086. ESPERANZA LESCÚN. La voz de las mañanas de Jerez.

1 12 2009

Esperanza1_jerezBuenos días. Son las siete de la mañana. Llueve sobre Jerez en un día en el que la actualidad nos depara…” Este podría ser cualquiera de los arranques del informativo que en los últimos 44 años ha conducido primero en Radio Popular y luego en COPE (como se llama ahora) la periodista leonesa pero afincada en Jerez Esperanza Lescún. Ya ha dejado la radio desde que el pasado mes de mayo cumpliera los 65 años y pasara a la relajada vida de jubilada. Pero aquí en la ciudad aún se le recuerda como si siguiera ante el micrófono. No en vano, su voz ha acompañado para muchas generaciones de jerezano el inicio de un día cualquiera en la vida de la ciudad, cargado de novedades informativas y predicciones que anotar en la agenda. Su labor al frente de las ondas ha recorrido, como su vida, los vericuetos de los avances técnicos y de los cambios en el modo de enfrentarse a la información de actualidad, pero en su quehacer diario siempre quedará su pasión por un trabajo que le cautivó plenamente y para siempre desde la adolescencia. (Esperanza Lescún en la actualidad, ante lo que ha sido su trabajo y pasión vital).

LOS COMIENZOS EN LA RADIO

Lescún nació el 2 de mayo de 1944 en León, pero llegó pronto a Andalucía por motivos familiares. De hecho, su padre -Aurelio Pérez, al que nunca le importó que a su hija la conocieran por el apellido de su madre, como ya hacían entonces muchas artistas- era ferroviario, lo que le impulsaba a una movilidad que le llevó hasta Utrera. En este enclave sevillano con apenas 18 años se estrenó al frente de un micrófono en Radio Juventud, donde pudo conocer un medio y una profesión de la que quedó enamorada y a la que no abandonaría en toda su vida laboral. “–Me gustó tanto y aprendí tanto que decidí dedicarme a ella profesionalmente”, recuerda echando la vista atrás. Trasladada de nuevo a Sevilla siguiendo a sus padres, se le presentó “por casualidad” la oportunidad de dar el paso a Radio Popular, después de conocer, a través del director del banco donde acudía con regularidad, al entonces director de la cadena sevillana, José Luis Rodríguez Bustamante. Y por casualidad le pidió que hiciera una prueba. Esperanza la hizo y salió del estudio con un contrato, el que le abría las puertas al hermoso universo de la radiodifusión.

Esperanza2_jerezAún en esos tiempos compaginaba el trabajo en la radio con otro diferente, pero cuando Andrés Cañada le ofició un puesto vacante en Jerez, tras la despedida de una compañera que se marchaba para casarse, no se lo pensó dos veces, se vino a una ciudad en la que se quedaría hasta ahora, y en una emisora que, aunque con cambios de ubicación (hay quien aún la recuerda en la Cruz Vieja, aunque ahora esté en San Agustín), se mantiene como una de las referencias informativas y de entretenimiento para los jerezanos.

“–Empecé en esto como un juego, una diversión, pero no tardé en darme cuenta de que era verdaderamente lo mío. Y aquí estoy”, bromea. (La periodista en el estudio de Cruz Vieja, hace más de 20 años).

UNA VENTANA A JEREZ

“–La vide te ofrece a veces varias posibilidades pero sólo puedes decantarte por una. Yo me vine a Jerez, y no me arrepiento. No sé qué hubiera sido de mí si hubiera apostado por otra opción”. Y en efecto, sí que no sabríamos qué hubiera pasado con ella, pero desde luego tampoco qué hubieran hecho los jerezanos sin despertarse cada mañana con su voz, tan personal, tan amigable, tan natural, como ella misma, tanto que para muchos se convertía diariamente en una amiga que le contaba la vida de su ciudad al oído. Y es que desde esa ventana que es la radio han sido muchos los jerezanos que se han asomado a sus vecinos, que han contado sus experiencias, que han compartido alegrías y penas, que han participado de la vida de la comunidad a través del hilo conductor de la voz de Esperanza. “–Desde luego que no hubiera tenido otra profesión. Vamos, que había compañeros que me decían que como los jefes se enteren de lo mucho que te gusta este trabajo, te van a hacer pagar por venir aquí a trabajar”, se ríe.

Esperanza3_jerez

Con una compañera de profesión durante una convocatoria de prensa hace algunas décadas.

Y claro, tantos años (más de cuarenta en Jerez, casi medio siglo en las ondas) dan para mucho, anécdotas simpáticas, otras políticamente no correctas, las más, guardadas en el fondo de una memoria que se ha hecho a base de trabajo y pasión. De entre ellas, aún se acuerda del apuro que pasó un día en directo cuando un señor se presentó en la radio para denunciar que en la guardería donde llevaba diariamente a su hija había goteras y que los pequeños se mojaban. El hombre no paraba de alejarse del micrófono y ella le insistía para que se acercara. Cuando se marchó comprobó que también había una gotera en el estudio que al invitado no paraba de fastidiar. ¡Cosas del directo, cosas de la radio!

Por lo demás, recuerda con especial cariño la presencia en Jerez y su relación profesional entonces con el escritor y Premio Nobel José Saramago, con el lingüista Lázaro Carreter o con las mujeres de negro. Pero desde luego su memoria es ya un sinfín de personajes y situaciones con las que ahora recrearse.

MEJOR NO MIRAR ATRÁS

Esperanza4_jerez“–No soy de mirar atrás, prefiero siempre seguir para adelante”. Sin embargo, reconoce que la radio ha cambiado mucho en este medio siglo en el que ha contado con su presencia. Técnicamente se ha dado “la vuelta como un calcetín”, profesionalmente ha ido transformándose a medida que cambiaba la sociedad . “–Cuando yo empecé la radio vivía momentos gloriosos, con una audiencia realmente enorme, una gran repercusión social… pero desde luego desde el punto de vista informativo me quedo con la actual, mucho más libre, más participativa, más reflexiva”, explica recordando las desconexiones obligatorias para difundir el parte oficial con las noticias que marcaba el régimen de Franco.

Y por todo, los reconocimientos

Precisamente por su labor profesional al frente de un oficio que hasta hace unas décadas era un mundo casi exclusivo de hombres, el Ayuntamiento distinguió a la periodista con el Premio Ciudad de Jerez a la Igualdad, una mujer pionera en una profesión que empezó a ejercer en una época en la que la presencia de la mujer era residual, cuando no inexistente. Convertida hoy día en ejemplo de buen hacer para las nuevas generaciones de periodistas, que le deben haber abierto las puertas de la profesión a la mujer, Lescún atesora además el reconocimiento y la amistad de todos cuantos han tenido relación con ella a lo largo de cuatro décadas de dedicación laboral, lo que le hace acreedora del Premio Ciudad de Jerez a la Igualdad. No en vano, el pasado mes de junio sus compañeros de la Asociación de la Prensa de Jerez le tributaron también un merecido y espontáneo homenaje, porque entre el colectivo profesional de informadores Esperanza tiene y tendrá siempre no sólo grandes compañeros, sino muy buenos amigos para la eternidad. (En la imagen, en su balcón de la casa familiar de Utrera, con apenas 18 años).


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam Protection by WP-SpamFree