Declaramos a los ricos fuera del derecho de gentes, y declaramos que para combatirlos como se merecen, es necesario y lí­cito que aceptemos todos los medios que mejor conduzcan al fin, incluso el hierro, el fuego y la calumnia”, se aseguraba en los manifiestos obreros de la época.

Durante los cuatro años siguientes continúa la persecución de los campesinos y federados. La cárcel de Jerez aloja a muchos campesinos y obreros acusados de iniciar la revuelta social.
Pero la situación no cambia en cuanto a la miseria; en Trebujena 400 jornaleros piden pan o trabajo, y asedian al alcalde; la gente subsiste mediante la caza furtiva, y la recolección de frutos y hierbas silvestres, caracoles, etc.

Mano5_jerez

Imagen actual de la Plaza del Mercado, donde fueron ajusticiados los detenidos en el proceso.

En el año 1883, esta Andalucí­a hambrienta se enaltece cuando se conocen en toda España los hechos protagonizados por La Mano Negra. Las autoridades, contrarrestan las tendencias de apoyo a esa asociación, atribuyendo a la misma aberrantes crí­menes, incluso los de dar muerte a niños, mujeres y ancianos. Se les acusa de querer derrocar al gobierno de la nación, destruir al Estado, y querer pasar a cuchillo a las clases dominantes del paí­s. La Guardia Civil de Jerez , presionada por unos terratenientes molestos por el auge de las organizaciones campesinas de carácter revolucionario, detuvo en diciembre de 1882, en la localidad gaditana de San José del Valle, a 16 miembros de la FTRE acusados de asesinato. En los registros, la policí­a se incautó del reglamento de la asociación, identificada por el sí­mbolo de una mano negra. La misma suerte corrieron campesinos de otras regiones andaluzas: llegó a haber 2.000 presos en Cádiz y 3.000 en Jerez.

De mayo a junio de 1883 se celebraron tres procesos contra presuntos miembros de esta organización, con el resultado de siete ejecuciones sin ninguna prueba. Entre los ajusticiados se hallaba el presunto cabecilla de la Mano Negra, Pedro Corbacho.



123. LA BIBLIOTECA. El primer cuento de Allan Poe en Jerez.

7 01 2010

Biblioteca1_jerez

Sala de consulta de la antigua Biblioteca, en la plaza de la Asunción, a donde llegó en un principio el cuento del ilustre escritor norteamericano.

La Biblioteca Municipal de Jerez posee en sus fondos el número 3 de la revista ilustrada española, El Museo Universal (1857-1869). En ese ejemplar, publicado el 15 de febrero de 1857, se editó por primera vez en nuestro país, traducido al castellano, un relato del escritor norteamericano, Edgar Allan Poe, autor de “El barril de Amontillado”. y del cual se ha cumplido en 2009 el bicentenario de su nacimiento.

Dicho cuento es el titulado La semana de los tres domingos (Three Sundays in a Week). Éste relato se publicó en la revista americana Saturday Evening Post, de fecha 27 de noviembre de 1841, con el título de A succesion of Sundays, aunque posteriormente fue impreso en otras publicaciones estadounidenses, como en el Broadway Journal de 1845, ya con el título mencionado al principio.

Biblioteca2_jerez

Sala de los fondos antiguos, en la planta baja de la Biblioteca Municipal de Jerez.

Se considera al poeta francés Charles Baudelaire como el introductor de Poe en España a través de la traducción que hizo al francés de la obra del americano. Siendo el año 1858 cuando se publica en Madrid en libro Historias extraordinarias.

Curiosamente, en el texto del Museo Universal no se hace referencia al autor.

(Texto: José Luis Jiménez).



120. LEYENDAS. De por qué se conoce como el Rincón Malillo.

4 01 2010

rinconmalillo_gentede_jerez

Hay lugares, calles, rincones, plazas en Jerez que sólo con respirar su ambiente se adivina tras ellos una historia centenaria que ha ido forjando a lo largo de los años una singular manera de ser. Y en el corazón histórico de la ciudad, en el barrio más antiguo laten entre sus calles miles de historias que vale la pena desvelar. Aquí traemos una muestra con una que acaeció en el Rincón Malillo, en plena red de calles y vías estrechas y recoletas, con la monumental iglesia de San Mateo, una de la de los cuatro evangelistas, coronando sus vistas. Cuenta la leyenda que un caballero jerezano, Alvaro de Mendoza y Virués, con fama de espadachín y pendenciero jugador y bebedor empedernido, cuando dejaba sobre el suelo a una de sus víctimas de sus duelos, tuvo la osadía de retar al mismo Satanás. (A la izquierda, el Rincón Malillo en el siglo pasado. Archivo de José Moreno Alonso).

A partir de ahí, las leyendas jerezanas cuentan que si bien no tuvo lance con el ángel caído, sí sintió una fuerte punzada en su brazo derecho, de forma que vio una profunda herida sangrándole. Horrorizado, huyó hacia su casa en la Plaza del Mercado (también en San Mateo) y calle Justicia. Y para paliar sus miedos, desde su esquina y mirando hacia el rincón que, desde entonces precisamente, fue Malillo, en una hornacina en piedra mandó poner una cruz de hierro forjado, como en las otras muchas casas de su propiedad que tenía en el barrio. 

rinconmalillo2_gentede_jerez

Una vista de la zona en la actualidad, que adoptó su nombre en 1589 (de la web jerezsiempre).

Hoy en día en distintas casas de San Mateo existen hornacinas, unas que conservan la cruz, otras que no, pero lo que sí ha perdurado es que el caballero jerezano desde ese día se recluyó en su casa solariega sin pisar más la calle y abandonando esa vida de locura y arrebato que hasta entonces había llevado.

rinconmalillo3_gentede_jerezPor el hecho de que pasaba muchas horas encerrado en su despacho, los vecinos comenzaron a conocerlo como el ‘Enjaulado’. La muerte, muchos años después, le sorprendió con la herida de esa maldita noche aún sin cicatrizar. Aún se conserva en San Mateo un laude o entierro de la familia Virués.

La leyenda ha perdurado y, aunque sea realidad o ficción, lo importante es que rincones tan cautivadores como éste Malillo en San Mateo han ejercido y ejercen siempre un embrujo sobre jerezanos y visitantes, tanto que hasta el gran maestro de la música de Jerez, Álvarez Beigbeder, le dedicó una de sus composiciones.

(Extraído de: Moreno Alonso, José: Historias, leyendas y fiestas de Xerez de la Frontera, Colección Alcubilla, Jerez 1987).

(En la imagen, parte de un dibujo a pluma de una vista parcial de San Mateo realizado por el artista jerezano Manuel Prieto Fernández y reproducido en el libro antes citado).



106. INSTITUCIONES. Los exploradores jerezanos en plena acción.

21 12 2009

Scouts_jerez

Siguiendo la estela del movimiento que se extiende por todos los países a raíz de su constitución en Inglaterra, de la mano de Sir Robert Stefhenson Baden-Powell en 1908, en Jerez en el año 1922 un grupo de personas de relieve de la época, procedentes de las más diversas actividades, a cuyo frente figura José Primo de Rivera y Orbaneja y entre los que se encuentran hombres como Francisco Díaz Navarro, Ángel Antón Rico, José Domenech Gómez, José Moreno de la Calle, Manuel Olías Rodríguez, Josçe Casteleiro y Vicente González entre otros, asumen la responsabilidad de la organización de los primeros Boys Scouts en la ciudad, que cristalizará pronto en un principio de afiliación de jóvenes de las distintas clases sociales. No obstante, la organización pedirá a sus afiliados una entrega por afiliación, lo que reduce sus miembros a unos 300 jóvenes, de entre 10 y 18 años, así como unos quinientos socios protectores.

Se establece el primer centro club u Hogar Scouts en el número 49 de la calle Porvera, donde permaneció durante 6 años, para pasar después al número 2 de la calle Ídolos, donde permaneció hasta su extinción en 1934. Madrina de la sección jerezana y donante de su bandera nacional fue la Condesa de Garvey. Además, el movimiento scout jerezano (que en la actualidad mantiene viva la llama de su actividad y predicación) tuvo una gran pujanza, tanto que estuvo presente en los Jamborees Internacionales de Barcelona 1929, como motivo de su Exposición Internacional; en Lieja, en Bélgica y hasta en Leizip (Alemania).

En la imagen, los exploradores jerezanos ante la Capilla de Caminantes del Monasterio de la Cartuja, en el año 1929, en una de sus excursiones dominicales.

(Texto y fotografía: extraído de José Moreno Alonso:  ’Historias, leyendas y fiestas de Xerez de la Frontera’, Colección Alcubilla, Jerez, 1987).



092. ASTRONOMÍA. El astro rey se coronó en Jerez.

7 12 2009

sol1_jerez

Unos días antes de ese hecho, donde se descubrió por Charles Augustus Young la corona solar, se tomó esta imagen. Archivo de José Luis Jiménez.

Todo rey tiene su corona, y el sol no podía ser menos. Pero lo más curioso de l asunto es que el conocido como ‘astro rey’ se coronó en Jerez. Y es que, lo más granado de la astronomía y la astrofísica americana (dirigida por el profesor Joseph Winlock, que aparece en primer lugar en la fotografía que se trae a esta página), se desplazó a Jerez para estudiar el eclipse total de sol que tuvo lugar el 22 de diciembre del año 1870.

El lugar escogido para las observaciones fue la finca el olivar de Buena Vista, situada en el terreno que actualmente ocupa el hotel NH de la Avenida Álvaro Domecq. Precisamente, en el año 2008 fue publicado por la Fundación Teresa Rivero un pequeño opúsculo donde documentaba este hecho y del que es autor José Luis Jiménez García, que explica de esta manera los pormenores del asunto:

sol2_jerez

La expedición científica que viajó a la provincia de Cádiz para observar el eclipse de sol en 1870.

“Cuando a mediados de noviembre de 1870 vino a Jerez el filósofo y científico estadounidense Charles Sanders Peirce, miembro de la United States Coast and Geodetic Survey, principal organismo científico americano por aquel entonces, pocos sabían en la ciudad cuales eran realmente sus motivos. La ciencia del estudio de los astros era aún poco conocida para muchos y un eclipse de sol era considerado por la superstición popular como un hecho insólito relacionado con desastres imprevisibles y desconocidos. Por otra parte, dos grandes potencias europeas, como Francia y Alemania, estaban en guerra por lo que los autoridades políticas y militares reforzaban todas las precauciones de control.  Sin embargo, seis meses antes de la fecha señalada, Peirce había recibido el encargo de su padre, Benjamin Peirce, superintendente de la mencionada institución, de realizar las localizaciones en Europa de los lugares donde se debían de apostar los diferentes equipos de especialistas norteamericanos para la observación y estudio del eclipse total de sol que iba a tener lugar el 22 de diciembre de ese año.

sol4_jerez

Imagen de la corona solar.

Es muy probable que en Jerez visitara el lugar que el responsable del grupo americano en España y a la sazón director del Observatorio Astronómico de Harvard, Joseph Winlock, eligió para analizar este fenómeno de la naturaleza, considerando para ello los datos estadísticos meteorológicos y sobre todo la proximidad de Cádiz para el transporte en tren de los materiales y, como no, la cercanía del Observatorio de San Fernando, cuyo director, el capitán Cecilio Pujazón García, ofreció todas las facilidades y apoyo.

sol3_jerezEl lugar escogido fue el olivar de Buena Vista, a kilómetro y medio del casco urbano y hacia el nordeste. Allí se apostaría lo más granado de la astronomía y la astrofísica estadounidense del momento. Entre estos, además de Winlock, estaban Charles Augustus Young, Alvan Clark, Samuel Pierpont Langley, Edward Charles Pickering, astrónomo y físico responsable del polariscope, y el fotógrafo Ëtienne Léopold Trouvelot, entre otros. A este grupo se unirían dos ingleses, entre ellos el pintor Paul Jacob Naftel, y un observador español.

Fue Young quien obtuvo el primer espectro relámpago colocando una rendija en su espectroscopio tangencialmente al borde solar, que consistía en el negativo de un espectro transformándose las rayas oscuras (absorción) en brillantes (emisión). La capa atmosférica solar responsable se llamó capa inversora o reversing layer. (En la imagen, la portada del pequeños libros relatando el acontecimiento y del que es autor el que suscribe este artículo).

Hay que considerar que hasta la fecha había desacuerdo entre la comunidad científica en cuanto a la naturaleza de la corona solar. Hasta ese momento nadie podía asegurar que la corona estuviese conectada físicamente con el sol. Este momento excepcional e histórico para la ciencia quedó inmortalizado gráficamente en la acuarela pintada por el artista inglés Paul Jacon Naftel, comisionado a tal fin por Inglaterra. La obra puede verse en los fondos del Museo de la Ciencia en Londres. Una copia de este cuadro se reprodujo en forma de grabado en la revista ilustrada de Londres, Graphic Newspaper, el 21 enero de 1871. Naftel no solo lo pintó si no que dejó unas anotaciones de cómo se fue desarrollando el fenómeno. “En el primer momento de completa ocultación del sol, la oscuridad total lo lleno todo, nubes de color púrpura aparecieron en el horizonte entremezcladas con rayas anaranjadas. La distante ciudad de Jerez paso del blanco a un intenso y denso azul”.

De este hecho dieron cienta diversas revistas de la época como La Ilutsración Española y Americana, de enero de 1871, con un artículo del ingeniero de minas Emilio Huelin, o la publicación especializada de la Royal Astronomical Society de Inglaterra, enre otras. Con toda razón se puede decir que en Jerez los astrónomos coronaron al astro rey, el sol”.  (Texto: José Luis Jiménez García)



084. EL MERCADO DE ABASTOS. Un lugar para el encuentro.

29 11 2009

mercado1_jerez

Imagen del mercado a finales del siglo pasado. (Archivo de José Antonio Cirera).

Si se tuviese que escoger entre algunas de las edificaciones más visitadas de Jerez, probablemente una de ellas sería la del Mercado Central de Abastos. El edificio del mercado se levantó en el ex convento de San Francisco, que se adquirió al Estado por un censo de 84.531 reales, y se colocó la primera piedra de este inmueble el 29 de junio de 1873, siendo alcalde el ilustre médico Francisco Revueltas y Montel.
Las partes de hierro de las armaduras fueron realizadas en Marchiennes (Bélgica), en los talleres de Joseph Paris.

La forma de este mercado antes de cercenarse era rectangular y medía 80 metros con treinta centímetros de longitud, por 40 metros con veinte centímetros de altura, por lo que media 3.228,6 metros cuadrados. Los puestos de frutas y hortalizas eran ochenta y cuatro; para carne había treinta; veintiocho mesas para pescadería; un despacho de carne de toro; dos almacenes de comestibles; ocho mesas para despojos; dos lecherías; un departamento para la vigilancia del mercado; dieciséis mesas para despachos de pan, y dieciséis puestos de volaterías.

Esta obra costó cuatro millones de reales aproximadamente, inaugurándose el 25 de abril del año 1885, con lo que este mismo año de 2009 ha cumplido ya los 124 años de vida.

mercado2_jerez

Imagen del mercado y la Plaza Doña Blanca a mediados del siglo XX.

A finales de los años cincuenta del pasado siglo XX se realizó en este mercado una lamentable reforma que fue muy criticada por los jerezanos, ya que le restó parte de su primitiva belleza arquitectónica. De la portada principal derribaron las tres naves que daban a la Plaza Esteve, para hacer el edificio conocido como Magistratura de Trabajo o Iara, cuyo estilo arquitectónico no es el más adecuado para ese lugar de tanta solera. Pero más adelante, el mercado contaba con 227 puestos que entraron en un deplorable estado de abandono, por lo que se tuvo que cerrarse al público el día 2 de junio de 1983. Mientras duraron las obras, los industriales se establecieron en la plaza de abastos de Madre de Dios.

Con esta reforma se quedó el mercado con 105 puestos repartidos de la siguiente forma: dieciséis de carnes, treinta y tres de pescados, cuarenta de frutas, diez de varios, y seis recovas, instalándose unos graciosos carritos de madera que eran utilizado por los pescaderos para vender sus artículos, pero que en la actualidad ya no existen. (Texto: José Antonio Cirera).

mercado3-jerezConcretamente, se trata de un edificio es de estilo neoclásico, construído por el arquitecto D. José Esteve. Las fachadas están elaboradas en piedras y adornadas con cerámica vidriada en la que se han dibujado las grecas que tuvieron en su original construcción.Las entradas y puertas principales conservan las rejas de hierro primitivas y la calle Parada y Barreto, donde se abre la entrada principal, está tratada con un bonito paseo, con numerosos naranjos. Aún, se puede observar en las afueras la construcción de algunos puestos en la fachada lateral de la Iglesia de San Francisco, construídos durante las obras de los años 1983 y 1984. En la actualidad se contabilizan 115 puestos, repartidos entre frutas y hortalizas, pescados, carnes, recovas, aceitunas, ultramarinos, panadería, congelados, especias y bar. El aprovisionamiento del Mercado lo realiza la empresa Mercajerez, adonde acuden los minoristas para comprar los productos, frutas y verduras a los mayoristas, asentadores y entradores. Estas compras se efectúan a horas muy tempranas para que por la mañana todo esté preparado para la venta en el Mercado. El Mercado dispone de cuatro amplias cámaras frigoríficas en sus sótanos, donde se pueden conservar carnes, pescados y frutas. En la actualidad también se distribuyen carnes desde diversas industrias que elaboran productos derivados como chacinas, jamones, conserva de magros, hígados, patés…. Las aves se distribuyen desde los propios mataderos de aves que están situados en la misma ciudad. El pollo, entero o troceado, y la gallina, son las piezas que más se consumen. El pescado se ditribuía hace unos años desde Merca-Jerez. Hoy, cada pescadero lo compra en El Puerto o Sanlúcar y lo vende directamente en sus puestos en La Plaza, que es como popularmente se conoce al Mercado Central de Abastos. (Imagen actual de la zona de verduras del Mercado Central jerezano).