373.Solidaridad con la infancia africana

22 06 2012

La asociación Mme Ma Fi Calabar, dedicada a recaudar fondos dirigidos a los niños de la calle de Calabar (Nigeria), celebra su primer aniversario con un acto de encuentro en la Sala Paúl, gracias a la colaboración de la Delegación de Participación, Juventud y Educación del Ayuntamiento de Jerez. La cita será este miércoles, 27 de junio, a las 19 horas, con la proyección del audiovisual ‘Menores que viven en las calles de Calabar’, que está siendo difundido por toda España por las asociaciones African Child y Afo Quat.

Mme Ma Fi Calabar celebra su primer año de trabajo con un encuentro que pretende convertirse en un gran acto de convivencia, en el que agradecer a sus colaboradores el apoyo prestado en los últimos doce meses, así como seguir dando a conocer los proyectos de la asociación. La proyección del vídeo está prevista para las 19 horas, tras la cual se abrirá un turno de preguntas y de diálogo. A la vez, estará abierto el bar de la Sala Paúl, y estarán instalados el puesto de artesanía de la asociación (con todo tipo de artículos que realizan desinteresadamente los colaboradores de la asociación) y un pequeño mercadillo de segunda mano (con artículos que proceden de donaciones y que se venden cada domingo en el Rastrillo de la Alameda Vieja).

Por otro lado, se instalará una pantalla para poder seguir el partido de fútbol, de forma que los muchos seguidores de la Eurocopa no tengan excusa para no disfrutar de la tarde de convivencia.

Mme Ma Fi Calabar nace oficialmente como asociación el 26 de julio de 2011. Este colectivo surge cuando dos jerezanas, Ester Herrera y María Tirado, vuelven a su ciudad después de un año de participación en un proyecto de voluntariado europeo en Calabar (Nigeria), con el deseo de seguir trabajando con los niños de la calle de esta localidad nigeriana, a través de la recaudación de fondos económicos para ofrecerles los recursos posibles para su educación y salud.

Esta experiencia nigeriana se desarrolló con un trabajo activo en los proyectos de POWER donde los niños se encuentran divididos en varios centros: uno para bebés (Baby refuge), otro para niños y niñas de diversa edad (Destiny´s Child Centre), y otro para niñas o adolescentes embarazadas (MACA).  En estos centros, los voluntarios ofrecieron a los más pequeños la posibilidad de formarse a través del juego, de conocer las más elementales normas de higiene personal, y desarrollar la confianza de que un futuro mejor es posible. Ganarse la confianza de los más pequeños a través del cariño, la formación sanitaria y la prevención contra el VIH, el trabajo con mujeres, la formación profesional para los adolescentes, y la lucha contra mitos populares como la existencia de ‘niños brujos’, fueron líneas de trabajo que enriquecieron de forma notable el proyecto inicial.

Diecisiete jóvenes andaluces participaron en esta experiencia, que se desarrolló desde junio de 2010 hasta junio de 2011. Todos ellos están respaldando los proyectos de la asociación Mme Ma Fi Calabar, que también cuenta con colaboradores en otros puntos de España.

TEXTO E IMAGEN: Asociación Mme Ma Fi Calabar



330. RAFAEL MANTARAS. Un veterano del deporte jerezano

23 02 2011

 

(Rafael en su actual gimnasio de la calle Juana de Dios Lacoste)

(Jerez, 1945). Rafael Mantaras es desde hace décadas un hombre ligado por méritos propios al deporte jerezano. Introdujo el Judo en la ciudad cuando tan sólo unos pocos habían oído hablar de este arte marcial. Maestro de maestros, e instructor de cientos de jóvenes en deportes como la natación o el kárate, completa un asombroso historial ligado a las hazañas deportivas más insólitas y por su puesto a una trayectoria profesional de peso en España.

Rafael de los Santos Reyes Magos (antiguamente en las adscripciones en las partida de nacimiento debía figurar una advocación) nació en Jerez un Día de Reyes casualmente del año 1945, justo el año de finalización de la guerra mundial más nefasta, la segunda.

(De niño, junto a sus compañeros de clase, arriba el segundo por la dcha.)

Noveno de diez hermanos, entre ellos el que fuera en su día alcalde de la ciudad, Jesús Mantara; y sobrino del inolvidable Tomás García-Figueras (alcalde de la ciudad y uno de los africanistas más reconocidos del mundo- su obra se donó a la Biblioteca Nacional).

Su infancia transcurre en la calle Francos, donde más tarde en 1963 montará su primer gimnasio; y su educación en el Colegio La Salle para posteriormente desembarcar en el Instituto Padre Luis Coloma donde estudia bachillerato. Inicia clases de Derecho con el profesor José Sánchez Esteve en un despacho de la calle Larga; pero su vocación de atleta y su interés por las artes marciales y el deporte en general es cada vez más creciente y finalmente le hacen desisitir en esos estudios.

 

“Cuando llega a mis manos el libro El arte de defenderse, editado en París por la casa Judo Internacional se me abre un nuevo horizonte y comienza un antes y un después en mi vida”, explica lentamente y con una memoria prodigiosa mientras conversamos con luz tenue en su actual gimnasio de la calle Juana de Dios Lacoste; un habitáculo salpicado de antigüedades, de reconocimientos públicos en forma de fotografias y cientos de títulos deportivos.

(Rafael posa para su carnet universitario)

“Mi primer tatami lo fabricamos con colchones viejos”- prosigue con una sonrisa que no se desdibuja de su faz de hombre maduro- “y luego me embarqué en las artes marciales y por hacerme autodidacta, haciendo cursos en Cádiz, Sevilla. Málaga…”. “Niguye Tai-Nang es el culpable de que hoy esté aquí recordando todo esto, y que de ahí compaginara todos los deportes a mi alcance: judo, natación, waterpolo y kárate”.

Desde los 13 años hasta los 70 que ya ronda, Rafael Mantaras hizo de todo y ocupó paginas y páginas de la prensa local de entonces, con hazañas todavía increíbles: “Recuerdo que me eligieron, de la mano de Kiko Legard el recordaro presentador del 1,2,3 como monitor para ayudar en una travesía del estrecho a nado con el peruano Daniel Carpio en 1977, y no lo olvido hasta que muera porque nunca lo he pasado peor en mi vida que en esa barcaza, con olas de varios metros de altura, y que olía a pescado y a gasoil en una mezcla repugnante”, añade.

Del deporte amateur es llamado por el ejército norte-americano como instructor en la Base Naval de Rota, donde se le reconoce profesionalmente por la Federación Americana de Judo. De ahí en adelante desarrolla un trabajo incansable por el deporte, pero también por la ciudad que lo vio nacer, como el que le llevaría en el año 1974 a organizar el I Festival de Artes Marciales de Jerez en el Polideportivo de Los Marianistas o las Fiestas de la Vendimia dedicadas a Japón, entre otros eventos.

Conocido y admirado como deportista, donde obtuvo como máximo galardón la Medalla al Mérito Deportivo de la Federación Española de Judo; y también como maestro de una inmensa chiquillería jerezana durante sus 40 años de instructor de natación en el Club Nazaret o en Piscinas Jerez y profesor en institutos y colegios de la ciudad.

(En su juventud, en algunas de sus acreditaciones deportivas)

Su vida personal discurre mientras paralela, y le lleva a casarse y a tener dos hijos: Rafael y Carolina. “Estaba en todos los charcos de la ciudad, organizábamos hasta la Cabalgata de Reyes antes de que la asumiera el Ayuntamiento”, dice entre risas. Casualmente años más tarde, en 1973, fue designado como Rey Mago junto a Miguel Primo de Rivera y Juan Pemán Domecq. 

(Recorte de  prensa local, como organizador de la cabalgata de los  Reyes Magos )

“El año pasado me dieron la estrella de Navidad de COPE 2010, y sigue siendo un honor recibir premios que recuerdo con mucho cariño como mi nombramiento como Miembro de la Orden del Catavino de Oro”, asegura mientras me enseña las decenas de carpetas con recortes de periódicos, debidamente clasificados y ordenados, con los que repasa visualmente su vida;  entre ellos muchos escritos de su puño y letra dedicados al “doping”.

Una vida plagada de éxitos deportivos, y experiencias únicas como la que le llevó en una ocasión a colarse junto a un amigo como reportero gráfico y vestido de smoking como no era para menos en la fiesta que la mismísima esposa del presidente de los EE.UU, la inolvidable  Jacqueline Kennedy ofreció en Sevilla y donde aparece en un plano al fondo de una de las portadas de las revistas de sociedad de la época.

(Distinción con la Medalla al Mérito Deportivo en Judo)

(Arriba al fondo y con cámara en mano Rafael logra colarse en la fiesta social donde acude Jackie Kennedy)

De Rafael Mantaras poco se puede decir más, y que no conozca el ejército de alumnos y alumnas que aún le recuerdan, pero su cariz entrañable y su dedicación a Jerez lo distinguen como un hijo pródigo. Él modestamente sólo pide que “me recuerden como una buena persona”.

A este verdadero estandarte y leyenda vida de la historia del deporte local más reciente lo pueden encontrar cada día rodeado de sus libros y de mil recuerdos de la ciudad en el gimnasio que todavía regenta en la calle Juana de Dios Lacoste, frente a la iglesia del Carmen.

TEXTO Y FOTOS: SUSANA PADILLA



326. SOR VICTORIA VIRÚES. JEREZANA

4 02 2011

La Corporación municipal y en su nombre la alcaldesa, Pilar Sánchez, hizo entrega ayer en un pleno solemne y extraordinario, el título de Hija Adoptiva de la Ciudad a Sor Victoria Virués, religiosa de la Congregación Hijas de la Caridad, directora durante años del Comedor de El Salvador, donde sigue siendo el alma mater.

Victoria Virués Chaves nació en Chiclana de la Frontera el 22 de noviembre de 1925. Con solo 21 años ingresó en el convento de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl y en 1986 llegó a Jerez ayudando en el comedor, en la cocina o haciendo los ‘mandados’. Sor Victoria tiene actualmente 85 años. De todos ellos, más de 60 los ha vivido cuidando a niños, enfermos y personas desfavorecidas.

 La instructora del expediente, la delegada de Participación, Solidaridad y Cooperación, Miriam Alconchel dijo que “Sor Victoria ha sufrido a lo largo de los años la dolorosa desaparición de familiares muy próximos, tragedias que ha sobrellevado gracias al calor de sus compañeras de congregación y al amor y el cariño que le devuelven aquellos por los que ella más ha luchado a lo largo de los años. Con las ilusiones intactas y una personalidad arrolladora, sor Victoria sigue trabajando, en la medida que le permiten sus fuerzas, en el Comedor ayudando a la decena de hermanas que forman la congregación en estos momentos”. Alconchel añadió que la homenajeada, que ostenta el Premio Ciudad de Jerez a la solidaridad – reconocimiento municipal a su importante labor social- siempre destaca el Centenario del Comedor, celebrado en 2005, porque “no tiene palabras para agradecer el esfuerzo realizado por las autoridades políticas, eclesiásticas, hermandades, voluntarios y los jerezanos en general para conmemorar este fecha y el beneficio que supuso para las personas más desfavorecidas, estarán siempre en su memoria como reflejo de lo que se puede hacer a través de un pueblo solidario”. También se refirió a la labor del Comedor que “atiende, en estos momentos de crisis, a más familias y transeúntes que en sus más de 100 años de historia. La generosidad de los jerezanos y de las jerezanas y de sus instituciones ha ido creciendo proporcionalmente a esas necesidades, no importando que nos encontremos en un momento de crisis, o quizás sí y por esa circunstancia la contribución se hace cada día mayor, sabedores de que cada vez hay más necesidad”. 

La alcaldesa concluyó haciendo referencia a los primeros años de su vida dedicados a la agricultura, como el resto de su familia: “experimentada en cultivar la tierra, conoce las técnicas adecuadas para recoger una buena cosecha y sabe diferenciar una tierra estéril de una tierra fértil. Esas mismas enseñanzas nos las ha transmitido con su trabajo diario: cultivando con su alma nuestra tierra y conquistando nuestros corazones con su infinita generosidad, recogiendo el fruto de su constancia, firmeza y perseverancia y mostrándonos que cualquier tierra puede llegar a ser fértil si todos nos lo proponemos. En definitiva Sor Victoria supone la victoria del amor sobre la desigualdad; la victoria del amor sobre la mezquindad; la victoria del amor sobre el egoísmo y la egolatría. Sor Victoria significa profundo amor a Jerez y esta ciudad se siente muy orgullosa de contar con una persona entregada a nuestra ciudadanía, a los que más necesitan ayuda. Hoy quiero confesar públicamente que mi querida Sor Victoria me ha demostrado con sus actos que San Agustín estaba en lo cierto cuando dijo que “la única medida del amor, es amar sin medida”.

TEXTO Y FOTO: Ayto. Jerez



315. DRA. CARMEN FRANCISCO. Una vida luchando contra el cáncer

12 01 2011

 

(Carmen en un momento de la entrevista en la Clínica)

Me recibe con una sonrisa. Una de esas que salen de lo más hondo de su alma cotidianamente traducido como un “hola” o un “que tal estás”. Carmen ha aprendido a vivir con el optimismo que da saberse vencedora de los duros golpes que a veces machacan tu vida anque para ello el camino haya sido demasiado cruel.

Aunque nacida circunstancialmente en Cádiz, hasta los 7 años vive en el Puerto de Santa María desde donde emigra a Jerez henchida de rabia y dolor por la pérdida de su padre. “Mi padre Manuel era empresario y una persona cordial, y siempre al servicio de los demás; protectora, generosa y que ayudaba a todo el mundo, como un Rey Mago”, levanta la mirada con satisfacción mientras desde sus cuerdas vocales brotan palabras con una calma que traspasan las cuatro paredes del despacho donde desde hace un año dirige la Clínica Hermes, frente al Hotel Jerez.

Una etapa académica brillante primero en el Colegio Público Isabel La Católica es compaginada cada día con el trabajo en casa y fuera de ella con su madre y sus tres hermanos. “Era la princesa de mi casa “ para todos, y más tarde, por esos designios inexcrutables del destino, el sostén de una familia a la que ella sola tuvo que sacar para adelante.

La enfermedad de su madre, también cáncer como su padre, la privó de su compañía cuando la vida aún no ha madurado para Carmen. A los 16 años vive como toda su familia trágicamente la desaparición de Francisca, “pura inocencia y pura sonrisa”, como ella la describe entrañablemente.

 De este modo Carmen enfrenta un difícil futuro de la mano de su abuela, en Icovesa; un reto que ya conoce cuando desde los 7 años compagina las tareas del cole y la ayuda en los negocios familiares de sus tías, amén y desde los 14 el cuidado por entero de su progenitora.

(Carmen, de corta edad, posa ante la cámara)

“La conciencia del cáncer”, asegura sensata “es lo que me ha motivado para desempeñar este trabajo, por vocación, y que me llevó a la Facultad de Medicina para aprender a hacer que la gente no sufriera de dolor. “Aún recuerdo a mi madre, en el lecho de muerte diciéndome… Carmen que me den algo que calme el dolor”… “y yo no pude”, explica mientras entrevistada y entrevistadora comparten casi sin mirarse sus ojos llorosos.

(Una de las instantáneas más queridas por la Dra. Francisco, junto a sus padres)

Cuando se doctora en Medicina, hace 17 años, dirige su experiencia profesional enteramente a los cuidados paliativos. “Aliviar el dolor, que la gente sea atendida como personas que son es una obsesión para mí”, sentencia con determinación esta mujer de raza y fortaleza.

Más adelante la lucha desde el equipo de oncología del Hospital de Jerez y ahora desde la presidencia de la Asociación Española Contra el Cáncer de Jerez y la Presidencia de la Sociedad Andaluza de Cuidados Paliativos “lo he hecho por ayudar a los demás, no por mí que ya tengo de sobra con lo mío”, sonríe algo cansada tras un duro día de fatigas.

(A la derechaCarmen, de adolescente, ya es una alumna brillante en sus estudios)

Amtante de la lectura, de la cocina sobre todo de su profesión de médico “donde aprendes de todo el mundo todos los días”, dedica la mayor parte de su tiempo a su familia “y a la gente que quiero, a Pepe y mis hermanos que somos una piña”, amen de “la formación, porque me gustan los temas muy diversos de crecimiento personal”.

Las 1.300 personas durante los últimos 10 años han pasado por sus cándidas manos con su inseparable equipo que “me ha dado muchos momentos alegres dentro del sufrimiento de estas personas”. De todo el infierno de ayudar a quienes depositan en ella todas sus esperanzas de vivir sabiéndose cerca de la muerte, asegura quedarse con sólo una cosa positiva: “mejorar su calidad de vida, porque que continúen viviendo no está aún en nuestras manos”.

 

Palabras todas ellas que dan toda una lección de maestría humana y de solidaridad personal. Una mujer, a contracorriente, natural y sensible como la vida misma y sobre todo dispuesta a que “nadie que trate muera de dolor” en un mundo diseñado a medida para vivir pero también para sufrir…

(Junto a una de sus estrechas colaboradoras, Ana Cortijo)

FOTOS Y TEXTO: Susana Padilla / albúm familiar

 



310. BALONCESTO. Homenaje póstumo a Maripaz León

4 01 2011

(Maripaz en una imagen retrospectiva)

“Mujer de fortísimo carácter, lo dio todo por el baloncesto y por el Club Baloncesto Tartessos”, afirman los que la conocieron. Ahora, tras su desaparicion, el deporte jerezano de la mano del Ayuntamiento le tributará un merecido homnaje el próximo sábado en el Palacio de Deportes de Jerez. Maripaz León era al Tartessos lo que hoy es el el Xerez Deportivo a la ciudad. Aunque no se vanagloriaba de la historia de este territorio ni de la cultura tartéssica, hacía honor al nombre del colegio donde se gestó hace ya muchos años: El Colegio Público Tartessos. Mari Paz León destacó por la ilusión que supo invertir en este proyecto educativo y deportivo, y que fue fundamental para llevar al club a cotas muy altas. Su carácter fuerte y decidido, y el convertir el club en una verdadera familia, la convirtieron en un verdadero ejemplo en el ámbito del baloncesto jerezano del mundo deportivo en general.

Si este club jerezano ha sido siempre más una familia que una institución deportiva ha sido, en gran parte, gracias a ella. A pesar de sus muchos éxitos no fue capaz de derrotar a la cruel enfermedad que la sorprendió como un mate de espaldas. De su curriculum y de su importante huella en el baloncesto provincial, destaca que Mari Paz dirigió el Club antes de la unificación del baloncesto masculino jerezano consiguiendo el ascenso a Liga EBA donde permanecería durante varias temporadas.

Una cita ineludible

Organizado por el Chajeba´04 y con el fin de rendir tributo a la fundadora del Club de Baloncesto Tartessos la Delegación de Deportes colabora con este club deportivo  en la celebración del I Memorial Mari Paz León, que se celebrará este sábado día 8 de enero, a partir de las 20 horas, en el Palacio de Deportes, y con un gran encuentro entre el equipo de la Base de Rota con un combinado de jugadores que pasaron por el Club Baloncesto Jerez durante el mandato de Mari Paz León.

Este encuentro no sólo servirá de homenaje a la que fuera presidenta del Club de Baloncesto Tartessos sino que a la vez, se convertirá en una cita solidaria, ya que todos los asistentes deberán aportar un kilo de alimentos no perecederos que irán destinados a una organización social. El campeonato comenzará a las 16 horas con la participación de los más jóvenes y los siguientes partidos:

-Equipo Chajeba’04 cadete masculino/High School Admirals Cadete-Junior Masculino B, en la pista central

-Equipo Chajeba’04 cadete femenino/High School Admirals Cadete-Junior Femenino, en el Anexo I

-Equipo Chajeba’04 junior masculino B/C.F. San Benito junior masculino, en el Anexo II

A partir de las 17,30 horas, los partidos que se desarrollarán serán los siguientes:

- Equipo Chajeba´04 junior masculino A / High School Admirals junior masculino A, en la pista central

-Equipo Chajeba’04 infantil femenino / High School Admirals infantil femenino Anexo I

-Padres y técnicos del CF San Benito y Chajeba`04.

Estos partidos servirán de aperitivo al plato fuerte de la tarde, que se celebrará a las 20 horas, y en el que se enfrentarán el equipo de la Base de Rota frente a una selección de jugadores jerezanos, que pasaron por el Club Baloncesto Tartessos bajo el mandato de Mari Paz León.