251. MANUEL RUIZ ROMERO. Investigador e historiador jerezano.

22 06 2010
 

 

Miguel cayó perdidamente enamorado de María Consolación. Se sentía que en Jerez lo tenía todo, trabajo, amor y una supuesta próspera carrera política por llegar. El que fuera el último alcalde de la ciudad durante la II República, llega a esta tierra en 1922 tras superar la convocatoria para ser oficial en la Oficina de Telégrafos, en la calle Duque de Almodóvar. Antonio Miguel Oliver Villanueva nació en Palma de Mallorca el 6 de noviembre de 1901. Humano, dialogante y conciliador, se afilió en 1935 a Izquierda Republicana (IR), formación que se fundó el 3 de abril de 1934 en Madrid. Su primer acto público fue en el Teatro Eslava el 12 de enero de 1936, con tal afluencia de público que “viose totalmente ocupado, incluso los pasillos de butacas y gradas”.

 

manuelruiz

 

Con la victoria del Frente Popular el 13 de marzo del 36, tendría lugar una nueva designación de concejales en la que la izquierda alcanza la mayoría, y de la que resulta su nombramiento como alcalde. Tras poco tiempo en Jerez, había alcanzado la presidencia de la primera institución local.

Este cambio en la corporación abría una nueva etapa política encaminada a reanudar el proyecto reformista paralizado a finales de 1933. Se recuperaban así mucha de las iniciativas impulsadas por el Ayuntamiento durante el primer bienio: sustitución de la enseñanza impartida por órdenes religiosas, infravivienda, tímida reanudación de la reforma agraria (ocupación de fincas y explotación de Montes de Propios)…, entre otras. La Semana Santa volvió a suspenderse ante la renovación de anteriores acciones municipales.

La vida de Oliver ha sido campo de estudio para el doctor e investigador jerezano Manuel Ruiz Romero, colaborador de la web ‘www.todoslosnombres.org’, un proyecto que reúne desde hace años información sobre desaparecidos y represaliados andaluces. A partir de un trabajo doctoral para Ciencias Políticas y Sociología sobre las élites municipales de Jerez durante la II República, Ruiz entendió que el último alcalde republicano “debía figurar en dicha web con una micro biografía por obvias razones y méritos propios”.

Manuel Ruiz ha desgranado la vida de Antonio Miguel poco a poco, “fundamentalmente, desde el Archivo Municipal a cuyo personal agradezco su labor desde estas líneas; a través de Actas Capitulares, bandos, prensa y bibliografía ya editada. Eso sí, antes de publicar he querido informar a sus descendientes, que han tenido a bien puntualizar algunos pormenores de su muerte. Ha sido mi modesta contribución a la recuperación de una Memoria Histórica en Jerez, como ciudad en la que por cierto, vienen trabajando con mucha seriedad y rigor algunos historiadores y asociaciones”. Una “modesta” aportación que permite seguir avanzando en la Historia, a través de trágicas vidas como las de Miguel. 

Así, en la etapa de Oliver, además de intentar reformas en la búsqueda de soluciones a los problemas generales de la ciudad: el paro, la falta de escuelas, los impuestos vitivinícolas, la infravivienda, etcétera, se reabrieron también numerosos conflictos sociales silenciados ante la represión ejercida por el anterior gobierno de signo conservador. Oliver empleó sus esfuerzos en lograr la readmisión de trabajadores despedidos después de octubre de 1934 y en recuperar para los sindicatos obreros buena parte de ese espacio socio-sindical perdido. Sin embargo, los graves y provocativos desórdenes públicos habidos tras la ilegalización de Falange, se completaron con unas huelgas que no cejaron durante los breves cinco meses que Miguel estuvo al frente de la institución local.

 

manuelruiz_

 

Jerez rozó el caos en mayo de 1936 y ese panorama hizo ganar apoyos a las fuerzas reaccionarias. La estrecha vinculación de José Antonio Primo de Rivera con la ciudad, le hizo ganar muchos adeptos. Además, “los ayuntamientos tuvieron escasa capacidad de maniobra. No sólo no tenían recursos, sino que dependientes políticamente de los gobiernos civiles (la Administración central) y encima enfrentado a una prensa hostil y a un espacio ciudadano radicalizado de una u otra parte y falto de sentimiento ciudadano y democrático. Pese a que no fueron políticos profesionalizados lo hicieron lo mejor que pudieron, pero está claro que la República cayó entre otras cosas por la falta de un espacio político local fuerte”, subraya el investigador.

¿Cree que todavía hay tabú a la hora de hablar de este pasado de los españoles? El historiador asegura que la Memoria Histórica “no puede depender de los jueces y menos de un solo juez. Debería haber sido una actitud de la propia democracia para con su pasado y los derechos humanos. En cierto sentido pues, la izquierda, o buena parte de ella fue cómplice cuando en 1977 firmó la Ley de Amnistía que dio carpetazo rápido a muchos atropellos. En cualquier caso y, en paralelo a la necesidad que aun tenemos de esclarecer ciertos hechos, es cierto que Andalucía fue un campo de represión brutal durante la Guerra y eso aún está dentro de la psicología colectiva. El problema es cuando la democracia no viene a cuestionar cosas esenciales a su dimensión cívica con el socorrido argumento de que son tradición. Es decir, porque se vienen repitiendo durante muchos años en una España tan católica, militarista y monárquica como en la que estamos”.

La ciudad que paradójicamente se lo había dado todo a Miguel, también se lo arrebató de un tiro en la cabeza. La madrugada del 24 de agosto tropas militares golpistas condujeron a Miguel hasta la tapia del cementerio local donde fue asesinado siendo abandonado su cadáver, una vez rematado. Algunas versiones apuntan a que fue fusilado; otras, a que recibió directamente un tiro de gracia en su cabeza. Testimonia su familia, que el cuerpo fue hallado por el Guardia del cementerio, que avisó al suegro del asesinado. Fue enterrado en la tumba de unos amigos, donde aún reposa. En el instante de su muerte, sus dos hijas, María y Carmen, contaban con una edad de año y medio y un mes de vida, respectivamente.

La actual Corporación jerezana homenajeó en el año 2009 a todos los alcaldes republicanos y mandó realizar retratos de cada uno de ellos a pintores locales. No obstante, esta Corporación local sigue teniendo a Francisco Franco y al golpista, comandante del 18 de julio Salvador de Arizón entre los Hijos Predilectos de esta ciudad. (Arantxa Cala)


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam Protection by WP-SpamFree