033. MANUEL VERDE FLORES. Vivir en la calle.

10 07 2009

manuelverdeflores_01_jerezDesde hace unos ocho años,  la figura de Manuel Verde Flores se ha hecho popular en el entorno de las calles Medina, Diego Fernández Herrera, Descalzos, Corredera o  Doña Blanca, recorriendo la ciudad arrastrando su maleta con sus exiguas pertenencias. Pertenece a esa casta de los desfavorecidos que duermen en la calle y que a pesar de llevar una vida tan dura mantienen su pequeña cuota de dignidad. Manolo es una persona querida en el barrio en el que desarrolla su triste e indigente vida. Le conocen todos los vecinos y comerciantes de la zona,  y me consta que muchos le socorren, en la medida de sus posibilidades,  porque la verdad es que Manolo se hace querer. Es una persona educada y discreta.  Sólo algunas veces cuando para ahogar su tragedia vital se pasa un poquito con la bebida, comienza a cantar a grito pelado y saluda a sus conocidos en la misma tesitura, pero no pasa de ahí. Aunque en su estado natural se limita a estar sentado en su escalón saludando a todo el que pasa, sin que jamás pida nada.  Hace unos tres años le dejé de ver y me temí lo peor.  No sería la primera vez en Jerez que alguna persona que dormía en la calle había pasado a mejor vida.  Me tranquilizó cuando hablé con Manoli la de la panadería en la que muchas veces veía a Manolo comprando su pan y su litrona de cerveza.  Tuve un gran alivio al saber que había sido admitido en la residencia de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl.  Por fin Manolo dejaría de tener por techo la luna y las estrellas.  Nos habíamos acostumbrado a que Manolo formara parte del paisaje del barrio pero su ausencia nos satisfacía al saber que estaba atendido.

manuelverdeflores_03_jerez

Pasó el tiempo y hace como un par de años le volví a ver en el barrio  y me alegré mucho. Le pregunté que como le iba con las monjas y me contestó que en la Residencia del Salvador tenían por norma que su estancia allí fuera sólo de dos años.  En cierto modo y no se porque motivación egoísta,  me alegré de que otra vez estuviera por aquí.

Hace unos días,  tuve la curiosidad de saber algo más de aquel “vecino” y cuales fueron las circunstancias y sus derroteros en la vida para haber llegado a su actual situación.  Le ofrecí un cigarrillo y con cierta prevención le fui envolviendo con mis preguntas poco a poco,  y este es el resultado.

Manuel Verde Flores nació en Jerez de la Frontera  el 4 de agosto de 1950 en la calle de la Merced nº 15.  Recuerda que en esa casa de vecinos vivían los Márquez.  Una de ellas se casó con Antonio Benítez Fernández,  fino futbolista que jugó en el Xerez Club Deportivo y durante mucho tiempo en el Real Betis.  Por cierto Antonio Benítez es hasta el momento el único futbolista jerezano que haya jugado en el Xerez y haya llegado a internacional con España.  También vivía Luis Paulera un bailaor emparentado con el mítico cantaor El Diamante Negro, coetáneo de Terremoto, Tío Borrico, El Serna o el Sordera.

manuelverdeflores_jerez

Estuvo de pequeño en un colegio de la calle San Agustín y más mayorcito en otro de la calle Sancho Vizcaíno.  Aunque hacía rabona con frecuencia, en las vacaciones si iba al tabanco El Jabalí en el que trabajaba su padre en la calle Zarza y que era propiedad  de la Bodega CZ RIVERO para la distribución del Fino Mantecoso.

manuelverdeflores_06_jerez

Llevar la vida que lleva Manolo pasa factura y a veces se hace un lío con las fechas,  pero parece ser que comenzó a trabajar muy joven de albañil, en tiempos en que el maestro o el contratista no daban de alta a ningún peón.

Dice Manolo que en 1970 le llaman a filas para hacer el servicio militar en marinería en San Fernando.  Algún problema en la vista hace que le ingresen en el Hospital de San Carlos hasta que al poco tiempo lo dan por inútil y regresa a su casa.  Nada más volver a la vida civil, conoce a María del Carmen Robles Lozano y viven su historia  durante unos cinco años, residiendo en una casa alquilada en la calle Marimanta nº 7,  por cierto muy próxima a su hábitat actual.  De esa unión nace en 1973 María del Carmen Verde Robles que actualmente tiene 36 años.  Manolo dice (sic) que su compañera se puso “mal de la cabeza” y que se fue a vivir con su hija con unos parientes de Villamartín.   Dice que alguna vez en su penoso periplo por la calle su hija ha intentado acercarse a él  y que la madre no se lo permitió. Ignora si su hija está casada, si lo ha hecho abuelo,  no sabe absolutamente nada.  Manolo no me pudo precisar el tiempo que lleva viviendo en la calle,  pero por los datos que me dio deduzco que unos quince años,  recorriendo residencias para transeúntes en Sevilla, Huelva y otras ciudades.  En su estancia en Jerez y antes de llegar a su actual barrio, parece ser que también durmió en el antiguo Continente.  En la casa familiar de sus padre en Federico Mayo,  viven actualmente tres de sus hermanos solteros, pero no quiere ir ahí dada las malas relaciones que tiene con todos.

Me contó que alguna buena persona le orientó para que pudiera cobrar unos 400 euros del SAE en calidad de parado de larga duración mayor de 45 años.  La verdad es que me satisfizo que aunque sean 11 meses tenga una vida un poquito más holgada.  Eso si, siempre está apostado los domingos en la puerta de la parroquia de  San Juan Bautista de los Descalzos, en donde siempre cae alguna limosnilla.

manuelverdeflores_05_jerez

Y esta es la pequeña historia de Manolo.  Por pudor me daba apuro seguir preguntándole cosas que intencionadamente dejé en el tintero. ¿Cómo solucionará sus necesidades fundamentales de higiene? ¿cómo soporta estoicamente su situación? ¿qué esperará de la vida?… Lo que puedo estar seguro es que no tiene ni idea del cambio climático ni sabes lo que es el euribor, no aspira a tener un móvil de última generación, ni pagará hipoteca,  ni le preocupará el destino de sus próximas vacaciones. Una botella de cerveza,  un bocadillo,  unos cigarrillos, cuidar su ligero equipaje y preservar su tragedia interior con lágrimas oscuras  son todas sus aspiraciones.

Un cuento de Tolstoi   hacía referencia a que la persona  más feliz de la tierra era un hombre que no tenía camisa.  Y yo diría…… y una mierda.

José Prudencio López Campuzano


Acciones

Informacion

2 respuestas a “033. MANUEL VERDE FLORES. Vivir en la calle.”

10 07 2009
Agustin (18:50:09) :

Realmente es precioso este artículo sobre el bueno de Manolo Verde. Además, está escrito con una exquisitez y una dulzura que dice mucho de su autor. Conocer a desconocidos es algo que siempre quisimos. Que nos conozcan… no tanto, a menos que nuestro afán exibicionista esté ese día pintón. Enhorabuena Pruden.

13 07 2009
Benito (21:05:35) :

Las caras corrientes que todos los días vemos por las calles de Jerez esconden detrás cada una una historia. La de este hombre, que no se si forma parte del mobiliario o del paisaje urbano, tan incrustado está, es una de tantas historias del desarraigo, de la calle como alternativa, de vivir su vida sin dar cuentas a nadie. Gracias Pruden por contárnosla. Posiblemente esta página sirva, además, para decirle “a quien corresponda” que ¿que pasa con este ‘clocher’ que tiene por techo las estrellas, haga frío o calor?

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam Protection by WP-SpamFree