082. JEREZ Y SHAKESPEARE. Fusión del vino y la literatura.

27 11 2009

shakespeare1_jerezLa noche del 21 de marzo de 1957, varios jóvenes poetas y amigos, entre ellos el reconocido escritor jerezano Manuel Ríos Ruiz, se plantaron ante el monumento que Jerez rindió al escritor y poeta inglés William Shaskespeare para rendirle tributo por su denodado halago y promoción de los vinos del Marco de Jerez. Nunca tuvieron los caldos jerezanos mejor alabanza y mejor impulso que las palabras de uno de los escritores que más han hecho por hacer de la literatura una de las más nobles y bellas artes, pero sin embargo, la ingratitud y el olvido han trabajado durante siglos por olvidar que una vez, allá por el XVII, el más internacional de los poetas británicos, se fundió en vida y en obra con el jerez. Por eso, y después de que se recuperase hace cuatro años, de forma más oficial y con la presencia de Ayuntamiento y Consejo Regulador del vino, el homenaje volvió el pasado sábado a repetirse ante el monumento al al escritor en pleno corazón del parque González Hontoria. Bajo los sones del quinteto de metales de la Orquesta Joaquín Villatoro, algo más de dos centenares de personas se acercaron, un acto al que también acudió como invitada especial, gracias a que esos días se encontraba de visita en la ciudad, la Poeta Laureada de la Reina de Inglaterra, Isabel II, Carol Ann Duffy, quien no dudó en sumarse al homenaje y en rendirse a los pies de los caldos jerezanos. “Vosotros hacéis las botas de Jerez y nosotros nos la bebemos”, dijo bromeando en torno a la relación secular entre el jerez y Gran Bretaña.

Shakespeare4_jerezEl propio Manuel Ríos, recordando aquella noche de marzo en el que se tributaba homenaje a Shakespeare ante el monumento que acababa de ser inaugurado, en “una de las madrugadas más frías que recuerdo” “y guardándonos del frío gracias a varias botellas de vino de Jerez que llevábamos con nosotros”, que no esperaba que 50 años después, “alguien descubrió el secreto de estos amigos que pese a que nadie lo sabía y nosotros habíamos conservado con el paso de los años, decidimos compartirlo con la ciudad de Jerez quedando, hace tan sólo cuatro años, institucionalizado”, recordó. Ahora el testigo lo recogen, entre otros, Francisco Camas y José Luis Jiménez, en un momento no sólo necesario para reivindicar la especificidad de la cultura jerezana, sino sobre todo, de aunar esfuerzos por reconducir la cultura y la industria del vino, azotada por distintas reconversiones, crisis y caidas de ventas. (En la imagen, el poeta jerezano Manuel Ruiz, que acudió el sábado desde Madrid para revivir el homenaje a Shakespeare que con unos amigos le hicieron en los años 50).

shakespeare2_jerez

Imagen del monumento a William Shakespeare en el Parque González Hontoria, probablemente el único que existe en España dedicado al poeta inglés.

El de este sábado, estuvo marcado por una ofrenda floral ante el monumento, la lectura de un manifiesto por la literatura y el vino de Jerez y un brindis de honor con caldos de la tierra. Y ya en el Templete municipal Carol Ann Duffy leyó un soneto de Shakespeare y los niños del grupo teatral Dioniso pusieron en escena la obra Enrique IV, del poeta inglés. Entre los muchos asistentes que leyeron algunos versos, no faltaron, junto a Duffy y Manuel Ríos, Josefa Parra, José Mateos, José Luis Jiménez, Dolors Alberola o Juan de la Plata.

Shakespeare3_jerez

La poeta Laureada Carol Ann Duffy, durante su intervención en el homenaje al bardo inglés.

Concretamente, William Shakespeare menciona el sherrish, tal como se conocía a finales del siglo XVI, en más de cincuenta ocasiones y en ocho de sus obras de teatro, siendo su emblemático personaje Falstaff el más aficionado a catarlo en diferentes formas y maneras. En su famoso monólogo, de la segunda parte de Enrique IV, acaba exclamando a los cuatro vientos: “Si mil hijos tuviera en primer principio humano que les enseñaría sería de abjurar de toda bebida insípida y dedicarse por entero al jerez”.

Es posible encontrar en obras del autor inglés más conocido de todos los tiempos referencias constantes a unos vinos de los que era gran amante, tales como en aquel párrafo donde aparece Falstaff disfrutando del jerez, que se han versionado al cine en títulos como Campanadas a medianoche, de Orson Welles, o Enrique V, de Kenneth Branagh, pero también en las óperas de Salieri y Verdi, lo que ha permitido un mayor conocimiento de nuestros vinos a través de la cultura en todo el mundo.

Su pasión por el sack era compartida por sus amigos y contemporáneos, muchos de ellos dramaturgos de fama en la corte de la reina Isabel I, como John Fletcher, Francis Beaumont, John Donne, Robert Herrick o Michael Drayton, que solían beberlo en la Mermaid Tavern o en la Board’s Head, en Londres. Algunos de los cuales, como Ben Jonson, ya llamaban sherry (“Sack? You said but ee’n now it should be Sherry“).

Ello fue debido, en gran parte, a la entrada en los mercados de Londres de las tres mil botas de jerez que Drake capturó en Cádiz en 1587.

A mediados de los años 50 la organización de la Fiesta de la Vendimia erigió en el Parque González Hontoria un monumento en su recuerdo, que desde hace cuatro años es motivo de homenaje por una serie de personas e instituciones reivindicando su figura en relación con los vinos del Marco del jerez.

Skakespeare5_

El público en el acto de homenaje.

Pero más aún, la asociación cultural Cice-Club Popular, que dirige José Luis Jiménez, ha solicitado al Ayuntamiento de Jerez que una avenida de la ciudad se rotule con el nombre del famoso dramaturgo inglés, William Shakespeare, en reconocimiento por la gran difusión y promoción que hizo en sus obras del vino de jerez. Y parece que todo va sobre rueda y que podrá tener una pronto, tal vez algunas de aquellas que aún mantienen nombres de reminiscencias franquistas y que están en el punto de mira del Gobierno local para su sustitución.

Shakespeare6_jerezSegún hace constar José Luis Jiménez, uniéndose a este homenaje oficial algunas bodegas jerezanas, las de vínculos más ingleses, lanzaron unos años después para el mercado internacional algunas marcas con referencias al gran bardo inglés y sus creaciones teatrales. Podemos mencionar la de Wisdom & Warter y su Bone Dry Fino “William Shakespeare-Tavern Mermaid”, reproduciendo en la etiqueta el más famoso y conocido retrato del escritor, o bien las dos de Williams & Humbert, como el Finest sweet sherry, “As you like it”, y el amontillado superior, “Winter’s Tale”, en homenaje a dos de las obras del dramaturgo inglés.

Lástima que a estas alturas y que pese a contar con la mejor promoción internacional y culta de todos los tiempos, ni la ciudad ni los responsables bodegueros hayan sabido apreciar esta tarea y aprovechar el filón. A lo mejor a partir de estos homenajes particulares la situación se resuelve de una vez.


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam Protection by WP-SpamFree