060. FAUSTINO RODRÍGUEZ. Hablando de alcachofas…

30 09 2009

faustinorodriguezmarin_jerez

Faustino Rodríguez Marín, nace en nuestra Ciudad el 21 de diciembre de 1946, hijo de Juan Rodríguez “Juanito” quien fundara el Bar Juanito en 1943, en torno a un complejo de edificios municipales. Sus estudios los realiza en el Colegio del Buen Pastor, de La Salle. En 1960, con 14 años se coloca de ordenanza en el Casino Jerezano. Tres años más tarde empieza a ayudar a su padre en el Bar y así hasta 1981, año en el que abrió el nuevo Bar que con el tiempo se convertiría, también, en restasurante, en el número 1 de la calle Pescadería Vieja, entre la Plaza del Arenal y la Puerta Real.

barjuanito_azulejo_jerezLo que fue un tabanco montado por su padre en 1943 es hoy un excelente negocio con 25 empleados que se van a duplicar con una planta industrial en la que elaborará sus tapas tradicionales, admiradas por todos los grandes de la gastronomía, para su distribución a alta escala, se llamará “Alta Cazuela”. Hoy cuenta con 50 tapas que ensalzan la gastronomía de lo sencillo y vende unas ocho toneladas de alcachofas, su plato estrella, al año..

faustino_familia_jerezEl escritor Antonio Murciano afirma que, por su proximidad entonces y ahora en su nueva ubicación, de la Academia de San Dionisio, el bar de Faustino es “Auxilium Academicorum”, ya que es el lugar de referencia obligada tras la finalización de los actos académicos de tan docta institución. Está en posesión de los premios “Jerezanísimo”, así como Jerezano del Año 1992. Es miembro de la Orden Internacional del Catavino de Oro y de la Academia Andaluza de la Gastronomía. Es Premio a la Hospitalidad Turística otorgado por la Asociación Provincial de Mandos Intermedios. Miembro de la Ruta del Vino y el Brandy del Marco de Jerez, cuenta entre otros certificados de calidad, con el Registro de AENOR. Ha sido Rey Mago en la Cabalgata de SS MM los Reyes Magos de Oriente, división Jerez de la Frontera. Faustino está casado con Carmen Enríquez, y tiene tres hijos: Rocío, Cristina y Juan, en la imagen de la izquierda.

Faustino, que no tiene afiliación política, –»Yo soy siempre del que gobierna y del que se le opone.»– ha atendido, conoce y trata con amabilidad y la cercanía que le caracterizan con todo el que lo visita, a politicos de distinto signo. Y artistas, toreros, deportistas, pintores, poetas, y una larga de personalidades que, en su visita a Jerez, tienen una parada obligada en la calle Pescadería Vieja, amén de los habituales jerezanos.

estebanvigo_jerez

Con el entrenador del Xerez, Esteban Vigo.

Como afirma el propietario del Bar Juanito: «Aquí está prohibida la palabra guiri. Aquí vienen personas, sean de donde sean. Julio Iglesias o Jude Law han comido aquí, pero no saco pecho. Es más importante el que viene todos los días a gastarse el dinero.» Faustino está presente lo mismo en cacerías, que en las distintas Ferias en las que participa, como la de Jerez o Sevilla, y otro tipo de muestras gastronómicas. Aunque el no cocina, lo que si sabe hacer, y muy bien, es hablar y vender. Su carcajada es característica. Y es que, como el mismo afirma, «la cocina es muy dura, pero hablar, no tanto».

alcachofas_higuero_jerezLas Alcachofas –los alcauciles– son el primer Premio en diferentes concursos provinciales y Premio Nacional a la Mejor Tapa de 1992. El Segundo Premio Nacional es otra de sus excelencias: Carrillada al Oloroso de nuestra tierra. Guías prestigiosas, como Michelín, Gourmetour, Campsa,  y otras de interés turístico y gastronómico recomiendan el establecimiento del bueno de Faustino quien, además, figura en varias ediciones del Anuario Empresarial de Andalucía, el Anuario del Grupo Joly, y numerosas publicaciones especializadas y de información general del continente europeo. (En la imagen, óleo de A. Higuero, que se puede admirar en uno de los salones del Bar).

Faustino nunca ha tenido claro que las alcachofas sea una comida de pobres, a la que diferencia del alcaucil, silvestre y con pinchos. Sus alcachofas las han probado desde el Rey pasando por el gurú de la gastronomía, Ferrá Adriá

barjuanito_exterior_jerez

Calle Pescadería Vieja, desde la arcada del Callejón. Al fondo el Bar Juanito.

barjuanito_interior_jerez

Una vista del azulejo que respalda la barra de tapas del Bar Juanito.

Durante la Cumbre de Jefes de Estado de la Unión Europea, celebrada en nuestro país en el 2002, fue invitado a participar en uno de los menús, dirigiendo la operación de dar de comer a tan importantes dignatarios sus alcachofas internacionalmente conocidas.



059. UNA FAMILIA DE LOS 50 DEL SIGLO PASADO.

25 09 2009

concepcionnavarrosanchez_jerez

La fotografía pertenece a la colección de Francisca Andrades Navarro. Está tomada en Jerez en los años 50 del siglo pasado. En la imagen aparecen Concepción Navarro Sánchez, madre de Francisca, así como sus tíos y sus abuelos. Están posando delante de un autobús militar: Artillería Regimiento 74.



058. ANGEL LEÓN LARA. El médico de la sangre.

23 09 2009

angelleonlara_jerezEl Dr. Ángel León Lara es una persona muy querida en la ciudad. Por su trato y por su vocación médica. Por su bonhomía. Es un jerezano nacido en Andújar (Jaen) en 1943, hijo de un militar ATS, quien por la profesión paterna vivió en diversas ciudades, en Santiago de Ribera (Murcia) y en Sevilla, donde terminará el bachillerato en el Instituto San Isidoro de la capital hispalense y, precozmente estudia la carrera de medicina, en 1961, con 17 años terminándola en 1967. Perteneció al equipo de Rugby y a la tuna universitaria, lo que le recuerda con delectación, sin embargo, quizás por la profesión paterna no disfrutó especialmente las milicias universitarias que “padeció” en Montejaque (Sevilla).

Sevilla es el referente, donde hace prácticas en el Hospital de la Macarena. Se especializa en Hematología y Hemoterapia, gracias a los buenos consejos del Dr. Díaz de Iraola, a la sazón Jefe del Servicio de Hematología de la Ciudad Sanitaria Virgen del Rocío sevillana. Al año es nombrado Médico Adjunto del Servicio de Hepatología de dicho centro médico y se prepara y estudia de forma constante, en guardias, vacaciones, tiempo libre…

Allí conoce a la que sería su mujer, Pilar González Bermudo, auxiliar de clínica, con la que se casaría en 1973 y con la que tendría cuatro hijos: Rocío, Lourdes, el prestigioso y mediático cocinero afincado en El Puerto Ángel León,  y  por ultimo Carlos. Entre sus aficiones, la pesca, que imbuyó en su hijo Ángel para que se especializara en la gastronomía marinera y se estableciera en la vecina población, aunque su verdadera afición es su familia. Ángel León Jr. dirige la cocina, también, del hotel de cinco estrellas lujo, el Prestige Palmera Plaza de nuestra ciudad.

angel_leon_restaurante_jerez

El prestigioso cocinero jerezano Ángel León González, dirige la cocina del Prestige Palmera Plaza.

hospital_jerezHUELVA Y JEREZ.
En 1971 se traslada a Huelva, colaborando en el montaje del Servicio de Hematología como Jefe de Sección en funciones y es a finales de 1973,  hace 36 años, cuando León, con 30 años cumplidos obtiene por concurso libre de méritos la plaza de Jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital de Jerez, tomando posesión al principio del año siguiente.

En la provincia no se trataban enfermedades como la leucemia, los linfomas, no existía el Servicio de Hematología que nace con él como único integrante del mismo hasta la actualidad con más de once hematólogos y un inmunólogo, además de ATS, auxiliares, celadores, creando un equipo a la medida de como practicar la medicina, según León.

DONANTES DE SANGRE.
El Dr. León trabajó para que el centro jerezano  se acreditara para ejercer la actividad docente al objeto de formar especialistas en su materia, habiendo dado como resultado que unas dos docenas de profesionales médicos ejerzan como tal en centros asistenciales de nuestro país.

donantessangrejerez

En junio se se celebró la XXIX Asamblea de  la Hermandade de Donantes de Sangre de Jerez, cuya apertura estuvo presidida por la alcaldesa de la ciudad, Pilar Sánchez.

También contribuyó a que se creara en Jerez la Hermandad de Donantes de Sangre, como asesor técnico de la misma y merced a su febril actividad profesional, se ubicó en nuestra ciudad en 1984 el Centro Regional de Transfusión de la provincia gaditana. Colaboró, igualmente en la creación de la Asociación para la lucha contra las enfermedades hematológicas (ALCEH), labor que continúa el Dr. Jean Paul. En 1989 se realizó en su servicio el primer transplante de médula ósea, que hoy van por más del medio millar.



057. PACO CORBACHO. Enseñando a conducir…

21 09 2009

franciscocorbachoperez_puertosantamaria

Francisco Corbacho Pérez, nació en la Barriada de la Asunción, barrio de trabajadores , el 29 de marzo de 1956. Allí vivía una generación que hoy es importante en el cante flamenco (La Paquera, Terremoto, Capullo,…). Es descendiente de los ajusticiados por los crímenes de la Mano Negra de Jerez, por parte de su tatarabuelo. Es empresario de autoesculas: tiene 1 en Jerez y 2 en El Puerto.
Paco estudia en los Salesianos (Oratorio Festivo). Y pronto, muy joven, se involucra en los movimientos sociales progresistas de la época, mostrando sus simpatías por el Partido Socialista Popular de Tierno Galván.
A principio de los setenta, con 16 años, se iba de veraneo unas veces con la familia a El Puerto y otras con los amigos a Valdelagrana “y El Puerto realiza su conquista”. Recuerda el Bar El Faro, en la esquina de Nevería con Palacios (hoy hay una óptica), El Oasis cuando era discoteca (hoy restaurante de Fernando Córdoba), la calle Luna cuando era el paseo tradicional de El Puerto, con el Bar Central (hoy Banco de Andalucía), Las Columnas (hoy Banco Popular).

Y en la calle Santa María, en la entonces Discoteca Club 2000 conocería a la que hoy es su mujer, Ana Macías Patino, con apellidos netamente porteños, con quien tiene tres hijos, dos nacidos en la Clínica de Frontela, Raquel y Alejandro y la de en medio, Carolina, en Jerez. Su último hijo, Alejandro, nació tras la relajación que le entró al abandonar la política de cargos; fue concejal socialista en el ayuntamiento de El Puerto, en el gobierno de Manuel Torres entre 1987-1991. Según pone el anillo que porta en la mano derecha, se casó el 30 de junio de 1979.

plazagaleras_corbacho_puertosantamaria

Plaza de las Galeras de El Puerto, donde estuvo la primera Autoescuela Stop. Foto Jorge Roa.

AUTOESCUELAS STOP Y SHERRY.
Paco se vinculó profesionalmente con El Puerto como profesor de Seguridad Vial, o sea profesor de Autoescuela. En 1976, con 20 años, siendo uno de los profesores más jóvenes de toda España empieza a prestar sus servicios en la Autoescuela Stop, localizada, primero en la Plaza de las Galeras. Era la tercera autoescuela de El Puerto tras San Cristóbal -líder en la provincia- en la calle Luna (en la casa donde nació Javier Ruibal, donde hoy está ubicado el Bar Nuevo Portuense) y Arjona, en la calle Larga, frente a la Plaza de Isaac Peral. La autoescuela se traslada a la calle Palacios cuando se transforma en cooperativa, situada junto a Cristalería Camacho, en la otra esquina de Larga y Palacios estaría la Perfumería Luisa, la hermana del torero Galloso (hoy un solar con un estridente amarillo de protección antihumedad, que espera una oprtunidad para ser construido. El Puerto tiene tantos solares en el centro pendiente de obras, que parece desde una avioneta una ciudad bombardeada). Diez años después, en 1986, se traslada a la calle Crucero Baleares y crea, junto con un socio la Autoescuela Sherry, siguiendo la moda que hubo en un tiempo en El Puerto de apellidar a casi todo “Sherry”, aunque en su caso tenía la lógica de su origen jerezano.. Al año siguiente, entre en política (1987-1991) y simultanea dicha actividad con la de la escuela de conductores, a la que no puede prestarle excesiva atención.

pacocorbacho_autoescuela_puertosantamaria

Paco Corbacho, en su despacho de la Autoescuela Corbi.

AUTOESCUELA CORBI.
En 1992, retoma con mas fuerza la actividad empresarial. Se independiza y crea una nueva marca, Autoescuela Corbi (la confunden con Cobi) apocopando el apellido, en la Barriada Malacara, calle Federico García Lorca. El negocio funciona pujante a base de dedicación y esfuerzo y se expande. En el año 2000 abre una nueva Autoescuela con la misma marca en Jerez. Y en el año 2004, la tercera en El Puerto, ubicada en las inmediaciones del Parque del Vino Fino, llegando a sumar en algunos momentos hasta 25 trabajadores. Paco se siente optimista ante la crisis y continúa trabajando para posicionarse en el mercado competitivo de las autoescuelas con ideas audaces que le permitan remontar la situación por la que está pasando el mundo globalizado.

corporacion_1987_1991_puertosantamaria

Parte de la Corporación 1987-1991 durante la celebración de una sesión plenaria. De izquierda a derecha, Rafael Gómez Ojeda, José Antonio Castro Cortegana y Carlos García (IU). Indalecio Rábago Vega (PP). Enrique Bartolomé López (CDS). Manuel Rodríguez, Manuel Espinar Galán, Ana Alonso Lorente (Grupo MIxto ex IU). Rafael Contreras de Oliveras, Antonio Álvarez Herrera, Francisco Sánchez Gatica, Pedro Alamillos Ortega, Juan Vicente Sucino Rico, Rosario Sánchez, Francisco Corbacho Pérez, Miguel Marroquín Travieso, José Antonio Navarro Ortíz, (PSOE).

LA ACTIVIDAD POLÍTICA.
Paco ingresa en el PSOE en 1980, habiendo sido miembro de la Comisión Ejecutiva Local en varias ocasiones. En la actualidad se encuentra retirado de la política activa, tanto institucional como orgánica, pero continúa su militancia. Durante el mandato socialista entre 1987-1991 fue, como ya hemos indicado, concejal de Juventud, primero y luego tras la remodelación del gobierno local, de Tráfico y Seguridad Ciudadana, que englobaba las competencias de Tráfico, Transportes, Protección Civil y Policía Local.

corbacho-y-alvarezEn esa época recuerda Paco haber vivido situaciones difíciles, como las inundaciones de las Barriadas del “Vietnam”, o Los Madrileños, donde falleció un agente en acto de servicio; la explosión de la Alcoholera del Puerto. Coordinó desde sus concejalías el cambio del tablero del puente sobre el Guadalete que pasó de dos a cuatro carriles (se hizo de noche y de forma alternativa), algo que era necesario y que se hizo en época de elecciones, consciente de las molestias que le producirían a los vecinos, recuerda que fue una decisión valiente. Y evoca también los dispositivos montados durante la Feria o los Campeonatos del Mundo de Motociclismo, superando gestiones anteriores. (En la fotografía, Antonio Álvarez y Francisco Corbacho).

Paco recuerda que fue a la política a servir y no a ser servido, y prueba de ello fue el pacto que el PSOE hizo con el PP, algo imposible en nuestros días. También fue la única vez que se aprobró el PGOU en democracia. Es un relaciones públicas nato, que saluda a todo el mundo por las calles y que se considera jerezano y porteño por mitades.

manonegrajerezana_01_puertosantamaria

Retrato de los siete ajusticiados en Jerez, acusados de formar el núcleo de “La Mano Negra”. El primero de la primera fila a la izquierda es Francisco Corbacho, tatarabuelo de nuestro protagonista. (Ilustración Almargen).

LA MANO NEGRA JEREZANA.
Paco es tataranieto de Francisco Corbacho quien junto con su hermano Adolfo Pedro, fueron dos de los ajusticiados por el proceso de la Mano Negra jerezana, celebrado en 1883. De ahí que tanto nuestro protagonista, como su hermano Adolfo, lleven el nombre de sus ancestros, en recuerdo de aquellos sucesos. Era un movimiento anarco sindicalista proveniente de la burguesía jerezana.

manonegrajerezana_02_puertosantamaria

Ajusticiamiento a garrote vil en la Plaza del Mercado de Jerez. (Ilustración Almargen).

En 1883 se celebró en Jerez de la Frontera el primer proceso de nuestra historia en que se aplicó el Código Penal. Como resultado los acusados fueron ejecutados a garrote vil, en la plaza del Mercado, públicamente. Los ajusticiamientos conocidos como los de La Mano Negra Jerezana, a cuyos reos les adjudicaron crímenes que no fueron probados, se desenvolvieron en un ambiente en nuestra comarca de inestabilidad laboral en el campo, con hambrunas, huelgas, bandolerismo e incluso esquiroles y acusaciones infundadas que las autoridades no supieron como resolver, presionados por los acontecimientos del momento.



056. PEPE EL ESCOCÉS. VERDADERA BIOGRAFÍA FALSA.

19 09 2009

escoces_01_puertosantamaria
¿Quién no se acuerda de aquel extranjero mollatoso, de más de dos metros, vestido con su traje regional, falda escocesa incluida, que llamaba la atención paseando por la Feria del Caballo?. Y es que se recorría todas las Ferias del Sur, empezando por Sevilla. Y se las bebía todas, también. A Pepe el Escocés le escribió su biografía en dos partes el escritor y periodista Antonio Burgos: «Verdadera biografía falsa de Pepe el Escocés. I y II» En la fotografía, el Escocés, recibiendo una media botella de Fino Quinta en una Feria de  de la década de los sesenta del siglo pasado. (foto Colección Miguel Sánchez Lobato).

escoces_04_puertosantamaria«Según han determinado los más reciente estudios que el profesor doctor don Miguel Criado, profesor titular de Gramática Parda Hispalense en la Universidad de la Puerta del Arenal ha realizado en los fondos documentales del Legado Lucy Prescott existentes en los archivos de Casa Morales, el verdadero nombre de Pepe el Escocés era Johny Walker of Ballantines, y por parte de madre venía de la rama irlandesa de los O´Donnell (esquina a San Eloy), así como de la estirpe escocesa de los MacArena. Pues dichos estudios de Potrística Superior han venido a corroborar cuanto aventuraban algunos autores, hasta ahora sin el menor fundamento científico, pero ya plenamente demostrado por medio de la aplicación de la prueba del carbono 14 a medio kilo de cisco picón de la carbonería de la calle Zaragoza: que, aunque dicho Pepe y llamado El Escocés, nuestro personaje era cuarterón irlandés, cuchichí ulsteriano por parte de madre, miss Etelvin O´Donnell MacArena, descendiente de un jesuita exclaustrado del Colegio de los Irlandeses, que conoció a una cupletista del Teatro del Duque y se fugó con ella, aguas abajo del Guadalquivir, en el mismo barco donde don José María Blanco Crespo, dicho White, cogía el portante y la media manta camino de Cádiz y de Inglaterra, harto de los capillitas hispalenses. Miss Etelvin heredó el castillo que tenían en Edimburgo los MacArena, razón inmobiliaria y hacendística suficiente para que de ella, que era una viva estampa de Picio, se prendara Robert Walker, profesor de Gaita en el Real Conservatorio de Glasgow, ciudad en la que se casaron en los últimos años del periodo victoriano. (En la fotografía, descansando entre cajas de Fino Quinta junto a una nevera de Cruzcampo. Foto Colección M.S.L.).

escoces_02_puertosantamaria»De aquel santo matrimonio por el rito de Casiodoro de Reina, fe que abrazó Miss Etelvin con igual fervor que la gaita de Mr. Robert Walker, nació en el mismísimo Edimburgo en 1890, el 18 de abril precisamente, un niño, que La Gaceta de Edimburgo calificó días después como un claro y robusto varón. Al ser sacado de pila en la catedral de Saint Mary, pusieron de nombre al niño Johnny. “Esto del 18 de abril en que ha nacido el niño me huele a Sherry más que a Kilmarnoch”, dijo días después un hermano de Miss Etelvin, que le pegaba al Canasta Cream cosa mala. Los genes de Johnny manifestaron, al punto las raíces inísticas y tiopepísticas de los O´Donnell y de los MacArena más que de los Walker of Ballantines, pues mientras los otros niños de su edad se ponían la falda escocesa, Johnny quería que su madre se la hiciera de volantes, y un día lo sorprendieron ensanchando las alas de un viejo chambergo al MacAreno modo. Y mientras otros niños de su edad, en el colegio donde fue a aprender las primeras letras, se entretenían con recios juegos tradicionales escoceses, como el salto de la garganta del dragón, Johnny mostraba una clara predilección por exóticos entretenimientos, como el trompo, la billarda, al cielo voy y la caza de zapateros en los charcos. (En la fotografía el escocés, con todos sus avíos gaita incluída, camino de la Feria. Foto Colección J.M.M.).

casetaelpatio_feria_jerez

»Ya era un mocetón hecho y derecho, y ya había aprendido a tocar la gaita como su padre, cuando los vecinos llegaban de los condados más alejados para oír las melodías que en su instrumento interpretaba, pues tocaba un ritmo llamado del Riá, pitá (riák piták en escocés arcaico), diciendo Let us go with the second cuando, hasta cuatro veces, lo repetía. Llegaron al oido de Lord Mayor de Edimburgo sus habilidades, y aquellas melodìas que en la gaita interpretaba, cual Blues Windows, I was married with a dwarf for laugh over a lot, Twenty Five Cents Pastilles of Soap y The Queen walk across Triana Bridge, por lo que, con carta de recomendación, lo mandó de educando de banda al Tercer Regimiento Ligero de Artillerìa of Scotland, donde estuvo a las órdenes del famoso Raphael the Brigade. (En la fotografía, la Caseta del Patio. Colección Municipal).

templete_feria_jerez

»Oscura y remota, como el reinado de Witiza, es la vida de Johnny Walker of Ballantines, mal llamado Pepe el Escocés, en el periodo de entreguerras europeas, después que Su Graciosa Majestad lo creara Lord Ballantines of A Hundred Pipers por su gesta de la batalla de Verdún, donde hizo retroceder a los alemanes, aterrorizados con la sola interpretación del Hey, MacArena. Sábese que su unidad del Tercero Ligero de Artillería of Scotland coincidió en algún lugar del frente con el soldado Mr. Harry Jones, Papá Jones, primer entrenador del Betis, así como con Pepe Brandt, que había ido a hacer un mandado. Sólo se sabe de aquellos años que Pepe tocaba la gaita, a caballo, en todas las cofradías de la Semana Santa de Edimburgo, y que los chiquillos iban detrás sólo para oirle The Bells Ringers y On the skies balconies are rented. (En la fotografía,, el Templeto del Ayuntamiento. Colección Municipal).

descanso_feria_jerez

»Cuando estalló el Movimiento, y dada su amistad con el poeta Roy Campbell, el mal llamado Pepe el Escocés se embarcó en un vapor de Ybarra en el puerto de Londres, dispuesto a incorporarse a los tropas nacionales como gaitero de la Banda del Tubero en el Tercio Virgen de los Reyes, donde era requeté otro poeta, Rafael Montesinos, para quien Campbell (que era más de derechas que los tirantes de Fermín Bohórquez) le había dado carta de recomendación, a fin de que los Barrau lo dejaran sentar plaza. Pero en el control de Rosal de la Frontera, por donde pretendía entrar a España tras desembarcar en Lisboa y venirse con una caravana de camiones Ford nuevos que traía para la 40 División el oficial de sastre Antonio Burgos Carmona, sargento de Automovilismo, Pepe fue rechazado por los veterinarios de la Remonta de Ecija por exceso de trapío. Volvió entonces a Edimburgo, donde continuó su brillante carrera militar, llegando al grado y empleo de Cantinero Mayor de los Reales Regimientos de Escocia, participando luego en la construcción del Puente sobre el Rio Kwait, en Objetivo Birmania, en el Desembarco de Normandía, y en otras batallas de la II Guerra Mundial tipo cartelera del cine Bécquer, porque Pepe se apuntaba a un bombardeo. (En la fotografía, hombre descansando junto a las bestias. Colección Municipal).

escoces_03_puertosantamaria»Pastelero encargado de la tarta era el famoso Conde de la Natilla, maestro del obrador de la Confitería La Campana y secretario del Marqués de las Cabriolas en la Peña Er 77. Por medio del pastelero conde que meterlo no pudo dentro de la tarta, Lord Ballantines pudo introducirse en cambio en la cerrada sociedad sevillana de la época, siendo aceptado, aparte de por los dichos marqués y conde, por la Marquesa de Morales, por el Barón de la Castaña, por el Marqués de Marchena, por el Duque de Quidiello y otros títulos ful del Reino, quienes no dejaban de convidarlo todas las ferias. Recaló mucho Pepe por estas tierras, y sonadas fueron las papas que se cogió, ora en El Rinconcillo, ora en El Consejillo, ora de caracolillo, como el café de las Cobo que se tomaba después de dormirlas en las literas de la caseta de Er 77. Fue nombrado entonces Comisionado General para España del Güisqui de Escocia, dedicándose en alma y corazón a desmentir la creencia, muy común en la época, de que el güisqui sabía a chinches. Suya fue la invención de la güisquería como institución cultural. (Foto Colección José Vilches Lacomba).

»También por influencia de Pepe, que convenciò antes a Ricardo Molina, fue que don Antonio Mairena, en su tarea de dignificación del cante, decretó con su llave de oro que los flamencos dejaran el catavinos y cogieran el ancho vaso del güisqui, lo que también hizo en Madrid don Manuel Caracol, que al punto siguió la doctrina de Pepe en materia de Buchanan. Poco se sabe empero de la muerte de Pepe el Escocés, que tanto lloró su compadre El Pali, quien llegó a proclamar, como Cronista y Trovador de la Ciudad que era, que Lord Ballantines murió queriendo a Sevilla» Y a todas las Ferias, entre ellas la de El Puerto, añado yo. En la fotografía, el Escocés, con salacof y ropa inequívocamente de su tierra, bailando por sevillanas en el interior de una caseta.



055. RODRIGO VALLE. Cinco siglos en torno al pan en Venta de Cartuja.

17 09 2009

rodrigovalle_vcartuja_jerez

La historia de la familia Valle y la el Asador Venta de Cartuja comienza en la década de los 50. Un niño de 11 años llamado Rodrigo Valle Narváez llega a trabajar al lugar. Había nacido en Grazalema pero la mayor parte de su niñez la pasó en Benaocaz. Al principio le tocó lo peor:  fregar vasos. Por entonces la Venta de Cartuja era un local para atender las necesidades de un cruce de caminos. Había desde parches para bicicletas hasta correas para los coches, por si alguno se estropeaba. Se vendían cosas diferentes y se atendía a los parroquianos con bebidas y poco más. No había cocina. (En la imagen, Rodrigo Valle Gonzalez con una foto de su padre, que inició el negocio)

ventacartuja_int_jerezEl pequeño Rodrigo se quedaba, como los chicucos de Cádiz, a dormir en el establecimiento. Con su madre se comunicaba por carta y viajaba hasta Benaocaz cada seis meses. “Lo pasó mal” relata su hijo Rodrigo. Siente verdadera pasión por su padre. Se le nota en cada frase. Rodrigo padre se casó con María González y la pareja tuvo cinco hijos. Juan, Rodrigo, Yolanda, Chelo y Mari. Cuatro de ellos siguen en el negocio familiar. Quizás por su origen serrano, o porque muchas personas tienen manos mágicas, Rodrigo Valle se hizo un maestro en dos cuestiones: la elaboración de pan y los chicharrones. La venta, de la que se hizo encargado cuando volvió de la mili, comenzó ha hacerse conocida por sus chacinas, por los chicharrones y el por el pan y también por un producto muy especial que se sigue degustando en el establecimiento: el asiento de los chicharrones: la mezcla de manteca y de pequeños trozos de carne que se queda en el fondo de la perola en la que se hacen los chicharrones y que luego se pone en los desayunos para untar el pan tostado.

En 1969 el niño de Benaocaz se hace con la venta en alquiler y comienza a forjarse el sueño familiar que es el de remodelar el edificio y construir un asador que diera un nuevo impulso al negocio ya que la Cartuja no tenía ni cocinas y lo único que vendía eran chacinas, quesos y pan. Sin embargo, en 1993, Rodrigo Valle muere de forma repentina. Su hijo tenía 16 años. Estaba estudiando en el instituto. Quiso que la comitiva fúnebre pasara por delante de la venta y allí, en la puerta, le prometió, según relata, que pondría en marcha el sueño de su padre “aunque fuera un sueño imperfecto, comenta, porque para que fuera perfecto el asador lo tendría que haber hecho él”.

Rodrigo deja el instituto y sin carnet de conducir coge la furgoneta de la venta y se dedica a repartir pan por los alrededores. Se levanta a las cinco de la mañana para poder, a las nueve, estar en la venta al pie del cañón hasta las doce de la noche. Fueron 3 años muy duros, comenta, de jornadas de 19 horas de trabajo, sin descansar ni los domingos. Poco a poco las cosas fueron prosperando hasta que en 1999 Rodrigo se decide a llevar a cabo el sueño de su padre y transformar la venta en un asador de carnes, algo, que entonces, eran un proyecto muy novedoso ya que había muy pocos establecimientos de este tipo.

3877_1El objetivo era recuperar el antiguo edificio que estaba en desuso para transformarlo en un asador. Para ello se trato de respetar al máximo la arquitectura del inmueble, con varios siglos de antigüedad y aprovechar las condiciones naturales del salón, construido en una especie de semisótano al que se puede acceder por un patio o por unas escaleras desde la barra de la venta. Para hacer las carnes se ha recuperado un viejo horno de leña con más de tres siglos de antigüedad y algunas estancias han sido acondicionadas como bodegas para los vinos. Rodrigo destaca que se trató de respetar al máximo el inmueble y por eso se tardaron cuatro años en acondicionar el edificio.

3877_4Este joven empresario señala que está muy satisfecho de lo conseguido y que el asador, donde ofrecen cochinillo y carnes de buey, ternera, cordero y cerdo, funciona bastante bien. Valle, no para un momento. No se le puede decir que no sea un joven emprendedor. Cuando ha rebasado por muy poco la treintena gestiona media docena de empresas que van desde los negocios de hostelería y panadería hasta una agencia de viajes, una cantera de arenas, una empresa de aire acondicionado y la gestión de una firma dedicada a la explotación de vallas y reclamos publicitarios.

Su próximo objetivo para el que ya tiene adquirido los terrenos es otro sueño de su padre el de construir un hotel rural previsto en unos terrenos cercanos al caserio que ocupa hoy en día el Asador Venta de Cartuja. Al final pide que no se olvide algo: “Pon, por favor, que todo esto no hubiera sido posible sin la ayuda de mi familia, de los empleados que trabajan para nosotros y de las amistades mías y de mi padre que me ayudaron a poner todo esto en marcha. Esto, además, no hubiera sido posible sin nuestros clientes”.

chicharrones_jerezTELERAS Y CHICHARRONES.
Los domingos se llegan a despachar en la barra de la venta más de 800 teleras y 200 kilos de chicharrones calentitos. A las siete de la mañana comienzan a funcionar las perolas. La panceta de cerdo se va haciendo lentamente en su propio jugo. Unas especias, sal y el sabio movimiento de dos mujeres hacen el milagro. A las nueve El Asador Venta de Cartuja abre sus puertas. A pesar de que se encuentra a las afueras de Jerez, en la pedanía de Lomopardo, el público se arremolina para llevarse la fórmula magistral: chicharrones y telera de pan moreno.
El asador Venta de Cartuja se aparece como un gran caserío de piedra deslumbrante junto a un puente más bien viejete. El edificio reluce  y se deja ver desde el cruce de carreteras. La venta está a la salida de Jerez, justo en el comienzo de la autovía Jerez Los Barrios y a pocos metros de la intersección de esta con la salida a Jerez de la autopista Cádiz-Sevilla…un cruce de caminos, el lugar idóneo para un buen ventero.

ventacartuja_lapida_jerez

En la imagen lapida del edificio que data del año 1592. Está declarado como el restaurante más antiguo de Jerez, está entre los tres más antiguos de España. El establecimiento perteneció en el S. XVI al Ayuntamiento de Jerez ya que aquí se encontraba el molino del pueblo. Este mismo salón fue antaño casa de postas y posada.

La Venta de Cartuja tiene una historia singular. El edificio, algunos de sus elementos se conservan aún, se construyó en el siglo XVI. Existen datos de su existencia en 1592 cuando se construyó en el local un molino para hacer harina. Curiosamente, 5 siglos después, la actividad se mantiene en torno al mismo producto y funciona un horno de leña donde se hace el pan de telera de la venta. Este se vende, además del establecimiento, en diferentes puntos que van desde las cercanías de Medina hasta Jédula, además del nuevo establecimiento que la familia Valle, propietaria de la Venta, ha abierto en la plaza Reyes Católicos de San Fernando, donde las teleras y los desayunos de rebanás tostadas con manteca están siendo una de las grandes atracciones del local, según confiesa Rodrigo Valle, el gerente de la empresa familiar y todo un ejemplo, a sus 31 años, de hombre hecho a sí mismo. (Textos: Pepe Monforte).



054. FRANCISCO RETAMERO RODRÍGUEZ. El primer fusilado de la Guerra Civil.

15 09 2009

ultimo_ayto_republicano_jerez

La última corporación republicana del Ayuntamiento de Jerez. De izquierda a derecha fila superior: J. López Fernández, Francisco Retamero, M. Calero, Desconocido, Luis Fernández, e Isidoro González. De izquierda a derecha sentados: Diego Gómez Serrano, Manuel Moreno Mendoza era el alcalde, J. Narváez y J. Taboada.

franciscoretamero_jerezFrancisco Retamero Rodríguez, funcionario de los juzgados de Jerez, afiliado al PSOE y a la UGT y concejal en el último Ayuntamiento de la República que tuvo esta ciudad fue la primera persona a la que fusilaron aquí, en el Pozo de la Víbora, junto a Francisco Guerra Tenorio, que tenía un periódico llamado ‘Ráfaga’, y a ‘Torongonguito, conocido cabecilla anarquista de La Barca. Los hechos ocurrieron el 10 de agosto de 1936, pero los recuerdos lógicamente continúan vivos en sus familiares. Pero no sólo los recuerdos. María Retamero Fernández, la segunda de los seis hijos de este concejal conserva todavía la cartera que le devolvieron a la viuda tras el fusilamiento con las fotos de sus hijos y toda su documentación, una cartera en la que también guarda las fotografías que tenía allí su padre y documentos como la cédula personal de Diputación. Todo esto le sirve como hilo argumental para comenzar la narración de la tragedia que vivió cuando era una niña de trece años. Ahora está a punto de cumplir los 82.  También conserva la sentencia de un juicio celebrado en la Audiencia Territorial de Sevilla con el que se le quería dar ‘legitimidad’ a este fusilamiento pero que lo culpaba únicamente de “delito de responsabilidad política menos grave” por el que le ponían una multa de cien pesetas. Demasiado tarde.

consitorio_jerezCONCEJAL DELEGADO DE HIGIENE.
Francisco Retamero Rodríguez era responsable en el Ayuntamiento de la delegación de higiene y se ocupaba, entre otros asuntos, de exigir unas condiciones más dignas en aquellas casas de vecinos de la época, motivo por el que, según su hija, “se ganó la antipatía de muchos de los propietarios de esas casas”. También cuenta que “rechazaba cualquier tipo de propina o regalo, y mi madre decía: este hombre, con el talento que tiene y todo el dinero que podría ganar”.  En una época en la que los niños trataban a sus padres de usted, los hijos de Francisco Retamero lo tuteaban, “y tampoco nos pegó nunca -dice su hija-. Tan sólo con una mirada nos lo decía todo”.  Este funcionario vivía con su familia en la calle Ídolos número 20, pero en 1933 se trasladaron a una casa-escuela de la calle del Sol, ya que una hermana de Retamero era maestra y se la habían adjudicado, así que se fueron con ella y las dos abuelas.

ESTALLA EL 18 DE JULIO.
Del 18 de julio del 36 explica que “primero entraron unos jóvenes falangistas en el Ayuntamiento pero los pudieron echar. Se quedó el alcalde, Antonio Oliver, con dos o tres tenientes de alcalde, y mi padre se fue para ocuparse de las cosas del sindicato, pero la movilización era imposible, porque no había armas ni nada”.  Viendo el mal cariz que tomaba todo, Francisco Retamero se refugió entre sus antiguos vecinos de la calle Ídolos “esperando la revolución”, pero según su hija María, “una vecina del entorno lo vio, y como su hijo estaba implicado en la quema de iglesias, delató a mi padre y otros dos más del barrio para salvarlo”.

No sabe exactamente el día que lo prendieron, pero sí que “lo llevaron a la sede de Falange que estaba en la calle Consistorio, y el día antes de su fusilamiento ya le dijeron que lo iban a matar. Mi madre iba a verlo todos los días, y claro, lo notaba cada vez más nervioso. Le quitaron la ropa que llevaba y le pusieron un mono con unas alpargatas. El día de su muerte mi madre fue a verlo y todos los falangistas salieron a verla por curiosidad, porque ya lo habían fusilado, pero sólo le dijeron que lo habían trasladado y le dieron la cartera y la ropa interior. De la que él llevaba puesta nunca más se supo, ni de una estilográfica de oro grabada con su nombre”.

Josefa Fernández Soto, la viuda, se marcha para su casa sin saber nada, “pero una señora de la calle San Dionisio -explica María Retamero- se entera del fusilamiento porque era querida de un señorito y le dice a mi tía: Rosita, vete a casa que yo te diré donde lo han llevado, sin decirle que ya lo habían fusilado, pero al rato fue a casa y ya lo contó”.  María Retamero recuerda perfectamente ese momento porque ya tenía trece años. “Yo estaba arriba -cuenta- y mi hermano Luis me cogió de la mano y me dijo: Han matado a papá, han matado a papá. Yo veía a mi madre y a mi tía desesperadas, y mi abuela, que oyó desde arriba los gritos, bajó dando culazos diciendo: Qué le han hecho a mi hijo, qué le han hecho a mi hijo. Eso no se olvida en la vida”.

cabildoviejo_jerez

LA CORPORACIÓN, ASESINADA.
El 90% de la Corporación municipal, que presidía Antonio Oliver fue fusilada, pero este concejal fue el primero. Al alcalde lo mataron el 24 de agosto.  A partir de ese momento, María Retamero asegura que “todos nos dieron la espalda porque había terror, y ayudarnos era significarse”. Aún así, dice que no guarda rencor ni por aquellas personas y ni siquiera por los asesinos, “porque ya no tiene sentido después de tantos años”.

patiogonzalezbyass_jerez

Recuerda detalles como “mi madre lavando la ropa que le habían devuelto de mi padre pero oliéndola antes y llorando, sin querer meterla en el agua porque le daba pena”. Lógicamente, la situación económica fue a partir de ese momento muy precaria, “porque con el sueldo de profesora de mi tía Rosa teníamos que comer diez personas: Los seis hermanos, mi madre, las dos abuelas y ella. Entonces mi madre decidió trabajar y encontró un empleo en González Byass, lavando botellas en un descampado con un techo. Como consecuencia de estas condiciones cogió una fibrosis pulmonar que padeció hasta que murió en 1970, con 75 años. Mi padre murió con 42″.  María Retamero continuó sus estudios en el instituto que había en la Alameda de Cristina hasta los 16 años en que tuvo que dejarlo para trabajar en la oficina de Rivelott, una fábrica de precintos situada en la calle Jardinillos”.
El cadáver de Francisco Retamero acabó en la fosa común del antiguo cementerio de Santo Domingo, y ahora que tanto se habla de memoria histórica y que se sacan a la luz los restos de los fusilados, María Retamero considera que “lo importante es que se sepa la verdad, no enterrar ni desenterrar, porque al fin y al cabo todos somos tierra, polvo. Lo importante es que no se ignore la Historia”.

180px-Monumento_Miguel_Primo_de_RiveraTampoco le da la menor importancia a las polémicas por la eliminación o no de monumentos o elementos relacionados con la dictadura. En el caso por ejemplo de las manifestaciones realizadas por determinados grupos que no quieren que se vuelva a colocar la estatua del general Miguel Primo de Rivera en la plaza del Arenal asegura sin tapujos que “yo no soy partidaria de que la quiten. Desde el año 70 hasta el 77 he vivido en Francia, un país donde puedes ver un monumento a Robespierre al lado de otro a Luis XIV. Allí hay un respeto tremendo a la historia. es un pueblo que conoce su historia. Políticamente el monumento no significa nada ni expresa nada. Lo importante es que el pueblo conozca la historia, la verdad”.
Francisco Retamero tiene ahora una calle con su nombre en la urbanización La Marquesa, aunque su familia se quedó sin la casa que estaba ya prácticamente finalizada en la barriada de España. Aún conservan los recibos de los pagos, puesto que Francisco Retamero era el socio número 2 de la cooperativa de UGT que promovió la barriada Pablo Iglesias. “Mi padre -cuenta María- le estuvo enseñando a su hijo mayor, Luis, la casa que iba a ser nuestra, pero luego vino la guerra, el Ayuntamiento se hizo cargo de las casas, se las dieron a quienes a ellos le parecieron y ya no se llamó barriada Pablo Iglesias, sino barriada España”. (Textos: Pilar Nieto).



053. PACO FERNÁNDEZ Gª-FIGUERAS. Presidente de Honor de San Dionisio.

12 09 2009

pacofdezgarciafigueras_jerezFrancisco Fernández García-Figueras, nace en Jerez en 1937. Licenciado en Medicina y Cirujía por la Universidad Complutense de Madrid, y especialista en Neurología y Psiquiatría por el Hospital Provincial de Madrid, con el Prof. López Ibor. Ha sido profesor en la Facultad de Medicina de Cádiz y de la Escuela Profesional de Psiquiatría de Sevilla, así como de la Escuela Universitaria de Enfermería de Jerez, ha ejercido la psiquatría en diferentes centros y ámbitos. Es miembro de las Sociedades Españolas de Neuropsiquiatría, Neurofisiología Clínica y de la Historia de la Medicina. Es miembro de la Academia de San Dionisio -fundada en 1948- desde 1969 -el hombre ya había llegado a la Luna- y desde 1984 su presidente, es decir, durante 25 años. Ahora ocupa la presidencia de honor. Como escribe Fátima Ruiz de Lassaletta: “Es el heredero de un valioso legado cultural familiar y así, hace 40 años, al ser nombrado Académico de Número de la Academia de San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras de Jerez de la Frontera, aportó a la insigne Entidad no solo la tradición e inquietud científica de la que era portador por su padre, el doctor Fernández Pernía, fallecido en plena juventud, sino la capacidad intelectual en la que como escritor, comunicador e historiador, le había antecedido, en su rama materna, su tío el ilustre africanista don Tomas García-Figueras.”

sagasta_jerezSUS ORÍGENES
“A lo largo de mi vida hay una ubicación en la sociedad que tiene muchos condicionantes: Mi padre, que era médico, murió a los 34 años cuando yo tenía seis meses y mi madre estaba embarazada de su segundo hijo. Quizás por el apellido García-Figueras, que es auténticamente jerezano en su trayectoria, mi primer apellido ha quedado un poco difuminado en tanto en cuanto la familia de la que procede, los Fernández Pernía, se desvincularon mucho de Jerez. Sin embargo, para mí esta rama familiar me ha marcado bastante, teniendo en cuenta que a principios del siglo XX era difícil que todos los miembros varones de una familia fueran universitarios, con la salvedad de un militar, y que mis tías estuvieron muy atentas al mundo de la música y la pintura. Digo esto porque esta realidad, de alguna manera, me hace bucear en la vida familiar y me encuentro que los Fernández Pernía, de El Puerto, eran correligionarios de Práxedes Mateo Sagasta y este sentido liberal creo que ha marcado mucho mi trayectoria. Aunque siempre amparado por mi abuelo materno, nuestra andadura en la vida no fue fácil, sino que estuvo marcada por una disciplina y una responsabilidad que nuestra madre nos inculcó”.

manuelesteveguerrero_jerezMANUEL ESTEVE
“En mis estudios de Secundaria en el Instituto de Jerez tuve la suerte de encontrar un excepcional maestro que ha significado mucho en mi vida y que de algún modo hoy estamos aquí porque su trayectoria cultural me arrastró. Se trata de José Cádiz Salvatierra. La vida en el instituto me abre las puertas a lo que más tarde va a significar mi vocación humanista. Las clases eran sólo por la mañana y desde muy joven me pasaba las tardes en la Biblioteca Municipal. Recuerdo la generosidad con la que me trataba la oficial de biblioteca, Carmen Garrucho, que me orientaba en los libros que debía leer de la historia jerezana y el aprecio que me tuvo Manuel Esteve (en la imagen que ilustra este párrafo) que ya cuando iba siendo mayorcito me acogió en aquel grupo de escritores e investigadores como los hermanos Cuevas, Hipólito Sancho, José Soto Molina, Francisco Rodríguez Romero y tantos otros que me abrieron los ojos a esta realidad cultural de la cultura universal que tanto me apasiona. Siendo muy joven y con este pequeño bagaje de conocimientos jerezanos tuve la suerte de ganar un concurso patrocinado por el Ayuntamiento sobre embellecimiento de rincones típicos. También obtuvo un premio en aquél concurso mi amigo y compañero de corporación el arquitecto Rafael Manzano. Sabiendo de la existencia de una Biblioteca Colegial extraordinaria, donada casi en su totalidad por Juan Díaz de la Guerra, jerezano que fue obispo de Sigüenza, procuré que su nombre quedase inscrito en una lápida en la clausurada puerta de esa biblioteca, sita en la calle Manuel María González. Cada vez que paso por la Alameda Vieja me despiertan los recuerdos de aquellas inquietudes”.

foto_28449_CASLÓPEZ IBOR
“La línea cultural la continúo en mis estudios universitarios. El colegio mayor de San Pablo de Madrid me acogió extraordinariamente. Yo tenía una beca Ramón y Cajal del colegio de médicos porque esa era la profesión de mi padre y al llegar a este centro universitario enseguida fui llamado a labores directivas como jefe de estudios y luego, durante unos años, encargado de las actividades culturales. Si a esto unimos mi encuentro en la Facultad de Medicina de la Complutense con Juan José López Ibor todo fue miel sobre hojuelas, porque me encontré con un maestro que no sólo era una figura eminente en el mundo de la psiquiatría, sino un pensador y una persona capaz de hacer valer el compromiso intelectual abierto a otras disciplinas. Fue él, junto con Pedro Laín y Rafael Coullaut, que iniciaba en España los tratamientos psicofarmacológicos modernos y en este contexto pude continuar siempre con la llama encendida del interés por la cultura”. (En la imagen el Prf. Dr. López Ibor).

pacogarciafigueras_ant_jerezJEREZ
“Profesionalmente siempre tuve la idea de venirme a Jerez. Me apasiona Jerez y su historia es siempre como una herida abierta difícil de cicatrizar. Digo esto porque todo el progreso, tanto económico como cultural (son muchas las instituciones que entre el siglo XVIII y XIX se movieron en estos intereses) siempre ha tenido por resolver el tema social. Jerez tiene muchos compartimentos estancos sociales que hacen difícil incluso el equilibrio en determinadas clases sociales. Aquí se me ocurre hacer un apunte de cómo van a ser Jerez y Córdoba quienes, llegada la democracia, no van a tener al frente de sus ayuntamientos a los dos grandes partidos, la UCD y el PSOE. Este ejemplo es fácilmente obtenible de una disposición anarquista que subyace y que podemos encontrar en textos políticos tan interesantes como los de Ramón de Cala o los de Juan Díaz del Moral. En los momentos actuales los trabajos del sociólogo Isidoro Moreno son enriquecedores. (En la imagen el Dr. Fernández García-Figueras, impartiendo una conferencia).

EXPERIENCIA POLÍTICA
“Cuando se convocan elecciones para las Cortes constituyentes en 1977 fui en la lista de la Federación Democrática Popular, partido democristiano encabezado por Joaquín Ruiz Giménez y José María Gil Robles. La UCD nos barrió y aunque algunos afiliados a mi formación dieron el paso a los partidos mayoritarios de uno u otro sentido, en ese momento tomo la decisión de no afiliarme a formación alguna y seguir una trayectoria abierta al mundo de la cultura. De otra parte, era lo que menos podía incidir en mi libertad profesional, habida cuenta de que, aunque siempre me ha interesado el mundo de la política, no me he sentido capacitado para una gestión como es la municipal, donde aparte de la formación necesaria para llevar esta empresa hay que tener una marcada servidumbre política. Muchas veces, cuando trato de hacer una autocrítica de mi posición política, vendo a acordarme de aquellos liberales antepasados que podían decir, como el Eclesiastés, “yo soy de los vuestros, pero no estoy con vosotros”, actitud que hoy, en plena corrupción política, creo que afirmarían muchos ciudadanos viendo lo que estamos viendo”.

pacogarciafigueras_alcaldesa_jerez

En el discurso de ingreso en la Academia, de Juan Salido Freyre. En la presidencia Fernández García-Figueras, la alcaldesa Pilar Sánchez y Andrés Luis Cañadas Machado.

LA ACADEMIA
“Desde 1969 yo era miembro de número de esta Real Academia y colaboré estrechamente con Valentín Gavala, el anterior presidente, que aún siendo muy mayor, trabajó infatigablemente por esta institución. Comenzaron algunos problemas con la antigua sede de la Academia, que estaba cedida por el municipio y que, de alguna manera, el Ayuntamiento quería tomar posesión de ella dada la escasez de edificios públicos y la cantidad de colectivos que necesitaban una ubicación. Comprendí que había llegado el momento de comprometernos en llevar adelante a esta institución sin tener ninguna diferencia con el Ayuntamiento, es decir, tener una buena e independiente relación con el poder constituido. La sede de Pescadería Vieja estaba en un estado lamentable y en un principio tuvimos que llevar a cabo unas mínimas actuaciones de albañilería, electricidad y megafonía a la que difícilmente podíamos hacer frente, abriendo incluso la Academia a la Banda Municipal de Música para que realizase allí sus ensayos y en invierno también sus conciertos.

academiasandionisio_jerez

Sede de la Academia en la calle Consistorio.

escudo_rajsdcla_jerezDesde que tomo posesión de la presidencia en 1984 mi interés estaba en resolver esta situación de precariedad. Tuve muy buena acogida por parte del alcalde Pedro Pacheco y me prometió que al finalizar las obras de la Casa Consistorial, dado que el Ayuntamiento estaba entonces en Madre de Dios, se realizarían las obras en el inmueble de Consistorio 13 para que fuese la sede de la Academia. En 1990 firmamos dicho acuerdo y le dije al alcalde que si el Ayuntamiento me daba una subvención la Academia trataría de hacer la obra de rehabilitación. El edificio estaba en unas condiciones lamentables y yo pensaba que para la Academia, habiendo pasado tanto en los últimos años, sería un riesgo un parón en su actividad que la pondría en vías de extinción. Entonces el alcalde me ofreció tres millones de pesetas pagadas a medias entre la Administración local y la Caja. Yo sabía que la Academia era muy querida en la ciudad y recurrí a empresas para que me ayudasen. La obra costó doce millones y gracias a la generosidad, tanto de las empresas como de los profesionales que intervinieron en la realización de esta obra, hoy estamos disfrutando de estas instalaciones, con una cesión municipal aprobada en Pleno del Ayuntamiento por unanimidad. Esta unanimidad me lleva al compromiso de que nuestra Academia esté siempre con el poder constituido y nos gustaría que esta institución fuese consultada en aquellos temas en los que nuestra opinión pueda ser válida”.

placa_pacogarciafigueras_jerez

Placa conmemorativa de la inauguración de la nueva sede de la Academia San Dionisio.

sandionisio_placa_jerez



052. FERNANDO GONZÁLEZ MORENO. El penúltimo militante obrero.

11 09 2009

Hace diez años, escribí la biografía de Fernando González Moreno, con el título de “El penúltimo militante obrero de Jerez”. Lo titulé con esas tres palabras, porque tengo la seguridad de que hay otros hombres y mujeres trabajadoras que aún continúan en la brecha, porque ha luchado con clara conciencia por la defensa de la clase trabajadora y porque ha vivido en profundidad su pertenencia a los sindicatos de clase.

fernandogm3_jerezFernando González Moreno había nacido el 29 de julio de 1919 en Jerez. Sus padres también eran jerezanos, Fernando González Salgado e Isabel Moreno Carrasco. Murió el 12 de agosto de 1999, a los 80 años de edad, en el hospital de la Ciudad. Su niñez la vivió en una choza de la carretera de Cortes, cerca del actual cementerio. En aquel primer cuarto del siglo XX, en el cinturón de la ciudad había más de mil chozas. Fernando guardaba un recuerdo grato de la vida en la choza, por la ayuda que se prestaban las familias y la niñez al aire libre que vivió con sus amigos.

De los seis a los diez años realizó su formación primaria en el Colegio Público de “Carmen Benítez” del famoso barrio de Santiago. Allí vivió una niñez típicamente jerezana, pues un elevado número de alumnos era gitanos. Esa mezcla de payos y gitanos enriquecía a ambos grupos, porque en los recreos y en las fiestas del Colegio los gitanos ponían una hálito de casticismo que sólo sabían utilizarlo ellos. Pero, al mismo tiempo, los chavales gitanos se contagiaban del interés de los niños payos para aprender en clase y realizar las tareas escolares en casa. Los mismo maestros decían que no había grandes diferencias entre unos y otros.

fernandogm2_jerezA los once años, su padre se empeñó en que aprendiera el oficio de carpintero. Este oficio estaba considerado como artesanal y era el más importante de los trabajos profesionales. Eso lo consiguió gracias a su abuela Josefa, nodriza de María del Carmen Domecq. Había que tener un buen padrino para ingresar en el Colegio profesional de los Salesianos de Cádiz. Desde entonces, la carpintería fue para él no sólo el trabajo, sino la principal ocupación de su vida. Su primer trabajo fue la tonelería. Pero su segundo trabajo fueron ya dos grandes talleres de carpintería de Jerez. (En la imagen de la izquierda, Fernando y su mujer, Carmen, el día de su boda).

En su adolescencia, una gran experiencia fue la CNT. Su padre le había inculcado que los patronos tienen el dinero y el poder, pero los obreros, que son los auténticos productores, no poseen nada. Cada mes iba a casa del maestro cenetista para pagar los 30 céntimos de la afiliación y para ponerse al corriente de la ideología del sindicato. Él había cumplido los 16 años y comenzaría por luchar para mejorar la situación de los aprendices, un desastre en aquella época.

fernandogm1_jerezMuy pronto, a los 18 años, fue llamado a filas y se encontró, con cientos de jóvenes en un tren sin saber a dónde iban. Muy pronto los dejaron en el frente de Córdoba en plena guerra civil. Era el año 1938. Luchó en sierra Morena y fue licenciado como hijo de viuda en 1939. A finales de 1942, cuando los Estados Unidos entraron en la II Guerra Mundial, volvió a ser movilizado en el mismo regimiento de Cádiz. Intentó conseguir un destino cómodo para ayudar en su casa: su padre había muerto, su madre estaba muy enferma y su hermana Isabel había contraído la tuberculosis. Lo mandaron a Sanlúcar de Barrameda, al castillo de Santiago. A la vuelta cContrajo matrimonio en 1944 con Carmen Márquez González y tuvieron seis hijos: Isabel, Fernando, Juan Antonio, Francisco, María del Carmen y Jesús. Ambos tenían un concepto muy claro de lo que querían y sabían que aquel compromiso era para toda la vida y para organizar una sólida familia. Y así lo hicieron. (Fernando en la mili, frente de Sierra Morena).

fernandogm5_jerezCuando Fernando descubre la dignidad del obrero es en la década de 1960. Accidentalmente tomó contacto con la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica). Era un movimiento de militancia obrera, con un sistema de profunda raigambre humana y cristiana. Casi por el mismo tiempo, surge un sindicato clandestino como proyecto de futuro, al que se afilió con otros compañeros de la HOAC. La central obrera llegó a Jerez de la mano de Sebastián González Barroso, responsable y coordinador de USO en toda Andalucía. Fernando trabajó, además, en las comunidades cristianas de Santa Ana, Santiago y La Granja.

El 15 de julio de 1999, fui a visitar a Fernando al hospital de Jerez. Llevaba cerca de mes y medio hospitalizado y su estómago ya se resistía a recibir cualquier tipo de alimento. Me dijo que había llegado el momento de la despedida. Llegó a pedirle al doctor que le atendía que no tenía por qué prolongarle la vida artificialmente, si ya Dios había determinado la hora. A los 80 años de edad, el 12 de agosto de 1999, Fernando moría en el hospital de Jerez, rodeado de sus familiares y amigos, desgranando las palabras del “Padre Nuestro”. (En la imagen de la izquierda, Fernando con su compañera Carmen, y cuatro de sus seis hijos).

fernandogm10_jerez

Bodas de Oro del matrimonio.

fernandogm12_jerez

Fernando con Eliseo, primer párroco y fundador de la parroquia de La Granja.

Su vida ha dejado un camino abierto de lucha por la dignidad obrera, una estela luminosa de vida cristiana y un testimonio de solidaridad con los más débiles y necesitados. Cuando le pedí que nos dejara algún consejo, me dijo: “–No me gustaría que se me considere un maestro porque no lo soy, siempre he sido y seguiré siendo un aprendiz. Mi experiencia  de la vida se ha basado en tres actitudes: buscar, observar y conocer. Lo corporal tiene sus limitaciones, pero lo espiritual es infinito”. (Texto: Juan Leiva)



051. ANA BLANCO SOTO. Tía Anica “La Piriñaca”.

9 09 2009

tiaanicapirinaca_jerezAna Blanco Soto nació y murió en Jerez (1899 – 1987). Cantaora. No era gitana, salvo en una mínima proporción, pero toda su vida la pasó íntimamente relacionada con los gitanos camperos de Jerez. En el campo, al término del trabajo, o los días inclementes, eran frecuentes las reuniones de cante alrededor de las hogueras. Y entre los trabajadores había cantaores cuyos nombres han quedado en la historia: la propia Periñaca, Tío José de Paula, el Borrico de Jerez, Sernita…

Cuando se casó dejó de cantar por deseo de su marido, y sólo después de enviudar y criar a sus hijos desarrolló una cierta carrera profesional, a partir de la grabación de un primer disco ya sexagenaria. Excepcional por siguiriyas, soleares, martinetes y bulerías. Su voz tenía un desgarro y una jondura sentidos, auténticos, que en las siguiriyas alcanzó su más hermosa expresión; era el cante que a veces la hacía llorar, “me tengo que asujetá porque me se caen las lágrimas, de lo que me entra en el corazón”. Fue ella quien acuñó una frase que dijo a Caballero Bonald y se repite constantemente en el flamenco: “Cuando canto a gusto me sabe la boca a sangre”.

tiaanicalapirinaca2_jerez

Tia Anica fotografiada en su casa.

Jerez siempre la recordará
a Tía Anica la Piriñaca
cantando por Soleá
como todos los cantes
de su tierra que tanto
Arte le supo dar.
La guitarra suena y llora
de no poder de nuevo
tocarle a su emperaora,
todo se ha perdido
ya no se oye nada,
ni los trinos de los pájaros
que en los árboles cantaban,
murieron sus grandes maestros
y ya nadie sabe nada,
como fueron aquellos grandes,
que en su Jerez cantaban,
como aquella gitana
que tía Anica le llamaban.

(De elartedevivirflamenco.com)

tiaanica_borrico_perrata_jerez

De izquierda a derecha, La Perrata, Tía Anica y El Borrico de Jerez.

El mismo Caballero Bonald, en cuyo Archivo del Cante Flamenco recogió algunas grabaciones suyas, hizo de ella un retrato lleno de sensibilidad: “Esta ejemplar gitana, casi octogenaria ya, ha sido siempre una especie de ambulante portadora del mejor y más puro material del cante. Jamás se dio a conocer fuera de unos muy reducidos círculos de aficionados.

Ltiaanicalapirinaca3_jereza habíamos visto muchas veces por las calles de Jerez, en alguna perdida taberna, casi mendigando unas moneda a cambio de una improvisada ejecución de soleares o bulerías. Tía Anica la Piriñaca define, sin duda, toda esa supervivencia, ya sorprendente por insólita, de los antiguos esquemas sociales y estilísticos del cante. Ella aprendió de sus paisanos -de Manuel Torre, de Antonio Frijones, de tío José de Paula- hasta convertirse en una prodigiosa cantera de casi olvidadas sabidurías flamencas. Podía ser un insuperable caudal de enseñanza y rara vez se la ha considerado como lo que realmente es: un ignorado y portentoso ejemplo de la verdad humana y del dramatismo expresivo del cante [...]. Todo el humano chorro de pasión de esta anciana excepcional emerge como una flor terrible de cada una de sus llameantes lamentaciones. Para nosotros, la intocable raíz del flamenco está representada exactamente en esas entrañables, humildes, sobrecogedoras quejumbres, extraídas de la más oscura memoria racial (…) Canta como si exteriorizara en un sollozo toda su intimidad. Ella no comprende que uno pueda explicar de otro modo lo que se le agolpa por dentro. Se entrega al cante a intuitivas bocanadas de liberación, como si abriera de par en par su amordazado espíritu.” José Luis Ortiz Nuevo recogió sus memorias en un libro titulado Yo tenía mu güena estrella (1987). (Texto: flamenco-world.com).

VIDEOS DE TIA ANICA EN YOUTUBE

tiaanicalapirinaca_5_jerez

vinagre_tiaanica_jerez

Etiqueta de Vinagre ‘Tía Anica’, de Bodegas Soleras de Vinagres, S.L.

ENTREVISTA EN LA REVISTA TRIUNFO.

Piriñaca+1

Piriñaca+2+(13-5-1978)

Publicado en Triunfo el 13 de mayo de 1978.

Pulsar sobre las páginas para verlas ampliadas.