281. ALVARO OBERTOS DE VALETO. Impulsor de la Cartuja de la Defensión.

26 11 2010

Alvaro Obertos de Valeto ilustre fundador de la célebre Cartuja de Jerez, nació en esta ciudad en el año de 1427. Sus padres de noble y esclarecido linaje lo fueron Francisco Martínez de Moría y Francisca Obertos de Valeto, hija de Miguel Obertos de Valeto y Vargas y de Juana Martínez de Trujillo. Por línea materna era Alvaro Obertos descendiente de la noble y esclarecida familia genovesa de los Fíeseos, á la cual perteneció el pontífice Inocencio IV, de quien era sobrino Micer Huberto, el fundador de este linaje en nuestro país. (Lápida de la tumba del Caballero  Alvaro Obertos, situada en la Cartuja de la Defensión).

No se tienen noticias, sino muy escasas, de la juventud y vida de Alvaro Obertos: por su noble calidad y la época en que viviera, es de suponer que se dedicara al ejercicio de las armas, como así lo manifiesta la lápida que cubre su sepulcro, donde se ve delineada su figura con traje de guerrero.

Fué jurado de la collación de San Juan, donde tenía las casas de su morada, y su nombre con este motivo se encuentra con frecuencia citado en las actas del Cabildo y también mezclado en varios acontecimientos de los que en su época ocurrieron en la ciudad. Vivía solo con una antigua criada de su casa llamada Elvira Rodríguez, y antes también con su abuela Leonor Martínez de Moría.

En 1463, por el mes abril, fue a Sevilla con objeto de visitar el monasterio de la Cartuja, que gozaba de gran crédito por la piadosa calidad de sus monjes, y enterado de sus excelencias tuvo largas entrevistas con el prior D. Hernando de Torres, a quien ofreció todos sus bienes, para que llevaran a cabo la erección de otra Cartuja en el término de Jerez. Toda su hacienda la puso a su disposición y aseguró este ofrecimiento con toda formalidad por escritura otorgada en Sevilla ante el escribano Alonso Ruiz de Porras, en el día 11 de Mayo del mismo año de 1463.

Era el deseo de Alvaro Obertos se cediera sus bienes desde el principio a la fundación, y su ánimo que se verificara en el término de su ciudad natal: pero habiendo los monjes sevillanos abrigado otros proyectos, el asunto se fue demorando algunos años, durante los cuales Alvaro Obertos, cumpliendo su ofrecimiento,. fue cediendo á la Cartuja de Sevilla los bienes que poseía, aunque haciéndolo parcialmente, y con la cláusula de ser para la proyectada fundación. Los monjes le ofrecieron el fundarla en el Valle de Sidueña, término del Puerto de Santa Maria, y como esto no dejara satisfecho el deseo de Alvaro Obertos, se reservó en la cesión de cada uno de sus bienes, el usufructo vitalicio de todos ellos.

Instáronle a que cediese este usufructo, sin el cual era imposible el dar principio a la obra, y habiéndose resistido á ello mientras no se designase un punto del término de Jerez, refiérese que fue al fin determinado por un hecho milagroso el sitio que definitivamente se eligió. Buscando lugar á propósito, hallábase Alvaro Obertos en el que hoy ocupa la Cartuja, cuando hubo de aparecérsele un anciano que le designó aquel mismo sitio para realizar la fundación. Iba acompañado de los priores de las Cartujas de Sevilla y del Paular, comisionados que habían venido por el capítulo de la orden, para entenderse con Obertos en el asunto, y fue creído por ellos que aquel venerable anciano no había sido otro que el apóstol San Pedro, protector de su religión. Creídos y admirados del suceso decidieron fundar allí, donde ya existía una ermita (1) que recordaba otro hecho portentoso, y de la cual tomó luego el monasterio la misma advocación.

Acordes ya en todo, se pidió permiso al cardenal D. Pedro Mendoza, arzobispo que era de Sevilla, y al corregidor de Jerez que lo era el marqués de Cádiz, D. Rodrigo Ponce de León, y en 17 de Diciembre de 1478 se puso la primera piedra de la obra con asistencia de Alvaro Obertos y de los monjes que habían venido a constituir el nuevo monasterio, (dependiendo por entonces del de las Cuevas de Sevilla). Alvaro Obertos concurrió á toda la obra y durante ella asistía y ayudaba á los operarios, habiéndose conservado en el monasterio el cántaro con que Iraia por su mano el agua á los obreros. También fue conservado el devocionario con que rezaba, engastado en plata y cristales formando un relicario en cruz, preciosa memoria cuyo paradero ignoramos en la actualidad.

Monasticón de la Cartuja de la Defensión de Jerez.

Avaro Obertos murió el dia 12 de Marzo de 1482, y su nombre como ha dicho uno de los historiadores de la orden de cartujos, es digno de estar escrito en mármoles y bronces por toda la duración de los siglos. Fue enterrado en la capilla mayor de la Cartuja, donde aun se ve la lápida que cubre su sepulcro, con su figura como ya hemos dicho delineada en traje de guerrero. No gravó al monasterio con sufragios de ninguna clase, pero el capítulo monacalse los concedió amplísimos y anuales, los dias para ello señalados, con un tapete carmesí, bordado con sus armas que eran las de los Morías y con muchas luces y flores, y sobre él, el devocionario de rezo del difunto, de que ya hemos hecho mérito.

El monasterio de la Cartuja jerezana, es célebre por su grandiosidad y el fundador de un monumento tan importante vivirá siempre con una gloriosa memoria y ocupará una de las páginas más ilustres en la historia de la población. (Texto: Diego Ignacio Parada y Barreto. 1875).

Plaza de Alvaro Obertos de Valeto.

(1) Esta ermita, denominada de Nuestra Señora de la Defensión, había sido fundada por los jerezanos en memoria de una refriega que tuvieron en aquel sitio contra una asechanza de los moros, y en la cual salieron victoriosos por protección de la Virgen Santísima, que es tradición se apareció en una nube iluminada, que fue el motivo y defensa para la victoria, por lo cual dieron á la ermita el nombre de Nuestra Señora de la Defensión.


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam Protection by WP-SpamFree