382. Concierto de Semana Santa de la Orquesta Beigbeder

21 03 2013

La ORQUESTA de JEREZ “ÁLVAREZ BEIGBEDER” y su director José Ramón Hernández Bellido, han hecho un serio y elaborado trabajo por rescatar del olvido y poner en escena el STABAT MATER que D. Germán A. Beigbeder compuso para la Virgen del Mayor Dolor (Iglesia de San Dionisio). Esta gran obra propia de la cuaresma se estrenó en San Dionisio en el año 1939 y posteriormente sobre los años 60, en el Teatro Villamarta.

El Coro del Teatro Villamarta, el tenor Pedro Miguel Calvo y el barítono Angel Tomás Pérez Cruceira acompañan dicha interpretación. También se interpretarán dos Marchas cofradieras de Beigbeder, adaptadas a orquesta por Luis Alfonso Román, DESAMPARO (dedicada al Prendimiento) y Mayor Dolor .
Se completa el Concierto con la Sinfonía “Lamentatione” de Haydn y El concierto para dos violines de J.S.Bach, con los jóvenes solistas Nuria Sánchez y Javier Comesaña (premiados en el certamen VIolines por la Paz).

Fuente: Orquesta Alvarez Beigbeder

 



381. Cristina López dona a la Hdad. de la Cena una de sus obras

13 03 2013

La pintora jerezana Cristina López da de nuevo muestras de su solidaridad con la ciudad. Este próximo fin de semana donará una de sus últimas obras a la Hermandad de la Santa Cena en señal de respeto al mundo cofrade.

López pintó este cuadro para el concurso de carteles de Semana santa de este año y, aunque no ha sido el ganador, fue seleccionado y expuesto en el Alcázar de Jerez para deleite de todos. Trás a exposición se puso en contacto con el Hermano Mayor de la Hermandad de la Santa Cena para donar el cuadro.

En señal de agradecimiento el sacerdote de San Marcos benecirá  el cuadro en La Via Crucis que tendrá lugar en la iglesia de San Marcos el día 16 de marzo a las 21.00 horas. Primero se procederá a una Santa Misa con todos los hermanos, un breve discurso sobre la obra y posteriormente harán la Via Crucis donde estará la propia artista en un recorrido aproximado de unos 45 minutos.

Proyectos 

La joven Cristina López ha participado recientemente, concretamente en enero,  en la Galería Enma de Madrid en una exposición colectiva, y un mes despúes en otra en  Sala Sojo Ribera Cordoba.

Asimismo ha donado obras a la colección privada Gonzalez Byass en Febrero, y más recientemente ha participado en la exposición colectiva en Sala Castilla la Mancha en Cuenca  también en febrero. Iguamente sus obras han formado parte de la muestra colectiva de mujeres en Museo El pósito en Linares (Jaén), exposición actual.

Para lo que queda de año tiene pendientes varios proyectos en Churriana de la Vega (Granada) el próximo mes, Cuenca en junio, una exposición individual en Figueras (Gerona), y en el mes de agosto una exposición individual en el palacio de exposiciónes en Ronda. Durante el verano intervendrá asimismo en la Exposición colectiva Galería María Aguilar (Chiclana).



380. Encuentro de mujeres por el 8 de marzo

7 03 2013

Con motivo del día Internacional de la Mujer, varios colectivos de mujeres de la ciudad se han unido en una causa común y han organizado para este sábado día 8 de marzo el I Encuentro de Asociaciones de “Mujeres en Pasarela”. Será en el Museo Taurino (calle Ponce) a partir de las 7 de la tarde…



364. LUIS BELLIDO SALGUERO. El cura bicicleta.

6 12 2011

Luis Bellido Salguero nació en Jerez en el Arroyo, el 1 de noviembre de 1924. De haber vivido ahora, el pasado día de los Tosantos hubiera cumplido 87 años. Hijo de  Antonio Bellido Troncoso,’Guerrerito’ banderillero de la cuadrilla del torero ‘Venturita’,  y de Trinidad Salguero, tenía cuatro hermanos: Antonio, Carlos, Encarna y Javier.  Entró en el Seminario en 1938, con 14 años. /En la imagen, Bellido en 1999, poco antes del homenaje que le tributaron. Era un fumador empedernido.

CURA EN EL PUERTO.
Se ordenó sacerdote el 23 de octubre de 1949, siendo apadrinado por Juan Miguel Pomar García y esposa quien, por encontrarse indispuesta, fue representada por Trininad del Pino, viuda de García Mier. Estuvo tres años en su primer destino: El Puerto de Santa María, entre la Iglesia Mayor Prioral de El Puerto de Santa María, ciudad donde le pusieron el apodo de ‘Padre Bicicleta’ por ser ese su medio de locomoción, tanto para desplazarse desde Jerez como para circular por las calle de El Puerto (vivía en la calle San Juan arriba y cogía carrerilla bajando la cuesta abajo); y no por decir la misa más rápido que nadie -que también-, como algunos creían. Dejó muy buena huella. Y la bicicleta, a su amigo Pepe Morillo, que estuvo en la calle San Juan, núm. 20 durante muchos años.

Luis Bellido, en su primer destino, El Puerto de Santa María, en esta ocasión en el escritorio de la Parroquia de San Joaquín.

Luis Bellido fue cura consiliario de Acción Católica. De pie, de izquierda a derecha, en la superior, José Bononato Sáez, Rafael Felices Morro, Pepe Morillo León, Jacinto Cossi Mora, Luís Jiménez González-Nandín, el Presbítero D. Luis Bellido Salguero, Francisco Rábago Vega, Antoñito Sampalo “El Aceitunero”, Pedro Crespo Blanquer, Andrés Alarcón Cañones, Luís Fernández-Sanz Blanco. Los tres de la fila de en medio: Francisco Basallote, José Luís López Franco, Antonio Pineda Crespo. Y en la fila de los que están sentados en el suelo Enrique Rodríguez primo de Juan Luís de los Santos, Antonio de la Torre González, Guillermo Benvenutty, Alarcón, Manuel Barba y Juan Luis de los Santos. /Foto Colección Vicente González Lechuga.

LA PRIORAL Y SAN JOAQUÍN.
De la Prioral, pasaría también a la parroquia de San Joaquín portuense siendo luego destinado a la iglesia de la Magdalena de Sevilla en 1953, donde nosotros le visitamos una vez, acompañando a su hermano Javier. Y luego el destino sería Jerez en 1956, como coadjutor de San Marcos y encargado, a su vez, de las iglesias de San Lucas y de San Juan de los Caballeros, donde tenía su vivienda, en la cual también recuerdo haberle visitado, en alguna ocasión. Posteriormente pasaría a su último destino, como párroco del templo del patrón de la ciudad, San Dionisio, en cuyas habitaciones anexas vivía con su anciana madre desde 1957.

En El Puerto, en la casa parroquial, con sus amigos Pepe Morillo, Manuel Ortega y Pepe Valiente.

SAN DIONISIO EN JEREZ.
En esta parroquia se entregó en cuerpo y alma, tanto a su labor espiritual, como a la restauración del templo, que le costó la mitad de su vida y su salud. Una obra que duró desde el día de Reyes de 1964, hasta la fiesta de la Inmaculada, de 1977, teniendo nosotros ocasión, por entonces, de entrevistarle sobre las mismas, con motivo de la visita que realizara a la misma un ministro, acompañado de diversas autoridades nacionales, locales y provinciales.

MISA ENTRE ESCOMBROS.
Por cierto que sabemos que hay quien guarda viejas fotografías en la que se ve a Bellido diciendo misa, con la iglesia llena de escombros, montones de arena y paraguas abiertos, en días de lluvia. Porque, en los trece años que duraron aquellas primeras obras de restauración, en las que se acometió la más profunda de las intervenciones, desde los cimientos, al artesonado nuevo, nunca se cerró la iglesia. Decía el sacerdote que si se cerraba el templo, jamás se restauraría. Y para sacar fondos para las obras se las ingeniaba de mil maneras, con carteles en los que aparecía montado en un camión de materiales, vestido con su inseparable sotana. Otras veces compraba cupones y, otras, lotería, pensando siempre en que podría pagar si le tocaban, aunque la diosa Fortuna no fue muy generosa con él. Y pidiendo y dando sablazos a unos y a otros, especialmente a determinados amigos y feligreses adinerados, a los cuales solía ir a buscar incluso a los bares donde paraban, para pedirles dinero para las obras. /Fachada de la iglesia de San Dionisio en los cincuenta.

En una visita, precisamente del ministro jerezano Manuel Lora Tamayo, también está el alcalde Miguel Primo de Rivera y el arquitecto Fernando de la Cuadra (también Rafael Manzano Martos), mostrándole las obras de San Dionisio. Bellido era cura de sotana perenne, afirmando que no gastaba en pantalones ni tenían que estar planchados.

MINISTRO LORA TAMAYO.
Una Semana Santa, cuando el ministro de Educación y Ciencia, Lora Tamayo, jerezano de nacimiento, vino a dar el pregón, al pasar delante del humilladero de San Dionisio, desfilando en la presidencia de una cofradía, Bellido se acercó a él, pidiéndole respetuosamente que le echara una mano en las obras de su templo; a lo que el ministro le contestó que iglesias en ruinas, había muchas en España; saltando inmediatamente el cura, contestándole que sí, «pero que ministros de Jerez solo hay uno» y, sin más, se marchó dejando plantado al ministro.

En 1974, durante la celebración de sus Bodas de Oro sacerdotales, con el Obispo Rafael Bellido Caro.

BELLIDO BARATO.
Bellido Salguero tenía una personalidad muy especial y, sobre todo, mucha gracia de la espontánea; sin perder nunca su seriedad; ya que era un sacerdote muy responsable y comprometido. Una vez dijo al Obispo Bellido, compañero suyo de seminario, que si don Rafael era el Bellido Caro, él era el Bellido ‘Barato’. Otra de sus características principales fue el gran amor por los pobres, socorriendo generosamente a cuantos acudían en masa a su despacho; repartiendo lo mucho o poco que tenía. Y en época de inicio del curso escolar, tenía un convenio con la Papelería Consistorio, de su amigo Pablo, para que diera los libros de texto a muchos niños de familias que no podían adquirirlos; pasándose luego él para pagarlos.

RUIZ MATEOS.
A otro amigo feligrés, dueño de una bodega, acudía de vez en cuando a pedirle dinero, en momentos en que las limosnas no le llegaban; se tomaba un te con él y se iba más que contento, porque ya podía aliviar los problemas de alguien. Sabemos que sufrió enormemente, cuando encarcelaron a José María Ruiz-Mateos, a quien estimaba muchísimo. Y cuando éste quedó libre, mandó repicar a gloria las campanas de San Dionisio, formando un gran alboroto; pues le decía a los monaguillos que tocaran «más fuerte, más fuerte, que se enteren en Madrid». /Con el Obispo Auxiliar de Jerez, José María Cirarda Lachiondo.

A LA INTEMPERIE.
Era tal su delicadeza, que cuando murió su madre, Trini Salguero, a la que amaba con locura, y ya vivía completamente solo, una noche tuvo que salir para llevar los últimos auxilios espirituales a un enfermo, olvidándose las llaves; y cuando volvió, ya de madrugada, para no molestar a nadie, se sentó en los escalones de su vivienda, anexa a la iglesia, donde se quedó dormido y allí pasó, en la puerta de la calle, el resto de la noche. De salud delicada, desde 1984 tenía instalado un marcapasos y sufrió, en total siete operaciones.

LE CURÉ DE SAN DENÍS.
Y algo que muchos desconocen: Luis Bellido Salguero era un extraordinario pintor, en la línea del gran paisajista José Montenegro Capel, al que imitaba perfectamente, firmando sus cuadros, que solía regalar a sus amistades y bienhechores, con el seudónimo de ‘Le Curé de San Denís’. Fallecía a las cuatro de la tarde del domingo 5 de marzo del año 2000. (Textos: J.de la P.)



352. Recuerdo a Francisco Almagro Castro

19 07 2011

Escritor y Poeta Jerezano, dos veces pregonero de la Semana Santa de Jerez

(Francisco Almagro Castro en una fotografía de juventud)

Nace en Jerez de la Frontera el 13 de Julio de 1914 en el Barrio de San Marcos y fallece en Sevilla el 20 de Diciembre de 1995. Casado con Doña Enriqueta Germá Casas el 10 de Octubre de 1940, hija del que fue alcalde de Jerez dos veces ,Don Francisco Germá Alsina, de cuyo matrimonio nacieron tres hijos Francisco, Enrique y María del Carmen Almagro Germá.

Estudió en el Colegio de los Marianistas de la calle Porvera en Jerez; asimismo cursó estudios en la Escuela de Comercio de Jerez, donde comenzó a impartir clases simultaneándolo con los estudios, clases fundamentalmente de Matemáticas, Economía y Derecho Mercantil, que siguió impartiendo hasta su posterior desplazamiento a Argentina.

La poesía pronto apareció en su vida dado que hay testimonios de numerosas obras realizadas a Jerez, y a Enriqueta, luego su mujer.

La Semana Santa y sus procesiones atrajeron pronto su atención y devoción, y marcaron mucho su vida posterior de cofradejerezano.

Fue también adémico numerario y fundador de la Real Academia San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras de Jerez por acuerdo de Junta General celebrada el 9 de Octubre de 1949, título expedido el 17 de Marzo de 1984.

Estando en Argentina fue nombrado Comendador  al Mérito de la Orden de Caballeros de la Concordia el 15 de Junio de 1959, Orden fundada por el rey de España en 1246.

Sus actividades para búsqueda de vocaciones sacerdotales a través del Club SERRA ,que fundado en Washington en 1935 como una rama laica de la Iglesia Católica afirma el sacerdocio y los valores de la vida religiosa, rellenó buena parte de sus últimos años en Jerez.

También cabe reseñar su pertenencia a la “Orden Jerezana del Catavino de Oro”, fundada por Jose Luis Lorente Periñan, nacida con la idea de promocionar, premiar y proyectar cuanto suponga el desarrollo y la exaltación de los valores de Jerez y del “Jerez” tanto a nivel nacional como internacional. 

En la empresa privada estuvo de Director General en Casa Lazo en Jerez ,del Grupo Borrero ,y posteriormente marchó a Argentina en 1956 para crear y dirigir Domecq Argentina donde fue Vicepresidente y Director Gerente durante 15 años, regresando a Jerez en 1971 incorporándose a la central de dicha bodega en calidad de Apoderado hasta su jubilación en 1979.

 Asimismo formó parte como vocal de la Junta de Gobierno de la Unión de Hermandades y Cofradías de Jerez en los periodos 1955/56 y 1974/78;  formó parte con varios cofrades de la refundación de la Hermandad de las Tres Caídas en el año 1940, años difíciles pero ilusionantes, donde se trabajó mucho en condiciones complicadas y con recursos escasos, pero sacando adelante poco a poco la Hermandad  y coronando finalmente en la calle con sus pasos y cofrades. Finalmente fue nombrado  Hermano Mayor Honorario por acuerdo del Cabildo en 1956.

(Cartel del pregón ofrecido en 1974)

 A partir de 1941 cuando se instauró el Besapié del Primer Viernes de Marzo en dicha Cofradía, inspirado en el Jesús de Medinaceli madrileño, escribió todos los años y hasta su fallecimiento en 1995 el verso del “Primer Viernes de Marzo “que fue publicado ininterrumpidamente desde 1946 hasta 1995, primero en el Diario “Ayer”,  luego en La Voz del Sur, y finalmente en el “Diario de Jerez”.

Sus versos eran esperados por los cofrades jerezanos con verdadero interés ya que era unos de los síntomas precursores de la próxima Semana Santa como el azahar lo es a la primavera. Paco Almagro incluso en sus años de vivencia en Argentina siguió publicando esta poesía que le hacía llegar al añorado redactor de este periódico Manolo Liaño. Al año siguiente de su fallecimiento, en marzo de 1996,  su hijo Enrique publicó la poesía y en los años sucesivos hasta 2005, la publicó su hija María del Carmen, dándose por concluida una cita poética anual de exaltación del Besapiés de Nuestro Padre de la Salud de en sus Tres Caídas, que duró 60 años ininterrumpidos, cita que los viejos cofrades añoran.

Aquí reproducimos uno de sus versos, concretamente el del año 1961 escrito  en Buenos Aires, lejos de Jerez y que decía así:

 Primer viernes de marzo, a tu llamada

Jerez florece en besos, te venera,

Va  a darse a ti, colmada ya la espera

Con palpitar de entrega enamorada

 Va  a dejar a tus plantas, musitada

Con la oración que en besos floreciera

La súplica de amor que se encendiera

Al apresar la luz de tu mirada.

 Cuando Jerez te entregue el corazón

Postrándose ante ti bese tu Pié

Y los labios restañen tus heridas.

Que mi beso te llegue y mi oración

¡Acuérdate ,señor del que no fue,

Que consuelo, Señor si no me olvidas.

Francisco Almagro hizo del Pregón un  arte en su forma de enfocar los temas, moldear los distintos  capítulos, y finalmente plasmarlo en su presentación a variadas audiencias.

Pregón de la Semana Santa de Jerez año 1956, presentado por Don Francisco Paz Genero y celebrado en La Academia de San Dionisio.

 Pregón de la Semana Santa de Jerez año 1974, presentado por Don Antonio León Manjón y celebrado en el Teatro Villamarta.

Fue dos veces pregonero de la Semana Santa de Jerez, y nos podemos preguntar “¿Porque Francisco Almagro fue dos veces Pregonero de la Semana Santa de Jerez?”:  “Paco Almagro da su primer pregón de Semana Santa en el año 1956 y fue tal el éxito del mismo por su elocuencia, poesía, fácil palabra, dicho sin “papeles” por delante, lo que le imprimió una alta emoción y concentración del público asistente, que la memoria del mismo perduró a lo largo de los años”, rezaban algunos medios.

Por ello a su regreso de Argentina, 18 años después en 1974, fue invitado de nuevo por la Unión de Hermandades a ocupar dicha tribuna para volver a extasiar otra vez a los cofrades jerezanos con su fácil palabra la exaltación de nuestras Hermandades. Por supuesto no defraudó, detallamos aquí uno de los párrafos más significativos y dichos con el mayor énfasis en la exaltación al paso de palio dicho de la siguiente manera:

 “….. En esa maravilla que es un paso de palio, que en su conjunción de elementos artísticos y bellos constituye algo perfecto, la máxima expresión del arte y la belleza .Algo así, como dijera el Padre Cué, como en la poesía es el soneto. Solo hay una diferencia, que el soneto tiene  catorce versos y el paso de palio solo doce varales. Pero yo, yo me quedo con el paso de palio, el paso de palio es perfecto, al paso de palio no le falta nada, debe ser al soneto, sí, al soneto al que le sobran versos.”

Para concluir y para los estudiosos futuros de la Semana Santa Jerezana hay que dejar constancia que Paco Almagro fue un referente destacado de la misma como cofrade y como enaltecedor de sus Hermandades, en el periodo 1941 hasta 1995.

 También destacan en su haber el Pregón de la Hermandad del Rocío de Jerez celebrado el 22 de Mayo de 1975 en la Bodega de Las Conchas de González Byass. Desde los inicios del Pregón del Rocío, Paco siguió ésta iniciativa desde el extranjero donde radicaba por temas profesionales hasta a su vuelta en 1971 donde se unió a la lista de Pregoneros tales como Antonio León Majón, Jesus y Jose María de Las Cuevas, Jose María Pemán, y tantos otros insignes escritores.

O el Pregón de la Feria del Caballo de Jerez año 1979, presentado por Manuel Fernández Peña. Un pregón donde aparece claro otro de sus amores como es el toreo, y más precisamente Rafael de Paula el torero jerezano, al cual le canta de esta manera:

En el capote de Paula

Se esconde un duende dormido,

Que se despierta y le baila

Por oles y fandanguillos.

 La muleta del gitano

Se pega al toro y lo alegra

Y, al ir corriendo la mano,

Borda en gloria su faena.

 Así,

Así torea Rafael

Como tan solo torean

Los ángeles en el cielo

Y el gitano de Jerez.

Del mismo modo suya fue asimisma la Presentación del Pregón de la Feria del Caballo de Jerez año 1980,como pregonero Manuel Ríos Ruiz; y en Radio Jerez realizó la presentación de los Jerezanísimos del año 1973, el 24 de Noviembre de 1974.

 

(Imagen del cartel del pregón de 1979)



332.Una calle para en fundador de la Iglesia Evangélica de Jerez

6 03 2011

HOMENAJE A JOSEPH VILIESID,  PRIMER PASTOR  Y FUNDADOR DE LA CONGREGACIÓN EVANGÉLICA DE JEREZ EN 1872

La asociación cultural jerezana Cine-Club Popular, por medio de su presidente, José Luis Jiménez, ha solicitado al Ayuntamiento la designación de una calle con el nombre del reverendo Joseph Viliesid (Salónica,1845-Bognor,1917), como merecido homenaje al primer pastor y fundador de la congregación evangélica fundad en Jerez en 1872.

Joseph Viliesid Seby y su mujer, Raquel Ben-Oliel, eran dos judios sefarditas convertidos a la fé evangélica, él nacido en Salónica y ella originaria de Orán pero afincada en Gibraltar. 

Ambos se establecieron en Jerez en 1871 para iniciar sus trabajos de divulgación del evangelio, ya que la nueva situación política de España durante el Sexenio Revolucionario así lo permitía.

Hay que considerar que la industria del vino del Marco de Jerez había atraido a la zona a una importante comunidad extranjera que profesaban la fé de la Reforma. 

Gracias a su labor se pudo llevar a cabo la construcción del primer templo y dos aulas de la congregación evangélica jerezana  bajo los auspicios de la Iglesia Presbiteriana Unida de Escocia. La inauguración tuvo lugar el 3 de julio de 1874.

(Edificio que aún se mantiene en pie en la calle Argüelles)



326. SOR VICTORIA VIRÚES. JEREZANA

4 02 2011

La Corporación municipal y en su nombre la alcaldesa, Pilar Sánchez, hizo entrega ayer en un pleno solemne y extraordinario, el título de Hija Adoptiva de la Ciudad a Sor Victoria Virués, religiosa de la Congregación Hijas de la Caridad, directora durante años del Comedor de El Salvador, donde sigue siendo el alma mater.

Victoria Virués Chaves nació en Chiclana de la Frontera el 22 de noviembre de 1925. Con solo 21 años ingresó en el convento de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl y en 1986 llegó a Jerez ayudando en el comedor, en la cocina o haciendo los ‘mandados’. Sor Victoria tiene actualmente 85 años. De todos ellos, más de 60 los ha vivido cuidando a niños, enfermos y personas desfavorecidas.

 La instructora del expediente, la delegada de Participación, Solidaridad y Cooperación, Miriam Alconchel dijo que “Sor Victoria ha sufrido a lo largo de los años la dolorosa desaparición de familiares muy próximos, tragedias que ha sobrellevado gracias al calor de sus compañeras de congregación y al amor y el cariño que le devuelven aquellos por los que ella más ha luchado a lo largo de los años. Con las ilusiones intactas y una personalidad arrolladora, sor Victoria sigue trabajando, en la medida que le permiten sus fuerzas, en el Comedor ayudando a la decena de hermanas que forman la congregación en estos momentos”. Alconchel añadió que la homenajeada, que ostenta el Premio Ciudad de Jerez a la solidaridad – reconocimiento municipal a su importante labor social- siempre destaca el Centenario del Comedor, celebrado en 2005, porque “no tiene palabras para agradecer el esfuerzo realizado por las autoridades políticas, eclesiásticas, hermandades, voluntarios y los jerezanos en general para conmemorar este fecha y el beneficio que supuso para las personas más desfavorecidas, estarán siempre en su memoria como reflejo de lo que se puede hacer a través de un pueblo solidario”. También se refirió a la labor del Comedor que “atiende, en estos momentos de crisis, a más familias y transeúntes que en sus más de 100 años de historia. La generosidad de los jerezanos y de las jerezanas y de sus instituciones ha ido creciendo proporcionalmente a esas necesidades, no importando que nos encontremos en un momento de crisis, o quizás sí y por esa circunstancia la contribución se hace cada día mayor, sabedores de que cada vez hay más necesidad”. 

La alcaldesa concluyó haciendo referencia a los primeros años de su vida dedicados a la agricultura, como el resto de su familia: “experimentada en cultivar la tierra, conoce las técnicas adecuadas para recoger una buena cosecha y sabe diferenciar una tierra estéril de una tierra fértil. Esas mismas enseñanzas nos las ha transmitido con su trabajo diario: cultivando con su alma nuestra tierra y conquistando nuestros corazones con su infinita generosidad, recogiendo el fruto de su constancia, firmeza y perseverancia y mostrándonos que cualquier tierra puede llegar a ser fértil si todos nos lo proponemos. En definitiva Sor Victoria supone la victoria del amor sobre la desigualdad; la victoria del amor sobre la mezquindad; la victoria del amor sobre el egoísmo y la egolatría. Sor Victoria significa profundo amor a Jerez y esta ciudad se siente muy orgullosa de contar con una persona entregada a nuestra ciudadanía, a los que más necesitan ayuda. Hoy quiero confesar públicamente que mi querida Sor Victoria me ha demostrado con sus actos que San Agustín estaba en lo cierto cuando dijo que “la única medida del amor, es amar sin medida”.

TEXTO Y FOTO: Ayto. Jerez



322. 50 AÑOS DE CÁRITAS SAN RAFAEL

26 01 2011

(La alcaldesa ha participado en los actos de conmemoración del 50 aniversario de Cáritas San Rafael)

La alcaldesa, Pilar Sánchez, junto a otros miembros de la Corporación municipal participó ayer en los actos conmemorativos del 50 aniversario de Cáritas San Rafael. En primer lugar ha visitado los talleres de promoción de Cáritas, que cumplen 21 años de existencia, y ha compartido una convivencia con las mujeres que participan en los mismos.

 Posteriormente, y como acto central de la jornada, ha descubierto una placa en la plaza que a partir de ahora llevará el nombre del padre Antonio Valdivielso Nogal, que fue párroco de San Rafael entre 1980 a 1992, una persona muy querida y recordada en la barriada y en el Distrito Sur.

En noviembre pasado se cumplió el 50 aniversario de Cáritas de San Rafael y la parroquia ha querido celebrarlo solicitando al Ayuntamiento con este gesto para homenajear la figura del padre Antonio Valdivielso.

PADRE ANTONIO VALDIVIELSO

Fue párroco de San Rafael entre 1980 y 1992 (12 años), y posteriormente fue trasladado a Madrid, donde permaneció hasta su muerte, en 1998. Pertenecía a la Congregación de los Padres Paúles, de la Misión.

A pesar del tiempo pasado, su recuerdo sigue vivo en todas las personas que lo conocieron, por su entrega a los demás, su generosidad y su constante atención a los necesitados. Vivió por y para los demás y dej ó una profunda huella en los jóvenes, a quienes entendía y escuchaba y mostraba una profunda comprensión.

El padre Valdivielso ha sido una figura clave en la parroquia, sobre todo en el campo social. Durante los 12 años que permaneció allí se desvivió por las personas del barrio y siempre estuvo atento a las necesidades de los más desfavorecidos, y pendiente de que “a nadie le faltase de nada”.

FOTO Y TEXTO: Ayuntamiento de Jerez



288. JOSÉ LUIS REPETTO BETES. Hijo Adoptivo de Jerez.

4 12 2010

Siempre ha gozado del respeto y admiración tanto de la comunidad religiosa como de la civil y llegó la hora de su reconocimiento público como jerezano adoptivo de pro durante muchos años en la ciudad. Monseñor José Luis Repetto Betes, párroco de San Salvador y San Dionisio Areopagita y prelado de honor de Su Santidad el Papa, ha recibido de manos de la Corporación municipal el título de hijo adoptivo de Jerez de la Frontera.

El acto solemne celebrado como manda el protocolo en el Salón Noble del Cabildo Antiguo, ha estado presidido por la alcaldesa Pilar Sánchez Muñoz acompañada por monseñor José Mazuelos Pérez, obispo diocesano de Asidonia-Jerez.

48 AÑOS EN LA CIUDAD.

Natural de Sanlúcar de Barrameda, Repetto, que se encuentra en situación de sacerdote jubilado activo, nació el 8 de agosto de 1936 y fue ordenado en Sevilla el 21 de junio de 1959. Sólo tres años después ya comenzara su ministerio en la ciudad. Durante los 48 años de su pastoreo en Jerez ha estado al frente de la parroquia de Santa Ana, que dejó  en 1973 al sacar, por oposición, la plaza de abad de la entonces Colegial. Allí pasó a ser deán del nuevo Cabildo Catedral tras erigirse la Diócesis.

Hace sólo unos meses era relevado de la responsabilidad en el primer templo diocesano para mantener el de párroco de San Salvador y San Dionisio Areopagita. Ha sido también responsable diocesano de Arte Sacro y lo sigue siendo de Liturgia.

INVESTIGACIÓN HISTÓRICA.

Ha desarrollado, además, una amplia labor de investigación histórica con importante producción bibliográfica en terrenos como la hagiografía, en especial la vida de San Juan Grande en cuyo patronazgo de la Diócesis y canonización en 1996 tuvo un papel importante.

Pero, del mismo modo, ha abordado una importante labor de estudio sobre otros temas locales de gran interés. Dirigió el Centro de Estudios Históricos Jerezanos y es miembro de número de la Academia San Dionisio de Artes, Ciencias y Letras.

Toda esta faceta, junto con su gran labor como eclesiástico, ha contribuido también de modo decidido a este reconocimiento.

La alcaldesa en su intervención, dijo que “al otorgar a José Luís Repetto el título de Hijo Adoptivo,  este Consistorio  hace suyo y comparte los grandes méritos acumulados por nuestro homenajeado a lo largo de los años y que le han hecho acreedor del reconocimiento, gratitud y afecto de esta ciudad”. Asimismo añadió que es un “gran honor poder escenificar en este pleno solemne el homenaje que hacemos a un jerezano que desde hoy ya lo es de hecho, merced al título de Hijo Adoptivo que le concedemos. Y digo que es un honor porque me corresponde reconocer públicamente, en nombre de la Ciudad, los méritos que acumula José Luís Repetto Betes en sus más de 50 años de ministerio sacerdotal y al mismo tiempo, medio siglo dedicado a otras facetas de su prolija vida”.

Pilar Sánchez se refirió a la destacada aportación cultural del padre Repetto a la ciudad: “el padre Repetto ha dedicado y dedica gran parte de su tiempo a una pasión que no oculta en absoluto: la investigación histórica, sin dejar de lado su constante preocupación por la conservación patrimonial y de ser generoso, muy generoso, regalando sus conocimientos, fruto de muchas horas de estudio e investigación que ha sabido compatibilizar con su vocación sacerdotal.  Nuestro Hijo Adoptivo está presente en todo aquello donde su sabia opinión y su docta aportación son imprescindibles para entender el ayer y el hoy de no pocas instituciones civiles, religiosas y del propio Jerez. Su origen sanluqueño, que lleva con orgullo, jamás ha sido óbice para que su jerezanía fuera una seña de identidad inequívoca en nuestro homenajeado. Tanto es así que el nombre del padre Repetto y su enorme personalidad forman parte del paisaje social de una ciudad que lo aprecia y que en muchos aspectos le ha reconocido ya su indudable vocación de servicio a cuanto contribuya a mejorar la imagen de Jerez, divulgar la riqueza de su patrimonio histórico artístico y en definitiva fomentar los valores de la cultura universal”.

La alcaldesa no pasó por alto su vida dedicada al sacerdocio “con una vocación revestida del oro de la entrega a su ministerio, Abad de nuestra histórica Colegiata del Salvador, anterior deán de la Iglesia Catedral y antes de dichos ministerios, Párroco de Santa Ana, miembro del Centro de Estudios Históricos Jerezanos, del que fue su director; académico de la de San Dionisio, en cuya Corporación desempeñó un destacado papel y de la que sería Vicepresidente y de la de Santa Isabel de Hungría, de Sevilla, autor de más de 40 obras, en su inmensa mayoría dedicadas a temas jerezanos… En definitiva, estos son algunos de los hitos más relevantes que podemos destacar de entre los otros muchos que ya se han reseñado con anterioridad”.

Pilar Sánchez subrayó la gran pasión del homenajeado por Jerez, pero además “es un luchador incansable, una forma de ser que se refleja en su trabajo para que la Catedral y San Dionisio fueran ysigan siendo un legado que se escribe en un presente esplendoroso, orgullo patrimonial de la ciudad y que seguramente sería muy diferente sin el concurso fundamental del padre Repetto. Camina por la vida transmitiendo firmeza en su vocación y convencimiento en sus firmes valores siendo una referencia ineludible a la hora de interpretar el ayer de la Iglesia local, haciendo grandes los valores del Jerez creyente, su historia y sus más grandes precedentes”.

Tampoco pasó por alto “sus desvelos por recuperar y enaltecer la vida y obra de san Juan Grande. Tanto es así que el 2 de junio de 1996 fue un día memorable para él y el fin de un largo camino por la canonización en Roma del que hoy es Patrón de la Diócesis de Jerez”. “Ha recorrido los senderos de la investigación de la implicación y del compromiso; ha sido constante, una perseverancia digna de admiración porque la consecuencia, al final, es el logro de los objetivos. Una vida difícil con unos caminos no menos complicados en los que se ha empeñado sin querer llenar sus alforjas con nada excepto con el orgullo personal de seguir sumando a favor de esa entrega a su ministerio y a su vocación vital generosa e inquebrantable”, dijo la alcaldesa. (En la imagen, procesión con el paso con San Juan Grande).

En la vertiente cofrade destacó que “es otra de sus fuentes inspiración. Las hermandades encuentran en el padre Repetto un colaborador cercano al que han recurrido cuando se ha querido realizar una investigación histórica completa y rigurosa que lo ha sido si llevaba su aval, toda una garantía de que el trabajo cumpliría con las exigencias que todo trabajo de este carácter demanda. Querido y respetado, su entrega sin ambages, y mostrando siempre con rotundidad su enorme personalidad, se ha ganado el reconocimiento del mundo cofrade local donde es uno de los nombres fundamentales para entender la etapa más contemporánea de este movimiento en la ciudad, tal es así que en 1979 fue  pregonero de la Semana Santa. Y lo fue también de otros importantes acontecimientos que ya están en la historia cofrade jerezana”. (En la imagen, una de las publicaciones de Repetto Betes).



281. ALVARO OBERTOS DE VALETO. Impulsor de la Cartuja de la Defensión.

26 11 2010

Alvaro Obertos de Valeto ilustre fundador de la célebre Cartuja de Jerez, nació en esta ciudad en el año de 1427. Sus padres de noble y esclarecido linaje lo fueron Francisco Martínez de Moría y Francisca Obertos de Valeto, hija de Miguel Obertos de Valeto y Vargas y de Juana Martínez de Trujillo. Por línea materna era Alvaro Obertos descendiente de la noble y esclarecida familia genovesa de los Fíeseos, á la cual perteneció el pontífice Inocencio IV, de quien era sobrino Micer Huberto, el fundador de este linaje en nuestro país. (Lápida de la tumba del Caballero  Alvaro Obertos, situada en la Cartuja de la Defensión).

No se tienen noticias, sino muy escasas, de la juventud y vida de Alvaro Obertos: por su noble calidad y la época en que viviera, es de suponer que se dedicara al ejercicio de las armas, como así lo manifiesta la lápida que cubre su sepulcro, donde se ve delineada su figura con traje de guerrero.

Fué jurado de la collación de San Juan, donde tenía las casas de su morada, y su nombre con este motivo se encuentra con frecuencia citado en las actas del Cabildo y también mezclado en varios acontecimientos de los que en su época ocurrieron en la ciudad. Vivía solo con una antigua criada de su casa llamada Elvira Rodríguez, y antes también con su abuela Leonor Martínez de Moría.

En 1463, por el mes abril, fue a Sevilla con objeto de visitar el monasterio de la Cartuja, que gozaba de gran crédito por la piadosa calidad de sus monjes, y enterado de sus excelencias tuvo largas entrevistas con el prior D. Hernando de Torres, a quien ofreció todos sus bienes, para que llevaran a cabo la erección de otra Cartuja en el término de Jerez. Toda su hacienda la puso a su disposición y aseguró este ofrecimiento con toda formalidad por escritura otorgada en Sevilla ante el escribano Alonso Ruiz de Porras, en el día 11 de Mayo del mismo año de 1463.

Era el deseo de Alvaro Obertos se cediera sus bienes desde el principio a la fundación, y su ánimo que se verificara en el término de su ciudad natal: pero habiendo los monjes sevillanos abrigado otros proyectos, el asunto se fue demorando algunos años, durante los cuales Alvaro Obertos, cumpliendo su ofrecimiento,. fue cediendo á la Cartuja de Sevilla los bienes que poseía, aunque haciéndolo parcialmente, y con la cláusula de ser para la proyectada fundación. Los monjes le ofrecieron el fundarla en el Valle de Sidueña, término del Puerto de Santa Maria, y como esto no dejara satisfecho el deseo de Alvaro Obertos, se reservó en la cesión de cada uno de sus bienes, el usufructo vitalicio de todos ellos.

Instáronle a que cediese este usufructo, sin el cual era imposible el dar principio a la obra, y habiéndose resistido á ello mientras no se designase un punto del término de Jerez, refiérese que fue al fin determinado por un hecho milagroso el sitio que definitivamente se eligió. Buscando lugar á propósito, hallábase Alvaro Obertos en el que hoy ocupa la Cartuja, cuando hubo de aparecérsele un anciano que le designó aquel mismo sitio para realizar la fundación. Iba acompañado de los priores de las Cartujas de Sevilla y del Paular, comisionados que habían venido por el capítulo de la orden, para entenderse con Obertos en el asunto, y fue creído por ellos que aquel venerable anciano no había sido otro que el apóstol San Pedro, protector de su religión. Creídos y admirados del suceso decidieron fundar allí, donde ya existía una ermita (1) que recordaba otro hecho portentoso, y de la cual tomó luego el monasterio la misma advocación.

Acordes ya en todo, se pidió permiso al cardenal D. Pedro Mendoza, arzobispo que era de Sevilla, y al corregidor de Jerez que lo era el marqués de Cádiz, D. Rodrigo Ponce de León, y en 17 de Diciembre de 1478 se puso la primera piedra de la obra con asistencia de Alvaro Obertos y de los monjes que habían venido a constituir el nuevo monasterio, (dependiendo por entonces del de las Cuevas de Sevilla). Alvaro Obertos concurrió á toda la obra y durante ella asistía y ayudaba á los operarios, habiéndose conservado en el monasterio el cántaro con que Iraia por su mano el agua á los obreros. También fue conservado el devocionario con que rezaba, engastado en plata y cristales formando un relicario en cruz, preciosa memoria cuyo paradero ignoramos en la actualidad.

Monasticón de la Cartuja de la Defensión de Jerez.

Avaro Obertos murió el dia 12 de Marzo de 1482, y su nombre como ha dicho uno de los historiadores de la orden de cartujos, es digno de estar escrito en mármoles y bronces por toda la duración de los siglos. Fue enterrado en la capilla mayor de la Cartuja, donde aun se ve la lápida que cubre su sepulcro, con su figura como ya hemos dicho delineada en traje de guerrero. No gravó al monasterio con sufragios de ninguna clase, pero el capítulo monacalse los concedió amplísimos y anuales, los dias para ello señalados, con un tapete carmesí, bordado con sus armas que eran las de los Morías y con muchas luces y flores, y sobre él, el devocionario de rezo del difunto, de que ya hemos hecho mérito.

El monasterio de la Cartuja jerezana, es célebre por su grandiosidad y el fundador de un monumento tan importante vivirá siempre con una gloriosa memoria y ocupará una de las páginas más ilustres en la historia de la población. (Texto: Diego Ignacio Parada y Barreto. 1875).

Plaza de Alvaro Obertos de Valeto.

(1) Esta ermita, denominada de Nuestra Señora de la Defensión, había sido fundada por los jerezanos en memoria de una refriega que tuvieron en aquel sitio contra una asechanza de los moros, y en la cual salieron victoriosos por protección de la Virgen Santísima, que es tradición se apareció en una nube iluminada, que fue el motivo y defensa para la victoria, por lo cual dieron á la ermita el nombre de Nuestra Señora de la Defensión.