372. MARÍA DEL CARMEN GARCÍA. Olor a óleo

7 05 2012

Toda una vida entre óleos, acuarelas y pinceles. MarÍa del Carmen García González, casada y con tres hijos, ilumina cada semana de color sus aulas y de paso su vida y la de quienes la rodean.

En el Centro Social La Granja y en el colegio que lleva el mismo nombre, es un referente para las familias en lo que a las bellas artes respecta; y un ejemplo de ser humano, con la candidez y la sencillez como bandera.

Autodidacta, pintora y creadora, lleva desde los 18 años haciendo de la pintura no sólo un arte sino una forma de vida. Y sus alumnos y alumnas lo saben.

Por sus delicadas manos han pasado cientos de escolares que se han iniciado gracias a su buen hacer en una senda creativa que, aún de adultos, muchos continúan. “Les abro una vocación, y me gusta enseñar lo que yo sé”, asegura con una sensibilidad a flor de piel.

Jerezana “por los cuatro costados”, como ella misma se define, María del Carmen asegura que lo mejor de trabajar con niños es “lo fácil que resulta que se abran a nuevos conocimientos, que comiencen a coger el lápiz desde pequeños e ir limando sus imperfecciones”. “Aunque tenerlos sentados- añade es difícil, resulta muy gratificante comprobar como el arte les estimula a todos los niveles”.

 No en vano, la pintura se recomienda especialmente por los expertos para procesos terapéuticos en niños con minusvalías e hiperactividad, “porque pintar es relajante, les ayuda además con la agudeza visual de los colores… y en suma porque asumen la iniciativa”, nos relata esta veterana pintora.

Hablar con ella y observar como los menores aprenden es toda una experiencia. El tiempo pasa lentamente y la creatividad rebosa a raudales. Si quieren conocer su maestría, los lunes y miércoles a partir de las 5 de la tarde sus clases huelen a óleo…

 

 

TEXTO E IMAGENES: SUSANA PADILLA