300. VICENTA GUERRA. Un homenaje más a la poetisa

16 12 2010

La escritora y poetisa jerezana Vicenta Guerra ha vuelto a recibir un más que merecido homenaje. El Ayuntamiento de Jerez, a través del área de Cultura, ha decidido dedicar con su nombre a la Sala Infantil de la Biblioteca Central, coincidiendo con el Día de la Lectura en Andalucía. Con este acto se quiere rendir homenaje a esta escritora jerezana “por el desvelo y la dedicación mostrada a lo largo de toda su carrera para fomentar la lectura entre los más pequeños, así como el cariño con que ha ejercido y ejerce esta labor”, explica el Consistorio.

En este homenaje se destapó una placa para recordar que partir de ahora  la Sala Infantil de la Biblioteca llevará el nombre de esta entrañable escritora jerezana.

Vicenta Guerra Carretero ha colaborado en periódicos y revistas literarias. Es Medalla de Oro en poesía navideña; premio Biografía en 1975 y Ánfora de Plata en 1969, concedidos en Cádiz. También recibió el primer Premio “Carrera Oficial”, de Radio Popular, en la Cuaresma de 1988. Su dedicación a la literatura infantil se ha materializado en tres libros de poesía: Algarabía, Algarabía Musical y, el más reciente, titulado Cascabel.

Pilar Chamorro y Pilar Chico, flanqueando a Vicenta Guerra Carretero, el pasado martes en la Academia de San Dionisio. (Foto: Marco Antonio Velo).

Nuevo reconocimiento

Se trata del segundo reconocimiento que la poeta Vicenta Guerra recibe del Ayuntamiento en poco tiempo. La Casa de las Mujeres le tributó hace unos meses un calido y sentido homenaje a toda su trayectoria literaria, acto enmarcado en una nueva edición de “Salón de Tarde”, espacio de encuentro y promoción de la cultura que se abre periódicamente a todos los públicos.

Vicenta Guerra, bastante sorprendida por el cariñoso homenaje recibido, en el que niños y niñas del Colegio la Granja y El Retiro, interpretaron pasajes de la propia vida de Vicenta Guerra y leyeron versos de la poeta, manifestó que “este día nunca lo olvidaré, siempre va estar en mi mente y mi corazón”, afirmó. A continuación, la poeta leyó dos poemas de cada una de sus obras editadas. El mundo animal, los juegos de patio de los colegios forma parte de la dramatización de Vicenta Guerra. “He hecho libros para que sirvan de unión entre profesores y alumnos, no es una tarea fácil”, precisó. Elisa Constanza Zamora, profesora del IES Santa Isabel de Hungría, y autora de la puesta en escena del homenaje, recordó que Vicenta Guerra “escribe una poesía sencilla pero domina la décima, el cuarteto y el soneto, su plato fuerte”, explicó.

Vicenta Guerra nació en Jerez en 1930, despertando muy pronto su vocación literaria. En 1956 aparecen sus primeras publicaciones en la Hoja del Lunes y Diario de Cádiz. Su primer poema fue publicado en 1960 en el diario Ayer. También fue asidua colaboradora de La Voz del Sur. Obtuvo el premio Ánfora de Plata en el año 1969. Medalla de oro en el “Certamen de Navidad” en 1967. Fue accésit en el “Premio San Juan de la Cruz” en los años 1968 y 1971. Y medalla de plata en la XIV Tertulia Literaria de Educación y Descanso en Cádiz y accésit en la XVI. Ingresó en la Real Academia de San Dionisio, como académica numeraria en 1999. Sus libros son Algarabías. Poemas Infantiles (1973). En el año 2002 publica Cascabel, y recientemente, Erre con Erre (2009).

La poetisa Vicenta Guerra, en El Callejón del Gato.

Una trayectoria brillante

Vicenta Guerra Carretero nace y vive en Jerez de la Frontera, en el barrio de Santiago. En su infancia, dos Colegios religiosos, Dominicas del Beaterio y Carmelitas de la Caridad. Sus estudios, en el Instituto Padre Luís Coloma. Ha colaborado en periódicos y revistas literarias. Es MEDALLA DE ORO en poesía navideña; premio BIOGRAFIA, en 1975 y ÁNFORA DE PLATA, en 1969, concedidos en Cádiz. Primer Premio “CARRERA OFICIAL”, de Radio Popular, en la Cuaresma de 1988.

Tiene en su haber varios Pregones y Exaltaciones poéticas, entre otros, dos dedicados a María Auxiliadora y el Anuncio de la Navidad en el Colegio Salesiano “Lora Tamayo”, de Jerez; el Pregón de las fiestas de Tolox, en Málaga y el de Semana Santa, en San José del Valle. Ha tomado parte en Rondas Poéticas de muchas de las cuales es organizadora. Fue asidua colaboradora en LAS TARDES POÉTICAS DE GRAZALEMA, de los años ochenta, por lo que pertenece a la ORDEN DEL PINSAPO, de dicha localidad e igualmente es miembro del GRUPO MADRIGAL, de Puerto Real. Tres libros publicados de Poesía Infantil: ALGARABÍA y ALGARABÍA MUSICAL, ambos agotados, y recientemente CASCABEL.

Su poesía no es solamente para niños; tiene inédito un libro de tema navideño, otro titulado Ser y Estar, de amplio contenido, y un tercero, Breverías.Su dedicación, hacer que la poesía llegue a los niños y para ello se ocupa de dar recitales por las Escuelas.

(Vicenta en una de sus muchas apariciones públicas)

TEXTO: Susana Padilla



136. PILAR PAZ PASAMAR. Poesía pura con denominación de origen.

20 01 2010
María del Pilar Paz Pasamar nació en Jerez de la Frontera, Cádiz, el 13 de febrero de 1933, hija del coronel jerezano Arturo Paz Varela y de la maña Pilar Pasamar Mingote. Sus padres protagonizan una historia de amor propia del siglo XIX que marcará la vida de Pilar: la madre era una cantante de arias de ópera y zarzuela, amante del teatro y con un prometedor porvenir en la música, que, por cierta reticencia familiar y por conocer a quien sería su marido, abandonó su carrera de cantante.
Otro hecho fundamental vendría a marcar su historia, como la de todo el país: el estallido de la guerra civil en 1936. La madre, según recuerda la autora, incapaz de soportar la ausencia del marido, se acerca hasta el frente en un coche con ella y su hermana, en medio de un bombardeo. Era el año 1939, y la atrocidad de la guerra quedó grabada en sus recuerdos, así como el amor incondicional de sus padres.
En la posguerra Pilar Paz Pasamar cursa estudios de bachillerato en Madrid, en el colegio del Sagrado Corazón de las monjas carmelitas. Sus vínculos con el sur, con Jerez y Cádiz, seguirán vivos debido a las frecuentes visitas durante las vacaciones. Sus primeras publicaciones aparecen en periódicos, como en el diario jerezano Ayer, donde a los doce años ya tiene un espacio fijo de opinión. En Madrid prosigue su formación académica en la universidad, donde cursa estudios de Filosofía y Letras. Entre sus profesores se encuentran Gerardo Diego, Dámaso Alonso y el maestro Joaquín Rodrigo, a cuyas clases asistía como oyente. Son años de tertulias en el café Gijón, frecuentado también por Miguel Delibes, Carmen Laforet y Ana María Matute, entre otros. La casa paterna de la calle Nicasio Gallego se convierte así en refugio para jóvenes escritores como su buen amigo Fernando Quiñones.
Al calor de estas vivencias escribe Mara, su primer libro, publicado en 1951 con un elogioso prólogo de Carmen Conde. Pilar Paz contaba con 18 años, y el poemario despertó tanta expectación que los jóvenes vates encontraron en ella nuevos aires para la poesía. Maestros como Juan Ramón Jiménez la considerarían un sorprendente prodigio de calidad y madurez poética. Pilar Paz Pasamar así se revela en el Madrid literario de los cincuenta. Gracias a este libro se establece un vínculo enriquecedor entre ella y Juan Ramón Jiménez, exiliado en Puerto Rico. Al mismo tiempo, y a través de Paz Pasamar, el grupo gaditano Platero entra en relación con el poeta de Moguer. Éste le escribe a su casa de Nicasio Gallego, de modo que de Madrid a Cádiz y hasta Puerto Rico se articula una estrecha relación entre el maestro y los jóvenes poetas. La revista se publica de 1951 a 1954 y colaboran en ella Fernando Quiñones, José Manuel Caballero Bonald, Julio Mariscal, Serafín Pro, Felipe Sordo Lamadrid, y por supuesto Pilar Paz Pasamar, entre otros. Platero publica textos de autores como Rafael Alberti, Juan Ramón Jiménez, Blas de Otero, Pablo Neruda, Luis Cernuda o Gabriel Celaya, y de muchos jóvenes como Antonio Gala, Elena Martín Vivaldi, Trina Mercader, etcétera.
Su carrera se consolida en títulos como Los buenos días, de 1954, con el que obtiene el accésit del Premio Adonais; posteriormente publica Ablativo amor, en 1955, y Del abreviado mar, en 1957; libros en los que mantiene la fuerza e intensidad del primer poemario y en los que aparecen reflejados muchos de los presupuestos que se consideran propios de la poesía de la Generación del 50, lo que permite afirmar que Pilar Paz Pasamar es la primera voz que surge en ese escenario de esa generación y también la primera en retirarse.
En 1957, el mismo año de la aparición de su libro de homenaje a Góngora, Del abreviado mar, Pilar se casa con Carlos Redondo. Como si se tratara de un paralelismo con la historia sus padres, abandona su exitosa carrera literaria en Madrid, para entregarse a la vida de pareja en Cádiz, en donde se radicó definitivamente. Este retiro no fue comprendido por muchos
María del Pilar Paz Pasamar nació en Jerez de la Frontera, Cádiz, el 13 de febrero de 1933, hija del coronel jerezano Arturo Paz Varela y de la maña Pilar Pasamar Mingote. Sus padres protagonizan una historia de amor propia del siglo XIX que marcará la vida de Pilar: la madre era una cantante de arias de ópera y zarzuela, amante del teatro y con un prometedor porvenir en la música, que, por cierta reticencia familiar y por conocer a quien sería su marido, abandonó su carrera de cantante.
Otro hecho fundamental vendría a marcar su historia, como la de todo el país: el estallido de la guerra civil en 1936. La madre, según recuerda la autora, incapaz de soportar la ausencia del marido, se acerca hasta el frente en un coche con ella y su hermana, en medio de un bombardeo. Era el año 1939, y la atrocidad de la guerra quedó grabada en sus recuerdos, así como el amor incondicional de sus padres.
En la posguerra Pilar Paz Pasamar cursa estudios de bachillerato en Madrid, en el colegio del Sagrado Corazón de las monjas carmelitas. Sus vínculos con el sur, con Jerez y Cádiz, seguirán vivos debido a las frecuentes visitas durante las vacaciones. Sus primeras publicaciones aparecen en periódicos, como en el diario jerezano Ayer, donde a los doce años ya tiene un espacio fijo de opinión. En Madrid prosigue su formación académica en la universidad, donde cursa estudios de Filosofía y Letras. Entre sus profesores se encuentran Gerardo Diego, Dámaso Alonso y el maestro Joaquín Rodrigo, a cuyas clases asistía como oyente. Son años de tertulias en el café Gijón, frecuentado también por Miguel Delibes, Carmen Laforet y Ana María Matute, entre otros. La casa paterna de la calle Nicasio Gallego se convierte así en refugio para jóvenes escritores como su buen amigo Fernando Quiñones.
Al calor de estas vivencias escribe Mara, su primer libro, publicado en 1951 con un elogioso prólogo de Carmen Conde. Pilar Paz contaba con 18 años, y el poemario despertó tanta expectación que los jóvenes vates encontraron en ella nuevos aires para la poesía. Maestros como Juan Ramón Jiménez la considerarían un sorprendente prodigio de calidad y madurez poética. Pilar Paz Pasamar así se revela en el Madrid literario de los cincuenta. Gracias a este libro se establece un vínculo enriquecedor entre ella y Juan Ramón Jiménez, exiliado en Puerto Rico. Al mismo tiempo, y a través de Paz Pasamar, el grupo gaditano Platero entra en relación con el poeta de Moguer. Éste le escribe a su casa de Nicasio Gallego, de modo que de Madrid a Cádiz y hasta Puerto Rico se articula una estrecha relación entre el maestro y los jóvenes poetas. La revista se publica de 1951 a 1954 y colaboran en ella Fernando Quiñones, José Manuel Caballero Bonald, Julio Mariscal, Serafín Pro, Felipe Sordo Lamadrid, y por supuesto Pilar Paz Pasamar, entre otros. Platero publica textos de autores como Rafael Alberti, Juan Ramón Jiménez, Blas de Otero, Pablo Neruda, Luis Cernuda o Gabriel Celaya, y de muchos jóvenes como Antonio Gala, Elena Martín Vivaldi, Trina Mercader, etcétera.
Su carrera se consolida en títulos como Los buenos días, de 1954, con el que obtiene el accésit del Premio Adonais; posteriormente publica Ablativo amor, en 1955, y Del abreviado mar, en 1957; libros en los que mantiene la fuerza e intensidad del primer poemario y en los que aparecen reflejados muchos de los presupuestos que se consideran propios de la poesía de la Generación del 50, lo que permite afirmar que Pilar Paz Pasamar es la primera voz que surge en ese escenario de esa generación y también la primera en retirarse.
En 1957, el mismo año de la aparición de su libro de homenaje a Góngora, Del abreviado mar, Pilar se casa con Carlos Redondo. Como si se tratara de un paralelismo con la historia sus padres, abandona su exitosa carrera literaria en Madrid, para entregarse a la vida de pareja en Cádiz, en donde se radicó definitivamente. Este retiro no fue comprendido por muchos de sus compañeros de generación, ni por algunos de sus maestros, que lo juzgaron misterioso. Sin embargo, Pilar no abandonó la creación literaria; de ello queda constancia en la publicación de los libros La soledad contigo de 1960, el ensayo sobre poesía y la mujer Poesía femenina de lo cotidiano en 1964, y Violencia inmóvil de 1967. A estos tres libros les sigue un periodo de unos quince años en los que declara haberse entregado a una búsqueda interior, así como a desarrollar tareas de carácter social en centros que agrupaban a mujeres proletarias, o atendiendo a los más desfavorecidos.
En 1982 Pilar Paz Pasamar publica La torre de Babel y otros asuntos, un libro inquietante, extraño, no muy bien entendido por la crítica y, sin embargo, fundamental para explicar su retiro de los ambientes literarios y su posterior locuacidad creativa, en busca de la trascendencia, de la divinidad, que conjugan la heterodoxia de la vida con la sabiduría. A este libro le seguirían la antología La alacena, de 1986; Textos tapidarios: La dama de Cádiz, de 1990, y Philomena, de 1994.
Con este poemario que llega a la plenitud de su obra, la literatura en lengua española renueva acaso una de las vías menos cultivadas y de gran vigencia en la actualidad: la de la mística en castellano. Pilar Paz Pasamar no ha recibido toda la atención crítica que merece, pero eso no significa que no haya dejado huella entre sus fervientes lectores. Acaso a la conexión con sus lectores se deba el que no se perciba la más remota huella de resentimiento en su obra, todo lo contrario, la autora se siente muy unida a su entorno, como declara en este poemario: «Estás en ese mar, ola marítima, / y en la brisa que cruzas, mi navío, / y en el paso que pisas, caminante / y en el golpe que llama del cartero, / y en el oficio noble y oferente, / -trinas tan seria como si contaras / lo mío-. ¡Oh, tú mi yo, mi pertenencia, / oh, tú mi compañera! / ¡Cantar, cantar, cantar es lo que importa!».
Los versos dedicados a su marido, al compañero, Carlos Redondo, tras su fallecimiento en 1997, dan cuenta de su actitud vital, cuando aparece su libro Sophía: «Ahora te sé, pues te recuerdo. / -Saber es recordar según el griego-. /Ahora sé más de ti que cuando estabas. / Ahora puedo medir lo que me deshabitas. / Ahora sé más de ti por lo que falta. / Te digo más, porque el silencio impera».
Desde esta asunción de la pérdida como hallazgo de sabiduría compartido, de enseñanza dolorosa pero necesaria de la vida, Pilar Paz Pasamar sigue escribiendo en Cádiz, donde ha sido homenajeada en más de una ocasión, hasta ser nombrada «Hija adoptiva de la ciudad» el 21 de diciembre de 2004. Volcada totalmente en la literatura, tanto en la poesía, como en la narrativa y el periodismo, sigue contemplando el mar que como la memoria, es ver volver, y sigue trabajando al dictado del canto de Philomena.

Pilar1_jerez

Imagen actual de la poetisa jerezana.

María del Pilar Paz Pasamar nació en Jerez el 13 de febrero de 1933, hija del coronel jerezano Arturo Paz Varela y de la maña Pilar Pasamar Mingote. Sus padres protagonizan una historia de amor propia del siglo XIX que marcará la vida de Pilar: la madre era una cantante de arias de ópera y zarzuela, amante del teatro y con un prometedor porvenir en la música, que, por cierta reticencia familiar y por conocer a quien sería su marido, abandonó su carrera de cantante.

Pilar2_jerezOtro hecho fundamental vendría a marcar su historia, como la de todo el país: el estallido de la guerra civil en 1936. La madre, según recuerda la autora, incapaz de soportar la ausencia del marido, se acerca hasta el frente en un coche con ella y su hermana, en medio de un bombardeo. Era el año 1939, y la atrocidad de la guerra quedó grabada en sus recuerdos, así como el amor incondicional de sus padres. (En la imagen, su madre, Pilar Pasamar).

En la posguerra Pilar Paz Pasamar cursa estudios de bachillerato en Madrid, en el colegio del Sagrado Corazón de las monjas carmelitas. Sus vínculos con el sur, con Jerez y Cádiz, seguirán vivos debido a las frecuentes visitas durante las vacaciones. Sus primeras publicaciones aparecen en periódicos, como en el diario jerezano Ayer, donde a los doce años ya tiene un espacio fijo de opinión. En Madrid prosigue su formación académica en la universidad, donde cursa estudios de Filosofía y Letras. Entre sus profesores se encuentran Gerardo Diego, Dámaso Alonso y el maestro Joaquín Rodrigo, a cuyas clases asistía como oyente. Son años de tertulias en el café Gijón, frecuentado también por Miguel Delibes, Carmen Laforet y Ana María Matute, entre otros. La casa paterna de la calle Nicasio Gallego se convierte así en refugio para jóvenes escritores como su buen amigo Fernando Quiñones.

Pilar3_jerezAl calor de estas vivencias escribe Mara su primer libro, publicado en 1951 con un elogioso prólogo de Carmen Conde. Pilar Paz contaba con 18 años, y el poemario despertó tanta expectación que los jóvenes vates encontraron en ella nuevos aires para la poesía. Maestros como Juan Ramón Jiménez la considerarían un sorprendente prodigio de calidad y madurez poética. Pilar Paz Pasamar así se revela en el Madrid literario de los cincuenta. Gracias a este libro se establece un vínculo enriquecedor entre ella y Juan Ramón Jiménez, exiliado en Puerto Rico. Al mismo tiempo, y a través de Paz Pasamar, el grupo gaditano Platero entra en relación con el poeta de Moguer. Éste le escribe a su casa de Nicasio Gallego, de modo que de Madrid a Cádiz y hasta Puerto Rico se articula una estrecha relación entre el maestro y los jóvenes poetas. La revista se publica de 1951 a 1954 y colaboran en ella Fernando Quiñones, José Manuel Caballero Bonald, Julio Mariscal, Serafín Pro, Felipe Sordo Lamadrid, y por supuesto Pilar Paz Pasamar, entre otros. Platero publica textos de autores como Rafael Alberti, Juan Ramón Jiménez, Blas de Otero, Pablo Neruda, Luis Cernuda o Gabriel Celaya, y de muchos jóvenes como Antonio Gala, Elena Martín Vivaldi, Trina Mercader, etcétera. (En la imagen, su padre, Arturo Paz Varela).

Su carrera se consolida en títulos como Los buenos días, de 1954, con el que obtiene el accésit del Premio Adonais; posteriormente publica Ablativo amor, en 1955, y Del abreviado mar, en 1957; libros en los que mantiene la fuerza e intensidad del primer poemario y en los que aparecen reflejados muchos de los presupuestos que se consideran propios de la poesía de la Generación del 50, lo que permite afirmar que Pilar Paz Pasamar es la primera voz que surge en ese escenario de esa generación y también la primera en retirarse.

Pilar4_jerez

Pilar Paz Pasamar durante una intervención en una conferencia durante sus años más prolijos literariamente.

En 1957, el mismo año de la aparición de su libro de homenaje a Góngora, Del abreviado mar, Pilar se casa con Carlos Redondo. Como si se tratara de un paralelismo con la historia sus padres, abandona su exitosa carrera literaria en Madrid, para entregarse a la vida de pareja en Cádiz, en donde se radicó definitivamente. Este retiro no fue comprendido por muchos. Sin embargo, Pilar no abandonó la creación literaria; de ello queda constancia en la publicación de los libros La soledad contigo de 1960, el ensayo sobre poesía y la mujer; Poesía femenina de lo cotidiano en 1964, y Violencia inmóvil de 1967. A estos tres libros les sigue un periodo de unos quince años en los que declara haberse entregado a una búsqueda interior, así como a desarrollar tareas de carácter social en centros que agrupaban a mujeres proletarias, o atendiendo a los más desfavorecidos.

Pilar5_jerezEn 1982 Pilar Paz Pasamar publica La torre de Babel y otros asuntos, un libro inquietante, extraño, no muy bien entendido por la crítica y, sin embargo, fundamental para explicar su retiro de los ambientes literarios y su posterior locuacidad creativa, en busca de la trascendencia, de la divinidad, que conjugan la heterodoxia de la vida con la sabiduría. A este libro le seguirían la antología La alacena, de 1986; Textos tapidarios: La dama de Cádiz, de 1990, y Philomena, de 1994. (A la izquierda, en un discurso con los micrófonos de la radio abiertos).

Con este poemario que llega a la plenitud de su obra, la literatura en lengua española renueva acaso una de las vías menos cultivadas y de gran vigencia en la actualidad: la de la mística en castellano. Pilar Paz Pasamar no ha recibido toda la atención crítica que merece, pero eso no significa que no haya dejado huella entre sus fervientes lectores. Acaso a la conexión con sus lectores se deba el que no se perciba la más remota huella de resentimiento en su obra, todo lo contrario, la autora se siente muy unida a su entorno, como declara en este poemario: «Estás en ese mar, ola marítima, / y en la brisa que cruzas, mi navío, / y en el paso que pisas, caminante / y en el golpe que llama del cartero, / y en el oficio noble y oferente, / -trinas tan seria como si contaras / lo mío-. ¡Oh, tú mi yo, mi pertenencia, / oh, tú mi compañera! / ¡Cantar, cantar, cantar es lo que importa!».

Pilar6_jerez

Con la alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez, y la delegada de Igualdad y Salud, Margarida Ledo, en uno de los últimos actos de entrega de los premios de relato cortos para mujeres que llevan su nombre en su ciudad natal.

Los versos dedicados a su marido, al compañero, Carlos Redondo, tras su fallecimiento en 1997, dan cuenta de su actitud vital, cuando aparece su libro Sophía: «Ahora te sé, pues te recuerdo. / -Saber es recordar según el griego-. /Ahora sé más de ti que cuando estabas. / Ahora puedo medir lo que me deshabitas. / Ahora sé más de ti por lo que falta. / Te digo más, porque el silencio impera».

Desde esta asunción de la pérdida como hallazgo de sabiduría compartido, de enseñanza dolorosa pero necesaria de la vida, Pilar Paz Pasamar sigue escribiendo en Cádiz, donde ha sido homenajeada en más de una ocasión, hasta ser nombrada «Hija adoptiva de la ciudad» el 21 de diciembre de 2004. Volcada totalmente en la literatura, tanto en la poesía, como en la narrativa y el periodismo, sigue contemplando el mar que como la memoria, es ver volver, y sigue trabajando al dictado del canto de Philomena. (Texto y fotografías antiguas de la web Cento Virtual Cervantes).



128. SALVADOR BERMÚDEZ DE CASTRO. Un poeta romático, un duque del pueblo.

12 01 2010

Bermúdez1_jerezSalvador Bermúdez de Castro y Díez, duque de Ripalda, nació en Jerez el 6 de agosto de 1817. Estudió derecho en la Universidad de Sevilla y fue muy amigo de Ventura de la Vega y de García Tassara y uno de los poetas románticos más populares del siglo XIX español. Pero la poesía y la literatura en general las abandonó relativamente pronto para dedicarse a su faceta de diplomático y político en un siglo de cambios en el sistema político español e internacional.

De hecho, fue nombrado secretario del Consejos de ministros en el Gabinete del general Narváez, siendo herido en el atentado realizado contra éste en 1844. Ministro plenipotenciario en México en este año y hasta 1847, interrumpida las relaciones de esa República con Francia llevó la representación de esa nación con tal habilidad que el gobierno francés le premió con la gran cruz de la Legión de Honor. De regreso a España representó en las Cortes hasta 1853 el distrito de Algeciras. En este año fue nombrado ministro de Nápoles en cuyo puesto permaneció hasta 1864. Embajador en París, en 1865-1866, senador hasta 1866 y desde 1876 aunque en esta época no tomó posesión. Residente en Roma en los últimos años de su vida, fue restaurador de la famosa villa Farnesina, propiedad del rey de Nápoles, que se la había cedido en enfiteusis. Gracias al esfuerzo de este ilustre jerezano no se han perdido los frescos de Rafael y de otros insignes pintores de la villa Farnesina, celebérrima en el arte. Salvador Bermúdez de Castro murió en Roma el 23 de marzo de 1883.

Bermúdez2_jerezEl poeta jerezano enriqueció la poesía de su tiempo en el tema de la naturaleza, cantando su amor a Andalucía como Pastor Díaz y Gil Carrasco hicieron en sus regiones respectiva, e interpretó los acontecimientos de su época a la luz de las ideas y los problemas europeos, lo cual le diferencia de sus colegas contemporáneos, en quienes predomina la nota nacional y sentimental. Formó parte del primer grupo de jóvenes que se sentían entusiasmados por la revolución literaria de 1835, sirviendo de modelo a otros poetas que dieron impulso a la nueva escuela. (En la imagen, uno de los libros históricos que escribió).

Bermúdez escribió también un estudio histórico, Antonio Pérez, secretario de Estado del rey Felipe II.

Bermúdez3_jerez

Uno de los frescos de Villa Farnesina, en Roma, que se encargó de restaurar.

Como dato curioso merece recordarse que Bermúdez de Castro utilizó con preferencia en sus poesías la octava de endecasílabos con rima aguda en los versos cuarto y octavo, hasta el punto de que, de él, tomaron el nombre de bermudinas.

Bermúdez4_jerezA Salvador Bermúdez de Castro dedicó Valera unos párrafos muy sentidos en el prólogo de su Florilegio, lamentando que hubiera abandonado tan joven el cultivo de la literatura para dedicarse de lleno a la diplomacia y a la política. Y como dijo el poeta jerezano: “Bajo la copa del ciprés doliente / en mi pereza muelle descansado, / dejo el triste vaivén de lo presente, / busco el dulce solaz de lo pasado”.



076. SIXTO DE LA CALLE JIMÉNEZ. El jurista emprendedor.

7 11 2009

sixtodelacalle_jerezSixto de la Calle Jiménez nació el 28 de julio de 1917 en Jerez. Su primerísima infancia discurre bien en el jardín de las bodegas de su padre, entre rosales, andanas y gruesas botas de roble en tercera, en la que dormían y vegetaban en sus aterciopelados perfumes viejísimos olorosos, o bien se desenvuelve en la calle Santa María, o entre los lentiscos grandes, desarrollados y coronados de lentisquina de los que partían en los días fríos de alto cielo azul de la invernada, raudos y sorpresivos zorzales.

Ese mismo año, en Fátima (Portugal) se produce el fenómeno que sería conocido como la “Aparición de la Virgen a los tres partorcillos”. Juan Ramón Jiménez publica “Platero y yo”. Nacen el escritor José Luis Sampedro, el presidente estadounidense John F. Kennedy, la poetisa Gloria Fuertes, la cantante chilena Violeta Parra, la presidenta de la India, Indira Ghandi, el premio nóbel de medicina Andew Huxley. Meren en 1915 el diseñador aeronáutico alemán Ferdinand von Zeppelin, el creador del Esperanto Ludwik Lejzer Zamenhof, la espía holandesa Mata Hari, el escultor francés Auguste Rodin. Ese año obtuvo el Premio Nobel de la Paz el Comité Internacional de la Cruz Roja, por su labor durante la I Guerra Mundial.

COACH ESPIRITUAL.
Sus primeros estudios y el bachillerato los cursa en el Colegio San Juan Bautista (Marianistas) y las vacaciones las pasaba en “Spínola” una finca de propiedad familiar, donde se aficionó muy joven a la caza, recibiendo las enseñanzas de su propio padre así como de los guardas de la finca. Una persona muy influyente en su vida lo fue el jesuita Antonio del Viú a quien conoce en los primeros años de la década de los treinta del siglo pasado, que actuaría como su director espiritual. Un coach religioso dicho en lenguaje actual, que lo sería por más de cincuenta años, hasta su fallecimiento en 1980.

sixtodelacalle_esposa_jerezSU INSEPARABLE COMPAÑERA.
En la España convulsa de 1936, a primeros de julio, conoce a la que habría de ser su inseparable compañera hasta febrero del pasado año, en que nos dejó: Carmen Vergara Fernández de Bobadilla. Fruto de ese matrimonio celebrado en 1941 han sido su 15 hijos (hoy viven 14) nacidos en un periodo de 20 años (una generación), casi 40 nietos y 20 biznietos y las cifras continúan…

ABOGADO EN SEVILLA, JEREZ Y CÁDIZ.
Una obra literaria cayó en sus manos por aquel tiempo, que aun conserva como un privilegiado volúmen de su biblioteca: “El abogado popular”. Se licenció en Derecho al terminar la Guerra Incivil y desde 1940 se incorporó, por este orden, a los Colegios de Abogados de Sevilla, Jerez y Cádiz. Su primer bufete lo crea en la calle Larga.
En diciembre de 2006 el  Colegio de Abogados de Sevilla tributó un Acto de Reconocimientoa su colegiado más antiguo con el número 1, nuestro protagonista Sixto de la Calle Jiménez, que se incorporó al Colegio hace sesenta y nueve años y es en la actualidad el colegiado más antiguo de la Corporación sevillana, permaneciendo como letrado ejerciente con residencia en Jerez de la Frontera. Su amigo Antonio Murciano ha afirmado que «durante nuestras prácticas de Milicia Universitaria en Jerez, nunca olvidaremos las horas de pasantía en su bufete, su maestría, sus orientaciones, sus informes en estrados, sus consejos jurídico-morales inolvidables». En 1960, con 43 años, fue elegido Decano del Colegio de Abogados de Jerez. En 1988 fue nombrado “Colegiado de Honor” del meritado Colegio jerezano.

vinasanrafael_jerez

En la Viña San Rafael, durante el almuerzo que ofreció a sus compañeros y miembros de la judicatura al tomar posesión como Decano del Colegio de Abogados de Jerez, en 1960.

LA POLÍTICA.
Con la II República vino su interés por la política que nunca perdería. De ideas tradicionalistas y conservadoras, participó en la Guerra Incivil como requeté en primer lugar y luvo como voluntario en los frentes de Granada y Córdoba.  En 1947 fue Primer Teniente de Alcalde del ayuntamiento jerezano, con el Marqués de Estella como alcalde de la Ciudad: Miguel Primo de Rivera y Sáenz de Heredia. Sería alcalde accidental en diferentes ocasiones ante las ausencias del titular, con apenas 30 años, dado los constantes viajes a Londres de Primo de Rivera, capital europea en la que sería más tarde Embajador de España. Lo han definido como “apolítico de derechas de toda la vida”. En 1979 fue candidato al Senado por la coalición Unión Española. A partir de la década de los noventa del siglo pasado pasa a ocupar el puesto de Consejero Nacional de la Comisión Tradicionalista Carlista, siendo reelegido en 1999.

escudo_xerezSE FUNDA EL XEREZ C.D.

En 1947, el día de la patrona de la Ciudad, se fundaba el Xerez C.D., que entonces se denominaba Jerez, sin la “X”. Esa temporada quedaría campeón de Regional. La equipación  eran rayas blancas y azules, siendo su primer presidente y uno de los fundadores Sixto de la Calle. Según sus propias palabras «Era una pequeña sociedad deportiva, con grandes aspiraciones y pocas posibilidades económicas, que se defendía para ascender a la categoría nacional». Volvería provisionalmente a la presidencia, en la temporada 1950/51 por sustitución de Antonio Rueda que se trasladó de residencia. Una Gestora se hizo cargo provisional del club nombrando, nuevamente, el 2 de Marzo de 1951 a nuestro protagonista.

Cuando el Jerez ascendió a primera comentaba, «Ahora que hemos culminado el ascenso a Primera me ha emocionado muchísimo y me ha servido de muchos recuerdos, de muchas cosas de la que me acompañaba siempre, Carmen, mi mujer. Ha disfrutado mucho de las victorias del Xerez y siempre me acompañó, desde aquellas peregrinaciones por los campos de la categoría regional en los que sufrimos tanto, pero, al mismo tiempo, gozamos tantísimo».

sixtodelacalle_xerez_jerez

Con su mujer, Carmen, en el estadio de fútbol.

Recuerda los nombres del que fue «presidente de honor, Antonio Martín Bilbatúa, de Manuel Dormido, Augusto Ruiz de Bustamante, Ramón García Pelayo, Rafael Caballero,  José Abrio, Joaquín Zapata, Francisco Alonso, José Matos, Venancio Rodríguez Marín, Arturo Martínez Carmen y Antonio Porro Guerrero, que junto con sus hermanos Pablo y Fernando ayudaron durante toda su vida desde la Peña Algarve a las actividades de la junta directiva de la naciente entidad deportiva. Y de entre ese cúmulo de buenos recuerdos la de los grandes jugadores del club, como Sierra, Agar y Jiménez, aunque todos fueron verdaderos amigos míos», afirma.

EN MOTO, DESDE LA VIÑA SAN RAFAEL.
Sixto de la calle vivió entre 1965 y 1963 fuera del caserío de Jerez. Simultaneaba los trabajos de abogado con el de emprendedor empresario vitivinícola, agricultor y ganadero. El escritor Jose María Pemán, gran amigo suyo le dedicó sus “Obras Completas”, pero llama la atención la dedicatoria que, en la página 3 de ABC de Sevilla le hace a nuestro protagonista: «Sixto de la Calle es un abogado jerezano que vive con su familia en la viña a la que se traslada diariamente desde el bufete, en moticicleta, con unas grandes carteras en las que lleva para su estudio los expedientes, para leerlos y analizarlos en el almijar de la viña, y para que así le hagan menos daño los hirsutos gerundios forenses».

sixtodelacalle_familia_jerez

En casa de su hijo Sixto, reunión familiar con motivo del 80 aniversario de Sixto de la Calle Jiménez.

AGRÍCOLA, VITININÍCOLA Y EMPRESARIAL.
En los inicios de la década de los cincuenta del siglo pasado, se hace cargo de la explotación “El Rancho del Palomar`y de la viña denominada “La Ramoncita”, donde trabaja en la desecación de las marismas endulzando aquellas tierras.
Junto al tío de su mujer, Javier Vergara Gordon, se dedicó a la crianza y exportación de vinos y licores del Marco de Jerez.
Y además, con el título de Agente de la Propiedad Inmobiliaria en la mano crea la Agencia Inmobiliaria Andaluza (AINA). Adquirió en la sociedad de gananciales junto a Carmen, su mujer, una serie de fincas que llevaban el nombre de Myriam (Myriam de los Garciagos, Myriam de Montegil, Miryam de Vallesequillo), como un homenaje de reconocimiento a su hija Myriam, invidente desde niña, licenciada en Derecho y colaboradora del bufete paterno. Por cierto que, de la finca Myriam de los Garciagos cedió al Ayuntamiento de Jerez 750.000 metro cuadrados donde se instalaría el Circuito de Velocidad.

Y un detalle que todavía, con mas de 90 años, recuerda con orgullo. Tanto él como alguno de sus hijos realizaban trabajos como obreros manuales los sábados tarde y domingos por la mañana, colaborando con el “Equipo de los Descalzos” ayudando a construir viviendas autoedificadas para familias con escasos recursos económicos. Como consecuencia de aquella actividad vio la luz la cooperativa de viviendas “Ntra. Sra. del Valle”.



053. PACO FERNÁNDEZ Gª-FIGUERAS. Presidente de Honor de San Dionisio.

12 09 2009

pacofdezgarciafigueras_jerezFrancisco Fernández García-Figueras, nace en Jerez en 1937. Licenciado en Medicina y Cirujía por la Universidad Complutense de Madrid, y especialista en Neurología y Psiquiatría por el Hospital Provincial de Madrid, con el Prof. López Ibor. Ha sido profesor en la Facultad de Medicina de Cádiz y de la Escuela Profesional de Psiquiatría de Sevilla, así como de la Escuela Universitaria de Enfermería de Jerez, ha ejercido la psiquatría en diferentes centros y ámbitos. Es miembro de las Sociedades Españolas de Neuropsiquiatría, Neurofisiología Clínica y de la Historia de la Medicina. Es miembro de la Academia de San Dionisio -fundada en 1948- desde 1969 -el hombre ya había llegado a la Luna- y desde 1984 su presidente, es decir, durante 25 años. Ahora ocupa la presidencia de honor. Como escribe Fátima Ruiz de Lassaletta: “Es el heredero de un valioso legado cultural familiar y así, hace 40 años, al ser nombrado Académico de Número de la Academia de San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras de Jerez de la Frontera, aportó a la insigne Entidad no solo la tradición e inquietud científica de la que era portador por su padre, el doctor Fernández Pernía, fallecido en plena juventud, sino la capacidad intelectual en la que como escritor, comunicador e historiador, le había antecedido, en su rama materna, su tío el ilustre africanista don Tomas García-Figueras.”

sagasta_jerezSUS ORÍGENES
“A lo largo de mi vida hay una ubicación en la sociedad que tiene muchos condicionantes: Mi padre, que era médico, murió a los 34 años cuando yo tenía seis meses y mi madre estaba embarazada de su segundo hijo. Quizás por el apellido García-Figueras, que es auténticamente jerezano en su trayectoria, mi primer apellido ha quedado un poco difuminado en tanto en cuanto la familia de la que procede, los Fernández Pernía, se desvincularon mucho de Jerez. Sin embargo, para mí esta rama familiar me ha marcado bastante, teniendo en cuenta que a principios del siglo XX era difícil que todos los miembros varones de una familia fueran universitarios, con la salvedad de un militar, y que mis tías estuvieron muy atentas al mundo de la música y la pintura. Digo esto porque esta realidad, de alguna manera, me hace bucear en la vida familiar y me encuentro que los Fernández Pernía, de El Puerto, eran correligionarios de Práxedes Mateo Sagasta y este sentido liberal creo que ha marcado mucho mi trayectoria. Aunque siempre amparado por mi abuelo materno, nuestra andadura en la vida no fue fácil, sino que estuvo marcada por una disciplina y una responsabilidad que nuestra madre nos inculcó”.

manuelesteveguerrero_jerezMANUEL ESTEVE
“En mis estudios de Secundaria en el Instituto de Jerez tuve la suerte de encontrar un excepcional maestro que ha significado mucho en mi vida y que de algún modo hoy estamos aquí porque su trayectoria cultural me arrastró. Se trata de José Cádiz Salvatierra. La vida en el instituto me abre las puertas a lo que más tarde va a significar mi vocación humanista. Las clases eran sólo por la mañana y desde muy joven me pasaba las tardes en la Biblioteca Municipal. Recuerdo la generosidad con la que me trataba la oficial de biblioteca, Carmen Garrucho, que me orientaba en los libros que debía leer de la historia jerezana y el aprecio que me tuvo Manuel Esteve (en la imagen que ilustra este párrafo) que ya cuando iba siendo mayorcito me acogió en aquel grupo de escritores e investigadores como los hermanos Cuevas, Hipólito Sancho, José Soto Molina, Francisco Rodríguez Romero y tantos otros que me abrieron los ojos a esta realidad cultural de la cultura universal que tanto me apasiona. Siendo muy joven y con este pequeño bagaje de conocimientos jerezanos tuve la suerte de ganar un concurso patrocinado por el Ayuntamiento sobre embellecimiento de rincones típicos. También obtuvo un premio en aquél concurso mi amigo y compañero de corporación el arquitecto Rafael Manzano. Sabiendo de la existencia de una Biblioteca Colegial extraordinaria, donada casi en su totalidad por Juan Díaz de la Guerra, jerezano que fue obispo de Sigüenza, procuré que su nombre quedase inscrito en una lápida en la clausurada puerta de esa biblioteca, sita en la calle Manuel María González. Cada vez que paso por la Alameda Vieja me despiertan los recuerdos de aquellas inquietudes”.

foto_28449_CASLÓPEZ IBOR
“La línea cultural la continúo en mis estudios universitarios. El colegio mayor de San Pablo de Madrid me acogió extraordinariamente. Yo tenía una beca Ramón y Cajal del colegio de médicos porque esa era la profesión de mi padre y al llegar a este centro universitario enseguida fui llamado a labores directivas como jefe de estudios y luego, durante unos años, encargado de las actividades culturales. Si a esto unimos mi encuentro en la Facultad de Medicina de la Complutense con Juan José López Ibor todo fue miel sobre hojuelas, porque me encontré con un maestro que no sólo era una figura eminente en el mundo de la psiquiatría, sino un pensador y una persona capaz de hacer valer el compromiso intelectual abierto a otras disciplinas. Fue él, junto con Pedro Laín y Rafael Coullaut, que iniciaba en España los tratamientos psicofarmacológicos modernos y en este contexto pude continuar siempre con la llama encendida del interés por la cultura”. (En la imagen el Prf. Dr. López Ibor).

pacogarciafigueras_ant_jerezJEREZ
“Profesionalmente siempre tuve la idea de venirme a Jerez. Me apasiona Jerez y su historia es siempre como una herida abierta difícil de cicatrizar. Digo esto porque todo el progreso, tanto económico como cultural (son muchas las instituciones que entre el siglo XVIII y XIX se movieron en estos intereses) siempre ha tenido por resolver el tema social. Jerez tiene muchos compartimentos estancos sociales que hacen difícil incluso el equilibrio en determinadas clases sociales. Aquí se me ocurre hacer un apunte de cómo van a ser Jerez y Córdoba quienes, llegada la democracia, no van a tener al frente de sus ayuntamientos a los dos grandes partidos, la UCD y el PSOE. Este ejemplo es fácilmente obtenible de una disposición anarquista que subyace y que podemos encontrar en textos políticos tan interesantes como los de Ramón de Cala o los de Juan Díaz del Moral. En los momentos actuales los trabajos del sociólogo Isidoro Moreno son enriquecedores. (En la imagen el Dr. Fernández García-Figueras, impartiendo una conferencia).

EXPERIENCIA POLÍTICA
“Cuando se convocan elecciones para las Cortes constituyentes en 1977 fui en la lista de la Federación Democrática Popular, partido democristiano encabezado por Joaquín Ruiz Giménez y José María Gil Robles. La UCD nos barrió y aunque algunos afiliados a mi formación dieron el paso a los partidos mayoritarios de uno u otro sentido, en ese momento tomo la decisión de no afiliarme a formación alguna y seguir una trayectoria abierta al mundo de la cultura. De otra parte, era lo que menos podía incidir en mi libertad profesional, habida cuenta de que, aunque siempre me ha interesado el mundo de la política, no me he sentido capacitado para una gestión como es la municipal, donde aparte de la formación necesaria para llevar esta empresa hay que tener una marcada servidumbre política. Muchas veces, cuando trato de hacer una autocrítica de mi posición política, vendo a acordarme de aquellos liberales antepasados que podían decir, como el Eclesiastés, “yo soy de los vuestros, pero no estoy con vosotros”, actitud que hoy, en plena corrupción política, creo que afirmarían muchos ciudadanos viendo lo que estamos viendo”.

pacogarciafigueras_alcaldesa_jerez

En el discurso de ingreso en la Academia, de Juan Salido Freyre. En la presidencia Fernández García-Figueras, la alcaldesa Pilar Sánchez y Andrés Luis Cañadas Machado.

LA ACADEMIA
“Desde 1969 yo era miembro de número de esta Real Academia y colaboré estrechamente con Valentín Gavala, el anterior presidente, que aún siendo muy mayor, trabajó infatigablemente por esta institución. Comenzaron algunos problemas con la antigua sede de la Academia, que estaba cedida por el municipio y que, de alguna manera, el Ayuntamiento quería tomar posesión de ella dada la escasez de edificios públicos y la cantidad de colectivos que necesitaban una ubicación. Comprendí que había llegado el momento de comprometernos en llevar adelante a esta institución sin tener ninguna diferencia con el Ayuntamiento, es decir, tener una buena e independiente relación con el poder constituido. La sede de Pescadería Vieja estaba en un estado lamentable y en un principio tuvimos que llevar a cabo unas mínimas actuaciones de albañilería, electricidad y megafonía a la que difícilmente podíamos hacer frente, abriendo incluso la Academia a la Banda Municipal de Música para que realizase allí sus ensayos y en invierno también sus conciertos.

academiasandionisio_jerez

Sede de la Academia en la calle Consistorio.

escudo_rajsdcla_jerezDesde que tomo posesión de la presidencia en 1984 mi interés estaba en resolver esta situación de precariedad. Tuve muy buena acogida por parte del alcalde Pedro Pacheco y me prometió que al finalizar las obras de la Casa Consistorial, dado que el Ayuntamiento estaba entonces en Madre de Dios, se realizarían las obras en el inmueble de Consistorio 13 para que fuese la sede de la Academia. En 1990 firmamos dicho acuerdo y le dije al alcalde que si el Ayuntamiento me daba una subvención la Academia trataría de hacer la obra de rehabilitación. El edificio estaba en unas condiciones lamentables y yo pensaba que para la Academia, habiendo pasado tanto en los últimos años, sería un riesgo un parón en su actividad que la pondría en vías de extinción. Entonces el alcalde me ofreció tres millones de pesetas pagadas a medias entre la Administración local y la Caja. Yo sabía que la Academia era muy querida en la ciudad y recurrí a empresas para que me ayudasen. La obra costó doce millones y gracias a la generosidad, tanto de las empresas como de los profesionales que intervinieron en la realización de esta obra, hoy estamos disfrutando de estas instalaciones, con una cesión municipal aprobada en Pleno del Ayuntamiento por unanimidad. Esta unanimidad me lleva al compromiso de que nuestra Academia esté siempre con el poder constituido y nos gustaría que esta institución fuese consultada en aquellos temas en los que nuestra opinión pueda ser válida”.

placa_pacogarciafigueras_jerez

Placa conmemorativa de la inauguración de la nueva sede de la Academia San Dionisio.

sandionisio_placa_jerez



048. LUIS PÉREZ SOLERO, el publicista que vistió al TÍO PEPE

17 08 2009

Luis Pérez Solero 2

No cabe duda de que Luis Pérez Solero (1892-1968) fue un auténtico pionero de la publicidad en España. Este burgalés recaló en Jerez el 31 de Julio de 1934, contratado por González Byass como jefe de propaganda. En aquellos tiempos no existían para este tipo de cargos denominaciones procedentes del inglés y nadie tenía idea de conceptos como export manager o marketing. Eran tiempos en los que las bodegas del marco se anunciaban con el nombre de la firma y a continuación (VINOS y COÑAC). El concepto de anunciar las marcas (no entiendo la razón) no se contemplaba aún.

Cuando llegó a Jerez Luis Pérez Solero ya estaba casado con Juana Escala que era donostiarra y tuvieron dos hijos, Ricardo y José Luis que tuvieron 13 y 7 hijos respectivamente. Estos últimos conforman la tercera generación de publicistas con le empresa RASGO. Vivió en el nº 10 de la calle Armas durante 30 años, muy cerquita de la bodega. Además de técnico publicitario, era pintor, escritor, músico, buen orador y poeta. Aunque había nacido a orillas del Arlanzón, finalizaba sus artículos con el consabido “Viva Jerez que es mi pueblo” Los que le conocieron lo definen como un hombre excelentemente dotado para las relaciones públicas, de enorme simpatía, ocurrente e ingenioso, cualidades que le permitieron acceder sin problemas en la hermética sociedad de la época.

Luis Pérez Solero 3

En la fotografía se ve una bota con la firma característica de Luis Pérez Solero, el día que cumplió 69 años.

Luis Pérez Solero comenzó a trabajar con denuedo como un creativo genial, sin prestar ninguna atención a todo lo que se había hecho hasta el momento. Fue un adelantado en el uso de nuevas técnicas de marketing y publicidad. Dado que en 1935 se conmemoraría el primer centenario de González Byass  que fue fundada por él sanluqueño Manuel María González Ángel en 1835, cuando solamente tenía 23 años, la bodega del TÍO PEPE quiso celebrar dicha Efeméride por todo lo alto.

Habitantes y Gente de Jerez 077

En ese año 1935 Manuel María González Gordon, nieto del fundador, publica su libro JEREZ-XERES-SHERRY, uno de los tratados más importante que se han escrito sobre el vino de Jerez. En el mes de julio González Byass celebra 2 fiestas fastuosas para conmemorar su centenario. La primera para sus clientes foráneos y la otra para los conciudadanos jerezanos y clientes locales. Algún cronista de la época definía estos fastos como fiestas de Canaán. Por otra parte, González Byass había ofrecido a los jerezanos un sorteo al que llamó el “veraneo feliz” que consistía en un premio de 500 Pts. Que por cierto le tocó a una ciudadana.

En esta foto vemos una de las botas firmadas por Luis Pérez Solero

Para situar cronológicamente el contexto en el que se desarrolló aquel centenario, podemos citar la muerte el 24 de junio de Carlos Gardel junto Alfredo Le Pera en accidente de aviación en Medellín (Colombia). En España presidía la II República Niceto Alcalá Zamora y era Presidente del Gobierno Alejandro Lerroux de una coalición radical-cedista, en periodo llamado por sus detractores como el “bienio negro”. En el ámbito local de Jerez,  era alcalde Juan Narváez Ortega, aunque en septiembre fue sustituido por Manuel Díez Hidalgo. En enero se casó  Pilar Aranda con un Villaescusa; en marzo se inaugura en la Avenida de Capuchinos, la clínica del eminente cirujano José Girón Segura (actual sede de la Delegación de Fomento Económico); en la explanada de la Lancería se instala el reloj que la firma Pedro Domecq había regalado a la ciudad con motivo de su 2º centenario. (ahí sigue como un icono de la ciudad después de 74 años). En junio se inaugura el Stadium Domecq; en agosto surca el cielo de Jerez con dirección a Sevilla el dirigible alemán Graff Zeppelin; en todos los foros culturales de la ciudad se celebra el tercer centenario de la muerte de Lope de Vega.

Luis Pérez Solero

Luis Pérez Solero en su despacho de González Byass.

Pérez Solero creó una serie de slogans publicitarios que pronto se hicieron muy populares y que algunos han llegado hasta nuestros días: “Para excelencia González Byass”, “Un vino de Jerez, cualquiera; pero si es de González Byass, mucho mejor todavía” y “Tío Pepe, sol de Andalucía embotellado”. El  Imperial Toledo una de las primeras marcas de la casa que aparece en las revistas de los años de la guerra, como un “vino de héroes”

TIO PEPE

Un anuncio en prensa del TIO PEPE en plena guerra civil.

Pero si algo le hizo famoso a todos los niveles eso fue la ‘humanización’ que hizo de la botella del ‘Tío Pepe’, a la que puso traje y sombrero cordobés de color rojo acompañado de una guitarra. Al igual que vistió de mantilla al Solera 1847, de espadachín al Imperial Toledo o del rey al Soberano. Era en 1935. Con su particular facilidad para la pluma y el verso, Pérez Solero describió así su creación:

“Veréis con qué sencillez me dieron forma en Jerez: Embotellaron el sol/ de Andalucía, primero;/me pusieron una chupa,/ la guitarra y un sombrero;/¡y así nació el Tío Pepe,/lleno de gracia y salero!

¡¡Ya veis con qué sencillez,/
se viste un vino en Jerez!!”
Los primeros diseños del logotipo de Pérez Solero mostraban la figura del ‘Tío Pepe’ con el brazo derecho en alto. La bodega Sánchez Romate Hermanos, una de las más antiguas de Jerez, acompañaba algunos de sus productos con la mascota de ‘El Curro’ o ‘El Jerezano’. Desde los años treinta, Sánchez Romate había registrado en propiedad el uso de marcas gráficas de personajes parecidos al ‘Curro’ con los brazos en diferentes posiciones. En realidad, y contra lo que dice la historia, ni González Byass  ni Sánchez Romate llegaron a verse las caras ante un tribunal. Muy al contrario, una vez acabada la guerra, Alfonso Hoyos Sánchez, duque de Almodóvar, miembro del Consejo Nacional del Movimiento desde 1943 y a la sazón propietario de las bodegas del Cardenal Mendoza, llegó a un arreglo con González Byass por el que le permitía el uso de la figura del ‘Tío Pepe’ pero siempre y cuando no apareciera con la mano derecha alzada. Pérez Solero se vio obligado a modificar el modelo hasta poner sus dos brazos en jarra tal como hoy lo conocemos. Como irónico lamento y con su acostumbrada sorna, Luis Pérez Solero escribió unos versos que comenzaban de esta manera: “Consejero nacional, que mandas bajar mi brazo…”. En 1980, González adquirió por una buena suma todas las marcas gráficas registradas por Sánchez Romate.

TIO PEPE arte contemporaneo 1
El TIO PEPE ha sido también inspiración para los artistas contemporáneos.

TIO PEPE  -  3

Chicas TÍO PEPE  -  1

Las Chicas TIO PEPE se han convertido en todo un símbolo de clase y elegancia además de una excelente publicidad viviente. Cuando la Fórmula 1 regresó a España después de 5 años en el primer Gran Premio que se celebro en Jerez en 1986,    Bernie Eccleston  se quedó admirado con ellas al comprobar que sin llevar minifaldas o llevar escotes exagerados daban un toque de distinción diferente a lo que se veía normalmente en estos eventos. 

Cuando estalló la guerra civil, Pérez Solero no disimuló su simpatía por los sublevados y su “criatura” el Tío Pepe se convirtió en “vino de los soldados de España”. Sus escritos en prensa, anuncios alegóricos y envíos de vino a las tropas se prodigaron. Muchas casas bodegueras de Jerez también contribuyeron. “Guitarra tiene el Tío Pepe / para dar caza a los rojos/ pues, cuando canta al Pilar, / todos se postran con hinojos…” , escribe en una publicidad con ocasión de la Fiesta de la Raza. O esto otro: “Guitarra tiene el Tío Pepe/ más su alegría se empaña/ viendo cómo los salvajes/ están destrozando España“. En diciembre de 1936, el general Moscardó, desde la División Soria del Ejército del Norte, remite a la compañía escrito agradeciéndole el envío de unas partidas de “Imperial Toledo“, ya que “si de excelente calidad fue la defensa del Alcázar, es aún de mejor calidad el ‘Imperial Toledo’, como español y jerezano que es”.TIO PEPE arte contemporaneo 2

Lo que son las cosas; Arturo Barea en su novela La llama, tercera parte de la trilogía La forja de un rebelde que se desarrolla en plena guerra civil en el Madrid republicano podemos leer: …..hasta que me harté de la comedia y me lo llevé al bar de la Gran Vía, al otro lado de la calle. Estábamos bebiendo Tío Pepe cuando comenzaron a caer obuses.

TIO PEPE  -  4

En la foto un visitante un poco revoltoso.

Como curiosidad, quiero reproducir el texto que aparece en un anuncio de ABC de Sevilla en 1940, escrito por Luis Pérez Solero,  que hoy en día sería considerado como todo un alegato a favor del alcoholismo:

¿Cuánto y cuándo has de beber?
Te aconsejo que no bebas
por la mañana temprano
pues hay doctores que dicen que no es sano.
Pero cuando den las once…
Te sentará de primera
Tomar un par de copitas
de SOLERA.
Luego, y pasado un buen rato,
podrás beber, despacito,
dos o tres copas de NECTAR
para abrir el apetito.
Y después, cuando almorzando,
tomes FINO GADITANO,
aprovecha y como mucho,
porque llega el SOBERANO,
que es un coñac de Excelencia,
y tú no tienes derecho
a metérselo al estómago
sin haberle satisfecho.
Después, no tomes más copas;
trabaja, lucha, discurre,
porque aquel que no trabaja
es un burro que se aburre.
Al final de la tarea,
a tu familia convida:
puedes darle TÍO PEPE
para alegrarles la vida.
Y… cuando llegue la noche,
para que no sientas miedo,
tómate, primero, un coche;
luego… el IMPERIAL TOLEDO.

Mención especial, el anuncio primero genérico de González Byass y posteriormente del TÍO PEPE en la Puerta del Sol, en el ático del desaparecido Hotel Paris, entre la calle de Alcalá y la Carrera de San Jerónimo.

TIO PEPE  -  1

En la foto el edificio del Hotel París en la Puerta del Sol con el famoso anuncio de TIO PEPE.

A mediados de los años cuarenta, González Byass decide cambiar su anuncio más emblemático en la capital, en el kilómetro cero. Hoy día la Puerta del Sol no tiene la importancia determinante de aquellos años, en la que era paso obligado de vecinos y foráneos de Madrid. Aquel anuncio en el que solamente aparecía una copa y el nombre de la bodega, es sustituido por el del TÍO PEPE, mudo testigo de todos los acontecimientos vividos en la capital de España en las últimas décadas.  TIO PEPE  -  8

Otra imagen del anuncio de la Puerta del Sol y en primer término la estatua de la diosa Venus que los madrileños conocían popularmente como la Mariblanca.

Desde 1946, el ático del antiguo Hotel París -un hotel con mucha historia que albergó el café bohemio de La Montaña- sostiene las setenta toneladas de la figura creada por Pérez Solero,  con sus brazos en jarra y la leyenda del célebre “Sol de Andalucía embotellado”. El ‘Tío Pepe’ de la Puerta del Sol se transformó con el tiempo en el ‘tío’ más famoso del mundo. Todos los turistas lo fotografiaban, preguntaban por el significado del símbolo y logró evitar todas las trabas impuestas por las autoridades. Por otra parte, los jerezanos nos sentíamos orgullosos de ver la palabra Jerez en un lugar tan destacado de Madrid. El ‘Tío Pepe’ de la Puerta del Sol eludió la orden del último presidente del Régimen, Carlos Arias Navarro, de retirar todos los carteles luminosos de la Puerta del Sol. También superó otro envite cuando, a finales de los ochenta, el Ayuntamiento madrileño diseñó la reordenación de la plaza. Finalmente, Ruiz Gallardón tuvo que reconocer que la famosa botella ‘humanizada’ de Luis Pérez Solero formaba parte de la historia cultural y sentimental de la capital de España.

TIO PEPE  -  9

Pablo Ruiz Picasso contemplando una botella de TIO PEPE vestida de torero sobre una lata de Tortas Imperiales. Probablemente regalo de un amigo español en unas navidades.

Luis Pérez Solero abandonó sus responsabilidades en González Byass en 1964. Murió en Madrid en 1968. Su hijo Ricardo,  (citado anteriormente) uno de los hermanos que levantó la agencia ‘Rasgo’, continuó con el negocio y, consciente de los nuevos aires que corrían en el sector de la publicidad, fue una de las primeras agencias del país que se asoció con una multinacional publicitaria norteamericana, Grey, para formar ‘Rasgo Grey’. Seis de sus hijos, siguen hoy trabajando en negocios relacionados con la publicidad.

Larga vida al TÍO PEPE que hoy por hoy en el extranjero se ha convertido en un símbolo de España.
(Texto: José Prudencio López Campuzano)



035. MIGUEL A. BORREGO SOTO. Arabista.

16 07 2009

miguelangelborregosoto_jerez

Conocí a Miguel Ángel Borrego en el otoño de 2007 cuando un amigo común Francisco Antonio García Romero me lo recomendó para un programa de Onda Jerez Radio en el que se abordaban contenidos  variopintos pero en el que la cultura tenía siempre un lugar destacado. Tengo que confesar que experimenté un gran impacto al comprobar su valía personal e intelectual que luego con el tiempo se ha convertido además  en una amistad de largo recorrido.

Miguel Ángel Borrego Soto, nace en Jerez de la Frontera el miércoles 16 de septiembre de 1970. Coetáneos suyos son: Claudia Schiffer, Julieta Venegas,  Edwin van der Sar, (portero holandés todavía en activo), Luis Miguel (cantante mexicano), Diego Simeone, Mariah Carey y Naomi Campbell.  Su padre Miguel, fallecido en 2008, y su madre María Luisa que aún vive en la casa familiar en la calzada del Arroyo, justo frente a la catedral, encima de unos locales en donde estuvo ubicado el economato de Domecq. Precisamente en Bodegas Domecq, pasó casi toda su vida laboral el padre de Miguel Ángel hasta su jubilación.  En ese entorno, por otra parte precioso, abrió los ojos al mundo Miguel Ángel Borrego,  seguramente cuando jugaba por allí,  no sabría que la entonces Colegial, se había construido sobre los restos de una mezquita árabe y que el portillo del Arroyo determinaba un lienzo de la antigua muralla de Jerez que subía hacia el Alcázar en el sentido longitudinal de la cuesta del Cochino, hoy dentro de las instalaciones de González Byass.  Tampoco  sabría que detrás de su casa estaba el convento del Espíritu Santo del siglo XVI, el primero ocupado por monjas en Jerez.  Unos metros más allá, en una casa entre las calle Barranco y San Fernando, vivió el último alcalde republicano de Jerez, el mallorquín Antonio Miguel Oliver Villanueva, asesinado por los golpistas en agosto de 1936.

borregosoto_001_jerez

Miguel Ángel de pequeño. En el Salón de Actos de La Salle, en una fiesta para los niños de los empleados de Domecq, probablemente en la Navidad de 1972.  Él está en la falda de la madre y su hermana María del Carmen, sentada en las piernas del padre.

Miguel Ángel está en el medio de otros dos hermanos, la mayor María del Carmen y Juan Luis de 41 y 37 años respectivamente. De pequeño estuvo en el colegio de Nuestra Señora del Rosario, (a tiro de piedra de su casa)  popularmente conocido por el Beaterio, que en breve cumplirá sus primeros 200 años en el que más de 50 montó el belén (en el buen sentido de la frase) el bueno de Pepe Guerra Carretero. La EGB la cursó en el Colegio La Salle y el bachillerato en el IES Asta Regia.

ESTUDIOS EN GRANADA.

Se marchó a estudiar primero a Cádiz. Atraído por la cultura árabe quiso ir a Egipto pero dado que su economía no lo  permitía, optó por seguir sus estudios en Granada. Nunca se arrepentiría de aquella decisión que ha sido determinante para su vida. Recuerda esa etapa como la más inolvidable de su existencia. En esa preciosa ciudad vivió cerca de la calle San Juan de Dios, concretamente en la calle Caballerizas en una residencia de estudiantes en la que Angelita fue su particular Domine Cabra, matando de hambre a todos los jóvenes que por allí pasaban. Vivió después en otros sitios, pero terminó viviendo a los pies del Albaicín, en la calle Cárcel Alta que desembocaba en la Plaza Nueva.  Alguna vez ha comentado Miguel que tal vez sea el sitio más maravilloso en el que ha vivido de forma prolongada en toda su vida.

miradorsannicolas_000Un hito importante en la existencia de Miguel Ángel, fue cuando conoció a Mayte en la facultad de filosofía y letras del campus de la Cartuja. Para Miguel aquello fue un flechazo sólo comparable con el encuentro de Dante con Beatriz en el puente de Santa Trinidad en Florencia. Por lo visto le costó trabajo conquistarla, Miguel dice que más que la toma de Granada (nunca mejor dicho) y yo añadiría que no se tomó Zamora en una hora, dado que Mayte es natural de esa preciosa ciudad de la comunidad de Castilla-León.

Por cierto, una fecha que tiene marcada Miguel en su memoria,  es el 15 de diciembre de 1993 en el que por primera vez besó a Mayte. El lugar, el Mirador de San Nicolás con la Alhambra como mudo testigo de ese momento. Conociendo el sitio, se entiende que esa experiencia  sea inolvidable para Miguel.

miradorsannicolas_002

Foto del Mirador de San Nicolás, en Granada, en donde Miguel Ángel besó por primera vez a Mayte. En la imagen de abajo, la visión desde el mirador.

miradorsannicolas_003

Se licenció en Filología Semítica, opción arabo-islámica, y Mayte en Filología Semítica, opción hebraico-bíblica. A renglón seguido ambos siguieron estudiando  y también nos licenciaron en Filología Hispánica.

iglesiasantorcuato_zamora… Y ZAMORA.

Miguel Ángel quedó atrapado por la ciudad de Zamora, en la que se casó con Mayte el 12 de agosto de 2000  en la iglesia de San Torcuato, un templo precioso renacentista con un maravilloso retablo barroco. En Zamora suele pasar Miguel las navidades y la Semana Santa, aunque cuando puede se escapa con toda su familia. No en vano allí siguen viviendo sus suegros y tres de sus cuñados. Por cierto que fruto de ese matrimonio,  tienen dos hijos; Héctor de cinco años y Miguel Ángel de dos. El más pequeño de los dos, dice Miguel Ángel que es “clavadito” a él con la misma edad. (En la imagen, foto de la Parroquia de San Torcuato, en Zamora, en la que se casaron Miguel Ángel y Mayte el 12 de agosto de 2000).

Miguel Ángel suele decir que la Filología Hispánica le da de comer tanto a su esposa como a él.  Ella es profesora de Literatura en La Salle Buen Pastor (según Miguel Ángel) la mejor profesora de ese colegio y de esa especialidad en ESO y Bachillerato, además es Jefa de Estudios de Bachillerato. Por su parte es Jefe de Estudios del Colegio Beaterio, o Nuestra Señora del Rosario y profesor de Literatura e inglés en ESO. Curiosamente trabaja en el colegio que estuvo cuando pequeño. Viven actualmente en la glorieta de Cuatro Caminos, aunque es su deseo de mudarse a un piso más grande.

borregosoto_002_jerezCalcula que tienen más de 3000 libros y en un piso pequeño es complicado. Piensa hacer algún día  un catálogo de todo lo que tienen,  entre libros de lectura, consulta, obras y fuentes árabes, etc.  El despacho ocupa una habitación de las tres del piso y quieren algo más grande, de cuatro dormitorios, uno para el matrimonio, para cada niño uno y una buena biblioteca más en condiciones que la que tienen actualmente, siempre con esa carga de provisionalidad. Miguel Ángel y Mayte en Castelo da Vide (Portugal).

EL JEREZ ISLÁMICO.

Pero la verdadera pasión de Miguel Ángel Borrego,  está volcada en la historia del Jerez islámico. Últimamente ha lanzado en dos artículos y sendas conferencias la teoría de que el origen hay que buscarlo en una red de alquerías de época romana y visigoda donde se produce un asentamiento de militares musulmanes. Ahí surge Jerez que recibe población paulatinamente de ciudades del entorno que se van despoblando en beneficio propio, como Asta Regia o Sidueña, la Madinat Shidhuna árabe que no estuvo donde hoy Medina Sidonia, sino en la sierra de San Cristóbal, cercanas o encima de las ruinas del poblado de doña Blanca.

De hecho, Jerez se llamaba en la Edad Media y en las fuentes árabes primitivas ya aparece con el nombre de Sharish Shidhuna. Las fuentes árabes son la clave para ir perfilando la historia de nuestra ciudad que vivió su época gloriosa en los siglos XII y XIII, con una enorme cantidad de ulemas, sabios que enseñaban las diferentes disciplinas a estudiantes venidos de todo al-Andalus y el resto del Islam. De aquí salieron varios poetas ilustres alfaquíes, gramáticos, expertos en bellas letras, médicos, etc… Fue una época en la que en al-Andalus se vivía un auténtico Renacimiento, el primero tal vez del mediterráneo, anterior al italiano. De hecho muchas obras del Cuatrocento y el Cinquecento italiano parecen inspiradas en obras andalusíes, incluso la Divina Comedia.

perimetrohf0

Como este renacimiento de las letras y las ciencias y las artes fue en lengua árabe no nos parece nuestro, pero existió y fue en nuestro suelo, por ello debemos reivindicarlo, porque su legado aún continúa. en Jerez la magnífica labor de Rosalía González  y su equipo del museo arqueológico nos ha traído muchos restos. De muchos de ellos, cerámicos sobre todo, hay fragmentos epigrafiados que Miguel está  estudiando desde hace un año y pico, traduciéndolos y tratando de explicarlos,  catalogarlos y contextualizarlos. Por supuesto, está muy agradecido a  Rosalía  González,  Laureano Aguilar y Paco Barrionuevo, que le han ayudado en todo lo que Miguel Ángel ha solicitado.

Por cierto que su  tesis está centrada en todo lo que hemos comentado. La dirigen Fernando Velazquez de la UCA y la codirige Virgilio Martínez Enamorado, malagueño del CSIC (Escuela de Estudios Árabes de Granada), el mayor experto en epigrafía de España y de historia de al-Andalus además de una persona magnífica. Fernando Velázquez es otro fenómeno traduciendo literatura andalusí, sobre todo poesía. Con ellos Miguel Ángel ha aprendido muchísimo.  Está también en el grupo de investigación de Fernando Velazquez y Virgilio Martínez le ha incluido en el programa del Seminario Internacional de epigrafía islámica que se va a celebrar el próximo noviembre en Murcia. La ponencia de Miguel Ángel  versará sobre toda la epigrafía jerezana recogida hasta el momento y estudiada por él.

borregosoto_003_jerez

Miembos del Centro de Estudios Históricos Jerezanos: De izquierda a derecha y de arriba abajo: Miguel Ángel Borrego Soto, Esperanza de los Ríos, Paco Antonio García Romero, José Manuel Aladro, Eugenio José Vega Geán y Antonio de la Rosa.

Miguel Ángel Borrego, es  miembro del grupo de investigación AL-ANDALUS-MAGREB (PAI HUM-385, Junta de Andalucía), Departamento de Filología de la Universidad de Cádiz, enero, 2008. LÍNEA DE INVESTIGACIÓN: Historia del Jerez islámico y su producción intelectual.

Ha publicado artículos y reseñas en revistas especializadas como Al-Qantara (CSIC, Madrid), Al-Andalus-Magreb (Universidad de Cádiz) o Estudios sobre Patrimonio, Cultura y Ciencia Medievales (Cádiz). Del mismo modo, ha colaborado junto a otros arabistas en la 2ª edición del libro El Cádiz islámico a través de sus textos, de Juan Abellán Pérez, y es redactor de la Biblioteca de al-Andalus, editada por la Fundación Ibn Tufayl de Almería como parte del proyecto Enciclopedia de la Cultura Andalusí.

PUBLICACIONES Y COLABORACIONES.

Ha colaborado en prensa y radio, y a finales de la década de los 90 creó en Jerez Ediciones A bordo, en las que publicó una breve síntesis histórica de la judería de Jerez de la Frontera y la traducción de algunos poemas amorosos del poeta cordobés Ibn ?Abd Rabbihi. En internet, colabora en la página web www.arabismo.com. Además, pertenece a la Asociación de Amigos del Centro de Estudios Protohistóricos del Castillo de Doña Blanca (Amicenes) y ha sido propuesto recientemente como Asociado Numerario del Centro de Estudios Históricos Jerezanos. También es becario de la Fundación Ibn Tufayl, con la que colabora en la redacción de la Enciclopedia de al-Andalus

Xeres4

LIBROS

  • Una ciudad equivocada (cuaderno de poesía). Jerez, 1997.
  • Ibn Abd Rabbihi: Poesía amorosa (edición y traducción de Miguel Ángel Borrego Soto y Manuel Guillén Monje). Jerez, 1997.
  • La judería de Jerez de la Frontera. Jerez, 1997.

COLABORACIONES

  • Abellán Pérez, Juan, El Cádiz islámico a través de sus textos, 2ª ed. ampliada y corregida. Universidad de Cádiz, 2005.
  • Revista Literaria Octubre. Pliegos de poesía (Murcia).
  • Revista Literaria Almena (Zamora).
  • Revista Entre dos Mundos, editada por CEAIN (Centro de Acogida de Inmigrantes) de Jerez de la Frontera.
  • Colaboración en el programa de ONDA JEREZ RADIO, Entre dos mundos, de CEAIN (Centro de Acogida de Inmigrantes) dirigiendo y presentando la sección cultural Desde el ajimez. 1999-2002
  • Diario Jerez Información (Jerez de la Frontera).
  • Diario de Jerez (Jerez de la Frontera).

CONFERENCIAS

  • “La producción intelectual en el Jerez islámico (siglos X-XIII)”. Ciclo Otoño de al-Andalus. Mezquita del Alcázar de Jerez, 26 septiembre 2006.
  • “Jerez en las fuentes árabes medievales (desde su fundación al siglo XIII)”. Museo Arqueológico Municipal de Jerez, 22 febrero 2008.

borregosoto_004_jerez

Miguel Ángel Borrego Soto,  posee la sencillez de los grandes hombres. Cuando pequeño devoraba con avidez la pequeña biblioteca de su padre y ya estudiando 4º de la antigua EGB fue atrapado por la lectura de manera irremediable. Él siempre dice que su mujer y sus hijos es lo más importante que le ha pasado en su vida, además del amor que siempre ha profesado a sus padres y a sus hermanos. Por eso,  el  fallecimiento de su padre el pasado año me consta que fue un duro golpe del que a duras penas se va recuperando. Es una delicia escucharlo leer poemas en árabe, muchos de ellos traducidos por él mismo.  Miguel Ángel ha sabido enseñarnos a muchos que la larga presencia árabe en nuestro país no fue un paréntesis oscuro sino todo lo contrario. Sólo tengo una asignatura pendiente con Miguel Ángel: que alguna vez saque del cajón esos poemas que ha escrito a lo largo de su vida y que estoy seguro que con esa especial sensibilidad que tiene, deben ser preciosos. Por lo demás, para uno es un honor tener esa bonita amistad con un tipo tan genial como Miguel Ángel Borrego Soto, quien además es autor de un interesante blog: EN LA TIERRA DE SIDUEÑA. La fenicia Asidón, entre la realidad y el mito, entre Jerez y El Puerto.

José Prudencio López Campuzano



015. PEPA PARRA. Poetisa y Filóloga.

29 05 2009
pepa-parra-2

Pepa Parra

Ser amigo de Pepa Parra es una de las mejores cosas que me han podido suceder en mi vida. Por eso tengo que pedir disculpa si al hablar de ella se me percibe poca objetividad. Al fin y al cabo, la objetividad es una subjetividad aderezada por la complicidad y el afecto. Creo que la conocí en 1995. No recuerdo quien nos presentó después de una lectura poética en un espacio llamado El Tonel en la bodega González Byass. Curiosamente a los pocos segundos me dijo de memoria uno de sus poemas. Me llamó la atención porque era precioso, probablemente de su primer poemario Elogio a la mala yerba; algún día le preguntaré si se acuerda. A ella le gusta que la llamen poetisa más que poeta, dice porque le suena a sacerdotisa o a pitonisa. Cualquiera que conoce a Pepa se engancha con la poesía pues es difícil escapar del entusiasmo que trasmite. Tengo que reconocer que he aprendido mucho de Pepa en este sentido.

Percibo a Pepa Parra como una persona humana, sensible, solidaria, idealista y refinada, con un gran concepto de la amistad y un espíritu altruista, Me consta que su mayor tesoro son sus amigos a los que cuida y mima con una lealtad a prueba de bombas. Aunque ella no lo piense, tiene todas las características de la lider. Siempre dispuesta a ayudar a los demás con una sonrisa permanente que es su estado natural. Es la antítesis de la vanidad; alguna vez me ha comentado su compañero David Naranjo que le comentó que en la Biblioteca del Congreso en Washington había libros suyos, y se quedó tan pancha. Para ella como si estuvieran en el centro cívico de Nueva Jarilla. Pero hablemos un poquito más de Pepa:

pepaparra_chica_jerez3Pepa nace en Jerez el 7 de febrero de 1965 en el Pelirón, un barrio en el que las viviendas iban pululando a su libre albedrío. Había por allí en aquel tiempo un cine de verano llamado Salón Jerez, rememorando aquel cine de invierno en la calle Doña Blanca desaparecido en los años cincuenta. Ese mismo año ganó el Festival de Eurovisión una cantante francesa, France Gall, con la canción Poupée de cire, poupée de son que aún hoy se escucha con agrado, actuaron los Beatles en España, Mario Vargas Llosa publicó La casa verde o el llorado Ángel González él poemario Palabra sobre palabra. Con el tiempo pudo tratar a los dos. Cuando pequeñita le gustaba Juan Ramón Jiménez y disfrutaba tanto con su poesía y su prosa que no pensaba que ese hombre pudiera estar ya muerto; esperaba algún día encontrarlo por la calle. (En la foto, Pepa Parra, de pequeña en la playa).

pepa-parra-2Se licenció en Filología Hispánica en Cádiz. Algunos de sus coetáneos la recuerdan todos los días leyendo en el tren y contemplando los amaneceres de La Caleta. Desde hace casi diez años trabaja en la Fundación Caballero Bonald. Ella dice ser muy afortunada por trabajar en esa institución plena de actividades relacionadas con la literatura. Además es la subdirectora de la revista literaria Campo de Agramante que emite la fundación con una cadencia casi semestral, además de ser la que publica las actas de los Congresos que como libros de consulta no tienen precio.

Ha sido galardonada entre otros con el Premio Internacional de Poesía Loewe a la Creación Joven en 1995 -por el libro Elogio a la mala yerba-,En el jurado estaba Luis Antonio de Villena. Precisamente en mayo de 2005 cuando estuvo dicho autor en la actividad Pliegos de Agramante de la Fundación, recordaba la situación de cuando Enrique Loewe la invitó a comer junto con él en un restaurante muy chic de la calle Serrano y percibió a Pepa como una provincianita alucinada y pardilla. Con el tiempo, Pepa ha sido varias veces jurado en la concesión del citado premio y se mueve por Madrid con soltura y madurez.

pepa-parra-con-mario-vargas-llosa-jose-manuel-caballero-bonald-y-jesus-fernandez-palacios

De izquierda a derecha, Mario Vargas Llosa, José Manuel Caballero Bonald, Pepa Parra y el poeta gaditano Jesús Fernández Palacios.

También obtuvo el Premio Internacional de Poesía La Porte des Poètes, (París 1999) -por la plaquette África-, el Accésit del Premio de Poesía Luis Cernuda (Sevilla, 2000) -por el libro Tratado de cicatrices – y el Premio Internacional Unicaja –por el libro La hora azul-

Ha publicado los poemarios Elogio a la mala yerba (Visor, 1996), Geografía carnal (Diputación de Cádiz, 1997), Alcoba del agua (Quórum, 2002), Caleidoscopio de Venus (Ed. César Sastre, 2005), Tratado de cicatrices (Calambur, 2006), La hora azul (Visor, 2007), el álbum ilustrado Oficios imposibles, con el pintor Carlos C. Laínez (E.A., 2007) y la plaquette Idolatría (Colección Cuatro Mares, 2008).

pepa-parra-en-valencia-con-vicente-gallego

Pepa Parra en Valencia con Vicente Gallego

Ha intervenido en antologías como La plata fundida (25 años de poesía gaditana) (Quorum, 1997), Ellas tienen la palabra (Hiperión, 1997), La poesía plural (Visor, 1998), Mujeres de carne y verso (La Esfera de los Libros, 2002), Los cuarenta principales (Renacimiento, 2002), Reinas de Taifa (La Espiga Dorada-Fundación Caja Rural del Sur, 2004), Ilimitada voz: Antología de poetas españolas 1940-2002 (Ed. de José Mª Balcells, UCA, 2004), Hablando en plata (Homoscriptum, México, 2005), El placer de la escritura (Universidad de Cádiz, 2005) ; Poesía viva de Andalucía.- (Guadalajara. México, 2006); Con voz propia. Estudio y antología comentada de la poesía escrita por mujeres (1970-2005).- Renacimiento, 2006; Los senderos y el bosque.- Visor, 2008.

pepa-parra-con-gustavo-martin-garzo

Pepa Parracon Gustavo Martin Garzo

Colabora como columnista de opinión en prensa diaria y en revistas de literatura y ha participado poniendo texto a obras de diversos artistas plásticos.

Poemas suyos han sido traducidos al portugués, al francés, al árabe, al inglés y al alemán. Algunos de sus textos han sido musicados por los cantautores Juan Luis Pineda (en el disco Olla de grillos) y Pedro Grimaldi (en el disco Adonde quiera que vueles).

Quiero concluir este pequeño homenaje a una buena amiga con un agradecimiento y un deseo. Rendirle gratitud, porque ha sabido inculcarnos que la poesía sea para los que nos honramos con su amistad algo cotidiano, y la esperanza de que pueda liderar para las futuras generaciones ese grupo poético de los todavía jóvenes nacidos en los sesenta.



004. “CARPE DIEM” para Darío Pérez Carvajal

19 04 2009

dario-perez-carvajal1

Darío P. Carvajal

La vida puede ser sólo un instante,
¡mirad, que ya su rostro está iracundo!
¡corred, que ya la parca está delante!

Arropado por la asociación Argónida, nacida a su vez, de un taller de poesía, impartido en la Fundación Caballero Bonald por Pepa Parra, Darío Pérez Carvajal, con la emoción de sus ojos y desde la ilusión de la primera vez, nos leyó ayer en el marco natural del Parque Metropolitano “Marisma de los Toruños”, los poemas de su primer libro, Sueños, que este joven poeta dedica a su querida hija Paula.

dario-en-fundacion-caballero-bonald

Lectura poética en la Fundación Caballero Bonald.

Como la propia Pepa Parra describe en el prólogo, Darío contagia con su estímulo a los que le conocemos por su pasión por la palabra, su fe en los versos y sobre todo por su entrega incondicional.
Inesperadamente, arañando su biografía, la poesía se ha abierto paso ante los atónitos retazos de una formación que le ha instruido como capataz forestal, que le hace batallar a diario en el campo de la electrónica y que le compromete con el mundo de la solidaridad y de la cultura a través de su militancia como Secretario de Cultura y Desarrollo en la comarca de Jerez, de SURGENTE, juventud de UGT -Andalucía. 

portada-libro1

Primer libro de Darío P. Carvajal

La temática de sus “Sueños” se desliza desde sus querencias otoñales hasta la misma Parca, pasando por el amor, las evocaciones,  y las reseñas de sus poetas preferidos, a los que rinde, una intertextualidad implícita en el caso de Lorca, Hernández o Machado, cuando no un homenaje explícito, como en el caso de Jaime Gil de Biedma.
Las últimas generaciones de la poesía española habitan en los versos de Darío, junto con las presencias de sus percepciones, esperanzas, tristezas y sobre todo, de su pasión por vivir.
Sin duda estamos en el umbral de un camino, que Darío habrá de recorrer y que toda la sociedad jerezana, donde su vida se desarrolla y donde se conforma su poesía, querrá compartir.
Adelantándonos desde estas páginas a este ardua pero feliz travesía en la que el joven poeta acaba de enrolarse, sintiéndonos partícipes de sus presencias, paladeando estas rimas y estas imágenes que, tan generosamente nos brinda desde las páginas de su libro, y desde su vida toda, deseamos que los hados le acompañen junto con las personas que él elija para el tránsito, un tránsito que como una premonición tal vez empezó cuando un padre y una madre, hace ya 35 años pusieron Darío a su hijo, completando con el de su anterior hermano, Rubén, el nombre de uno de los más grandes poetas de la lengua castellana.
¡Carpe diem! Darío, con toda la fuerza de nuestra amistad. (Texto: Cristina Díaz-Pinés).

EL CAMINO

Mi alma apenas busca el camino dictado;
el que empezó en el primer grito de libertad
y culminará en el último suspiro condenado.
Es mi senda plagada de anhelos,
hierba verde,
olas,
y tierra seca (polvorienta)
LLena de susurros,
de poemas dibujados
entre las sombras,
sobre el eco difuso
que trae la vida hasta mi rincón,
donde la luz tiene
el tacto del terciopelo.
Y hago frente al mundo
desde la soledad
que tiene la piel por frontera.
Tan sólo a veces (demasiadas)
un aliento de cristales me perfora
y sucumbo a la marea desbordada….
Entonces
Vivo,                                                Y muerdo,
Y escribo                                         ( Y muero)

Ir al Blog de Darío Pérez Carvajal.