144. GERMÁN ÁLVAREZ BEIGBEDER. El músico que traspasó las fronteras del cuerpo y del alma.

28 01 2010

Beigbede1_jerezrAunque su apellido a priori resulte el de una persona natural de tierras ajenas a nuestras fronteras nacionales, en realidad fue un compositor natural, que ha traspasado frontera pero con la belleza de su música. Nacido en 1882 fue músico mayor de la Armada y fundador de la banda municipal de Jerez. Los primeros estudios musicales los realiza de manos de Ángel Fernández Pacheco en la única Academia de música existente por aquellos años en Jerez, Filarmónica San Isidoro, más tarde fue Camilo Perez Montllor, Director Músico Mayor de Infantería de Marina en San Fernando (Cádiz) quien le dotó de los primeros conocimientos de armonía y composición. (En la imagen, el maestro jerezano dirigiendo la Orquesta Sinfónica de Madrid).

Por su parte, sus primeras composiciones están fechadas en 1898 y 1900, correspondiendo la primera a un pasodoble que llama “Viva mi jerezana”, y la segunda a un género musical muy extendido en esta Andalucía: las denominadas por el maestro “Marchas fúnebres”. La titula “Al pie de la Cruz”, cuya melodía es de una madurez anormal para los pocos años que tenía.

En 1910 marcha a Madrid a completar su formación como músico bajo la instrucción del maestro Pérez Casas, por entonces catedrático del Real conservatorio y fundador de la Orquesta Sinfónica de España.

Durante el período que transcurre entre los años 1913 a 1926, primero como director de la Banda del Regimiento Expedicionario de Marruecos, pasando destinado después al Ferrol y a partir de 1918 como Director de la Banda del Regimiento de Infantería de Marina en San Fernando. Durante los años 1913-1926 su madurez musical llega al cenit de su inspiración y producción, mantiene una estrecha vinculación con el gran compositor Manuel Manrique de Lara y Berry, coronel de su regimiento en el período que estuvo en Alcazarquivir y Arcila (Marruecos).

Beigbeder2_jerezDurante los años 1926 a 1929 simultanea su destino en San Fernando con las próximas ciudades de Cádiz y Jerez, activando la cultura musical en dicha zona como Delegado de la Asociación de Cultura Musical, dando a conocer a los grandes intérpretes del momento.

En el año 1926, un grupo de entusiastas gaditanos a la música, señores Viniegra, Aramburu, de la Viesca, Pemán y el filántropo Elías Ahuja, le hacen responsable del nuevo conservatorio que por aquel año nace en Cádiz, “Alejandro Odero”, en su dirección permanece hasta 1930 que por mandato del Consejo de Ministros se ordena la fusión de los dos conservatorios existentes en la ciudad, el anteriormente nombrado y la “Academia Filarmónica Santa Cecilia”, interviniendo como árbitro José María Pemán. El nuevo que se crea se llamó “Conservatorio Oficial de Música y Declamación”.

Durante los tres cursos que estuvo como director en el conservatorio Alejandro Odero, destaco la intensa vida cultural que mantuvo en la capital. Conservo programas de la época y compruebo que el número de audiciones al público que se celebra sólo en el curso escolar año 1927 son siete, todos ellos conciertos con unos densos contenidos donde intervienen alumnos y profesores.

En el año 1929 Enrique Rivero Pastor, alcalde de Jerez, le encarga la organización de una banda municipal. Germán le hace entrega de un proyecto, el cual se acepta y a partir de esa fecha abandona su vida castrense y se entrega, como es habitual en él, a la nueva faceta encomendada. El siguiente año 1930, y con motivo de la celebración del Patrón de la ciudad, San Dionisio, el 9 de octubre, hace su presentación la nueva Banda Municipal, con un concierto público cuyo programa estaba compuesto por las siguientes obras: Santander, Der Freyschutz, La Revoltosa, Escenas Alsacianas y el Baile de Luis Alonso.

Beigbeder3_jerezAl objeto de contar con unos programas más diversificados y sobre todo poder dar a conocer la música de los clásicos, inicia una nueva faceta para lo que es necesario tener muy claras las técnicas de instrumentación y unos grandes conocimientos de composición: la Trascripción, faceta ésta muy bien acogida por las dos editoriales existentes en el país, la Unión Musical Española en Barcelona y Harmonía en Madrid, editándose obras como Rienzi, Tristán e Isolda, el Allegreto de la Séptima Sinfonía de Beethoven, Der Freyschutz, La Gruta del Fingal, Parsifal y el Miserere de Eslava entre otras.

En el año 1938 el Ayuntamiento de Jerez se adelanta cincuenta años al Sistema Educativo actual creando “El Servicio de Instrucción Musical Complementaria y Canto” en las escuelas públicas, nombrando como director del Servicio a Germán que inicia una nueva labor de culturización entre los más pequeños y al mismo tiempo captando voces. Posteriormente amplía este servicio a los centros religiosos. Como resultado de ello, en la década de los cuarenta, son varios los Orfeones existentes en la ciudad.

A finales de la década de los treinta, le llega de manos de Pedro Perez Clotet, gran poeta y entusiasta folclorista, los Romances de la sierra de Cádiz, que él armoniza y que la Sociedad de Estudios Históricos Jerezanos se lo publica en 1940.

Beigbeder4_jerez

Lápida que en Jerez recuerda la casa donde Germán Álvarez Beigbeder nación. Foto: blog jerezsiempre, Juan Gallego).

En el año 1941 la editorial Labor S.A. pide a Germán su colaboración para la confección del diccionario de la música, y es su director Joaquín Pena quien al final de su colaboración le envía un carta en la que se puede leer: El estudio que hace usted de la música andaluza, releva el dominio que posee usted en esta materia y responde cumplidamente a nuestros objetivos.

En el año 1948, la Permanente Municipal, con fecha 20 de mayo le honra con hacerle Hijo Predilecto, quedando su nombre incluido en el callejero de la ciudad.

El Ministerio de Justicia por Resolución del 29 de septiembre de 1959, le concede a sus hijos y descendientes la unión de apellidos Álvarez-Beigbeder: Por haber acreditado suficientemente que dichos apellidos han sido prestigiados en sus actividades artísticas, donde alcanzó gran relieve en sus creaciones musicales.

Está en posesión de la “Cruz del Mérito Naval”, condecoración concedida en reconocimiento a los méritos contraídos con la Marina Española. Es autor, con José María Pemán en la letra, del Himno de la Armada Española.

El 11 de octubre de 1968 rodeado de los suyos, entrega su alma a la Santísima Virgen del Carmen.

Beigbeder5_jerez

Fragmento inicial de su célebre marcha de Semana Santa ‘Cristo de la Expiración’.

En su aportación a la Semana Santa se puede destacar marchas, además de la ya citada “Al pie de la Cruz” (1900), “Nuestra señora del Rosario” (1910), “Cantemos al Señor” (1923) o la famosa dedicada al “Cristo de la Expiración” de su Jerez natal.

El genial músico jerezano es hijo predilecto de la ciudad y tiene concedida una calle desde finales de los años cuarenta, que se encuentra entre Tomás García Figueras y la avenida de Trebujena. A don Germán se deben piezas musicales no scofrades, sino que también creó sinfonías, pasodobles, obras para piano o marchas militares, ya que también dedicó gran parte de su vida a la dirección de bandas en la Infantería de Marina por distintos puntos de España.


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam Protection by WP-SpamFree