326. SOR VICTORIA VIRÚES. JEREZANA

4 02 2011

La Corporación municipal y en su nombre la alcaldesa, Pilar Sánchez, hizo entrega ayer en un pleno solemne y extraordinario, el título de Hija Adoptiva de la Ciudad a Sor Victoria Virués, religiosa de la Congregación Hijas de la Caridad, directora durante años del Comedor de El Salvador, donde sigue siendo el alma mater.

Victoria Virués Chaves nació en Chiclana de la Frontera el 22 de noviembre de 1925. Con solo 21 años ingresó en el convento de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl y en 1986 llegó a Jerez ayudando en el comedor, en la cocina o haciendo los ‘mandados’. Sor Victoria tiene actualmente 85 años. De todos ellos, más de 60 los ha vivido cuidando a niños, enfermos y personas desfavorecidas.

 La instructora del expediente, la delegada de Participación, Solidaridad y Cooperación, Miriam Alconchel dijo que “Sor Victoria ha sufrido a lo largo de los años la dolorosa desaparición de familiares muy próximos, tragedias que ha sobrellevado gracias al calor de sus compañeras de congregación y al amor y el cariño que le devuelven aquellos por los que ella más ha luchado a lo largo de los años. Con las ilusiones intactas y una personalidad arrolladora, sor Victoria sigue trabajando, en la medida que le permiten sus fuerzas, en el Comedor ayudando a la decena de hermanas que forman la congregación en estos momentos”. Alconchel añadió que la homenajeada, que ostenta el Premio Ciudad de Jerez a la solidaridad – reconocimiento municipal a su importante labor social- siempre destaca el Centenario del Comedor, celebrado en 2005, porque “no tiene palabras para agradecer el esfuerzo realizado por las autoridades políticas, eclesiásticas, hermandades, voluntarios y los jerezanos en general para conmemorar este fecha y el beneficio que supuso para las personas más desfavorecidas, estarán siempre en su memoria como reflejo de lo que se puede hacer a través de un pueblo solidario”. También se refirió a la labor del Comedor que “atiende, en estos momentos de crisis, a más familias y transeúntes que en sus más de 100 años de historia. La generosidad de los jerezanos y de las jerezanas y de sus instituciones ha ido creciendo proporcionalmente a esas necesidades, no importando que nos encontremos en un momento de crisis, o quizás sí y por esa circunstancia la contribución se hace cada día mayor, sabedores de que cada vez hay más necesidad”. 

La alcaldesa concluyó haciendo referencia a los primeros años de su vida dedicados a la agricultura, como el resto de su familia: “experimentada en cultivar la tierra, conoce las técnicas adecuadas para recoger una buena cosecha y sabe diferenciar una tierra estéril de una tierra fértil. Esas mismas enseñanzas nos las ha transmitido con su trabajo diario: cultivando con su alma nuestra tierra y conquistando nuestros corazones con su infinita generosidad, recogiendo el fruto de su constancia, firmeza y perseverancia y mostrándonos que cualquier tierra puede llegar a ser fértil si todos nos lo proponemos. En definitiva Sor Victoria supone la victoria del amor sobre la desigualdad; la victoria del amor sobre la mezquindad; la victoria del amor sobre el egoísmo y la egolatría. Sor Victoria significa profundo amor a Jerez y esta ciudad se siente muy orgullosa de contar con una persona entregada a nuestra ciudadanía, a los que más necesitan ayuda. Hoy quiero confesar públicamente que mi querida Sor Victoria me ha demostrado con sus actos que San Agustín estaba en lo cierto cuando dijo que “la única medida del amor, es amar sin medida”.

TEXTO Y FOTO: Ayto. Jerez


Acciones

Informacion