127.MANUEL RAMÍREZ LÓPEZ. La oscura historia de La Mano Negra.

11 01 2010

mano2_jerez

Xilografía reproducida en la revista española La Ilustración Española y Americana sobre el proceso de la Mano Negra Obra del jerezano Juan Comba García,  basado en una forografía de Montenegro de 1883.

Una de las más negras páginas de la historia reciente de Andalucía ha sido desempolvada, revisada y escudriñada tanto en los despechos de los historiadores como hace apenas cinco años en las mismas calles de Jerez, donde todo ocurrió. Y es que los sucesos de La Mano Negra siguen vigente y doliendo a muchas almas en la ciudad, tanto que aún resuenan los ecos de la grabación de un documental sobre uno de los sucesos históricos más turbios y oscuros que se recuerdan en la historia reciente. Fue Jerez escenario a finales del siglo XIX de una de las primeras y más duras batallas libradas en nuestro país por la defensa de los derechos de los trabajadores. Los jornaleros, cansados de la explotación a la que estaban sometidos, convocaron para junio de 1883 una huelga general con la que pretendían regular las condiciones de trabajo, prohibir por ley las jornadas de sol a sol y dignificar unos salarios que eran auténticamente míseros. En ese momento, la maquinaria gubernamental caciquil de la época intentó frenar esta revuelta laboral difundiendo la existencia de una sociedad secreta de trabajadores, que fue bautizada con el nombre de La Mano Negra, a la que se culpa de algunos crímenes cometidos en ese tiempo en Jerez y los pueblos de la Sierra de Cádiz. En un proceso judicial sin precedentes y con apenas garantías se condena a morir por el método del garrote vil a siete trabajadores del campo, a los que se responsabiliza del asesinato de un hombre en un cortijo de los alrededores de Jerez. Los ajusticiamientos ocurrieron en la Plaza del Mercado, en el barrio de San Mateo.

Mano1_jerezManuel Ramírez, autor junto al ya desaparecido José Luis Pantoja del libro en el que se basa el docudrama que ahora se rueda, habla de una estrategia premeditada de las autoridades de la época: “–Los procesos arrancan el mismo día que comienza la huelga, el 5 de junio de 1883, para dar más miedo y más sensación de terror, porque aquí nada más que importaba el terror, buscar cadáveres, que hubiera asesinatos; es decir, un atraco normal y corriente a una venta, como hoy se hace a una gasolinera, pues era obra de La Mano Negra, aquí todo lo hacía La Mano Negra“. En opinión del historiador jerezano, se buscaba debilitar a la Federación de Trabajadores de la Región Española, sindicato legal desde que Sagasta autorizara en 1881 el movimiento obrero. “Yo creo”, señala Ramírez, “que gracias a estos hombres, a estos mártires del trabajo, hoy tenemos y disfrutamos de jornadas de ocho horas, que es lo que ellos pedían”. (En la imagen, Manuel Ramírez, el autor del libro sobre los sucesos de la Mano Negra).

Palacios Productores, Malvarosa Media y Canal Sur Televisión se han zambullido en la historia y rodando en Jerez en diciembre de 2004 el documental. La plaza Benavente, en pleno casco histórico de la ciudad, sirvió para recrear el ajusticiamiento de los siete jornaleros por ser supuestos integrantes de La Mano Negra.

Dudas sobre la existencia de la organización

mano3_jerez

Los detenidos en el proceso, según el archivo del Ayuntamiento de Jerez.

Nadie ha podido demostrar hasta el momento la existencia de aquella sociedad secreta de trabajadores llamada La Mano Negra, aunque algunos historiadores insisten en que no fue un invento del gobierno de finales del XIX.

Al parecer, el expediente judicial original fue subastado hace diez años en Bruselas, por lo que, de encontrarse, podría desvelar muchas de las claves de esta historia.

Manuel Ramírez ha seguido investigando y ayer mismo reconocía haber tirado de un hilo que podría ofrecer interesantes novedades. De momento, no se sabe más.

Un poco de historia

mano4_jerez

Imagen de los detenidos en la represión según el documental grabado hace cinco años en Jerez.

La Mano Negra es una presunta “organización anarquista secreta y violenta” que actuó en Andalucía a finales del siglo XIX a la que se le atribuyeron asesinatos, incendios de cosechas y edificios.

A pesar de que los grupos anarquistas de la zona afirmaban no tener nada que ver con dicha organización y que las pruebas eran inexistentes (se presionó a varios falsos testigos para que declarasen en contra de los imputados e incluso se aceptó como prueba un papel encontrado bajo una piedra en medio del monte con la lista de integrantes de la Mano Negra), las fuerzas de seguridad del Estado llevaron a cabo una durísima represión basándose en cuatro crímenes cometidos a finales de 1882 y los primeros meses de 1883. El resultado fueron quince campesinos condenados a muerte, de los cuales siete fueron ejecutados en la Plaza del Mercado de Jerez de la Frontera, el 14 de junio de 1884.

Aunque durante muchos años se ha discutido la existencia de tal supuesta organización, actualmente prácticamente todo el ámbito académico está de acuerdo en que fue un invento a la manera de la operación de bandera falsa o a modo de una imputación injustificada del gobierno de Sagasta para aplacar las revueltas en los campos del sur de España, como ya insinuó Vicente Blasco Ibáñez en su novela sociológica en 1905.

“Declaramos a los ricos fuera del derecho de gentes, y declaramos que para combatirlos como se merecen, es necesario y lí­cito que aceptemos todos los medios que mejor conduzcan al fin, incluso el hierro, el fuego y la calumnia”, se aseguraba en los manifiestos obreros de la época.

Durante los cuatro años siguientes continúa la persecución de los campesinos y federados. La cárcel de Jerez aloja a muchos campesinos y obreros acusados de iniciar la revuelta social.
Pero la situación no cambia en cuanto a la miseria; en Trebujena 400 jornaleros piden pan o trabajo, y asedian al alcalde; la gente subsiste mediante la caza furtiva, y la recolección de frutos y hierbas silvestres, caracoles, etc.

Mano5_jerez

Imagen actual de la Plaza del Mercado, donde fueron ajusticiados los detenidos en el proceso.

En el año 1883, esta Andalucí­a hambrienta se enaltece cuando se conocen en toda España los hechos protagonizados por La Mano Negra. Las autoridades, contrarrestan las tendencias de apoyo a esa asociación, atribuyendo a la misma aberrantes crí­menes, incluso los de dar muerte a niños, mujeres y ancianos. Se les acusa de querer derrocar al gobierno de la nación, destruir al Estado, y querer pasar a cuchillo a las clases dominantes del paí­s. La Guardia Civil de Jerez , presionada por unos terratenientes molestos por el auge de las organizaciones campesinas de carácter revolucionario, detuvo en diciembre de 1882, en la localidad gaditana de San José del Valle, a 16 miembros de la FTRE acusados de asesinato. En los registros, la policí­a se incautó del reglamento de la asociación, identificada por el sí­mbolo de una mano negra. La misma suerte corrieron campesinos de otras regiones andaluzas: llegó a haber 2.000 presos en Cádiz y 3.000 en Jerez.

De mayo a junio de 1883 se celebraron tres procesos contra presuntos miembros de esta organización, con el resultado de siete ejecuciones sin ninguna prueba. Entre los ajusticiados se hallaba el presunto cabecilla de la Mano Negra, Pedro Corbacho.


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam Protection by WP-SpamFree