256. CURIOSIDADES DE GONZÁLEZ BYASS XI.

30 06 2010

visitandolabodega

El Marqués de Torresoto de charla con sus corredores. 

Las horas de este incansable, envidia de viejos… y jóvenes, jamás sin ociosas. Labora incesantemente; y se ocupa en materias de tal diversidad, que abrumarían otro hombre que no fuese él“.  Estas imágenes son una reproducción fotográfica digitalizada por el jerezano, fiel seguidor de Gente de Jerez, José María Orihuela, extraídas de la revista editada por González Byass en el año 1937 Visitando la bodega.

GB_

Doña Victoria Eugenia, del brazo del Marqués de Torresoto, y el jerezano Miguel Primo de Rivera. Las instalaciones de las bodegas González Byass recibían ilustres visitas que se disponían a disfrutar del vino de la tierra y uno de los emblemas de nuestra ciudad, y que quedaron para el recuerdo de todos los jerezanos gracias a la revista Visitando la bodega.

CB1

Hoja del álbum de visitas a las Bodegas González Byaas, en las que los Reyes e Infantes de España se dignaron a firmar el 27 de febrero de 1882.

GB2 

Hoja del álbum de visitas que honró con su firma S. M. Don Alfonso XIII el 10 de mayo de 1904.

 



255. ISABEL ORTUÑO GÓMEZ. Pintora comprometida.

28 06 2010

isabelortunogomez_gentede_jerezIsabel Ortuño Gómez nace en Antequera (Málaga) en 1953. Empieza a pintar de forma autodidacta en 1984.

En los años 1985 y 1986, se seleccionan sus obras en el “XXVI y XXVII Certamen Nacional de Pintura” organizado por la Caja de Ahorros de Jerez.

En 1995 realiza su primera exposición individual de óleos y acuarelas en la Sala de Exposiciones de Unicaja en Jerez. Desde 1996 pertenece a la Agrupación de Acuarelistas de Andalucía, participando en exposiciones colectivas  así como en diferentes certámenes  que la agrupación organiza, a nivel nacional e internacional.

En 2001 realiza la segunda exposición individual en la Sala de Exposiciones  “UNICAJA” de Jerez. En  noviembre de 2006 realiza la tercera exposición individual en la sala “Tío Pepe” de González Byass, con el título “De Jerez a Sancti-Petri”, donde se incluyen  rincones de Jerez y marinas, así como distintas técnicas (óleo sobre lino, tabla; acuarelas; pastel…)

sasndionisio_gentede_jerez

“San Dionisio” Acuarela sobre papel.

recreodelascadenas_gentede_jerez

“Palacio del Recreo de las Cadenas”. Óleo sobre lienzo.

Desde 2005 coordina el Grupo de Trabajo ‘El dibujo y las Manualidades como recurso didáctico: Creatividad y Confianza Artística’, del Centro del Profesorado de Jerez. Expuso ese año también en la Central de Correos, en la exposición pictórica organizada por Madre Coraje para recaudar fondos para los proyectos que mantiene en zonas como Perú.

Mantiene un blog: isabelortuno.blogspot.com



254. MIGUEL ÁNGEL MONJE PÉREZ. Tonelero de raza.

25 06 2010

 

Desde que tenía 14 años Miguel Ángel Monje se ha dedicado al gremio tonelero, tan característico de Jerez. Su padre y sus tíos ya trabajaban fabricando botas, por lo que desde pequeño le fascinaba este mundo. Asegura estar enamorado de su trabajo, y por este motivo se ha dedicado en cuerpo y alma durante más de cincuenta años a elaborar toneles. Tanto ha luchado en su trabajo, que ha conseguido ser galardonado en tres ocasiones con la distinción de Campeón Nacional de Toneleros, en un certamen donde los participantes tenían que fabricar una vasija totalmente nueva. El primer premio que ganó fue en 1963, y los posteriores en 1971 y 1975. Por aquella época, Jerez era el centro neurálgico de este gremio, por este hecho cada cuatro años se reunían los mejores toneleros del país para concursar e intentar llevarse el primer premio.

 

__

Miguel Ángel recuerda con anhelo las celebraciones de la Fiesta de la Vendimia, tradición que se ha perdido hace años. Durante estas fiestas los toneleros tenían que arreglar las botas viejas con las duelas rotas, las rehabilitaban y luego las exhibían por la ciudad en un desfile que llegaba hasta el Consejo Regulador. “Es una lástima que la Fiesta de la Vendimia se haya perdido, al igual que haya descendido el oficio por culpa del auge de la mecanización del gremio”, asegura. En Jerez, esta profesión es fundamental para la crianza del vino. Es la única forma de sacar solera a los caldos de la tierra, su principal característica. “El oficio del tonelero es el que ha hecho pueda existir el vino de Jerez, ya que sólo aquí se ha trabajado de esta manera”.

Empezó en un pequeño taller como aprendiz, luego estuvo en Casa Román como oficial. De allí, pasó a trabajar a Zoilo-Ruiz Mateos, donde ganó dos concursos. Con tan sólo 20 años ya era oficial de tonelería. Miguel Ángel Monje ha dado su vida en su oficio, ha sacrificado muchas cosas trabajando durante todo el día, ya que por aquel entonces se ganaba el dinero por trabajo realizado, y solían hacer dos botas por día, cada una de 500 kilogramos. Asegura que es un trabajo muy duro, porque se ponían las vasijas abiertas al fuego, la madera se emblandecía, y a base de martillazos conseguíamos la forma de la bota. Posteriormente, se hacían las muescas para ponerles los fondos”. Se fabricaba con madera americana porque es la mejor para criar vinos con solera. Además de ser un trabajo muy duro, se necesitaba tener maña. De sus seis hijos ninguno ha seguido con esta tradición familiar, porque ya el sector no tenía tanto futuro como cuando él empezó. “Ahora son otros tiempos”. 

Hace quince años que se jubiló y desde entonces se ha dedicado por completo a los trabajos manuales. En su tiempo libre fabrica con sus propias manos tonelerías en miniatura, cuidando al máximo cada uno de los detalles y herramientas que se usan en los talleres. Para conseguirlo afirma Miguel Ángel que ha necesitado mucha paciencia. No sólo, ha reconstruido toneles de pequeño tamaño, sino que le gusta pintar cuadros, con los que tiene decorada su casa. Sin duda, otra forma de expresarse con mucho tesón.



253. GIORGIA MARIANI. Pasión por la cuna del flamenco.

24 06 2010

 

Giorgia Mariani es una chica italiana que llegó a Jerez hace cuatro años. Tras conocer ciertas pinceladas del flamenco en su ciudad natal, decidió viajar a Andalucía. Fue entonces, cuando conoció la riqueza cultural de esta expresión artística. Pero quedó insatisfecha, con ganas de regresar para conocerlo todo. Entre ilusión y asombro buscó información sobre dónde formarse, y así llegó a Jerez, a la cuna del flamenco. Una vez aquí, todo cambió porque notó cierta presencia de algo que ella conoce de primera mano: falta de motivación y formación por la danza oriental tradicional.

giorgia mariani

Y así decidió montar su propio rincón donde dar clases, en las instalaciones de la academia de Mercedes Ruiz. “Mi afición por la danza oriental me viene de familia, mi madre era bailarina profesional en Italia y, claro, desde pequeña he vivido rodeada de baile”, relata. La danza oriental tradicional egipcia es un estilo que pretende divulgar lo antiguo de forma muy diferente a como se conoce hoy. Occidente le dio un cambio para desencadenarlo en la danza del vientre tal como se conoce hoy día. Va mucho más allá. Giorgia empezó como cualquier joven de 20 años a aprender esta modalidad artística. Y también danza y baile flamenco.

Uno de los principales motivos por los que Giorgia se instaló en Jerez para impartir sus clases era eliminar los prejuicios que existen alrededor de la danza del vientre: “Es un baile popular, como cualquier otro, y tiene que abrirse camino en esta sociedad. Ahora está muy encasillado”. Por este motivo se ha preparado mucho, incluso ha tomado clases donde mejor podía hacerlo, en Egipto. No obstante, según Giorgia, en Europa existen muchas escuelas, sobre todo en Inglaterra y Francia donde “trabajan grandes profesionales. En Italia también he tenido posibilidad de conocer algo de esta danza, pero, desde luego, los mejores están donde mencioné antes”, confiesa. A pesar de que los bailes que están de moda son los latinos, Giorgia no ha tenido problemas en llenar sus clases de alumnos con muchas ganas de descubrir el maravilloso mundo que se puede transmitir con la danza egipcia.

Uno de los principales factores de los jerezanos para conocerla es la inquietud de entrar a fondo en esta culturas. “En mis clases, los alumnos tienen la posibilidad de buscar su bienestar tanto físico como psíquico gracias a los movimientos dinámicos, con ejercicios de relajación y posturales, que ayudan a retomar el control del cuerpo”. En este sentido, Giorgia asegura que, al igual que en el flamenco, se juega mucho con la improvisación. También se hace en este estilo de danza egipcia, ya que “ambas son estilos populares”. Aunque reconoce las diferencias patentes entre estas dos modalidades, insiste en que “tienen algo en común”. Como buena amante de esta tierra, y del flamenco, se ha formado con Mercedes Ruiz, porque “primero me enamoré del cante, y a través del cante he descubierto un modo de danza que me encanta”. Si Giorgia encuentra en estos dos estilos puntos en común, ha creado el grupo Tanádi Ensamble, en los que “unimos nuestras habilidades con los instrumentos como el laúd, violín, percusión y danza”. Es una unión de culturas musicales, y todos los integrantes “tenemos la misma inquietud”.

giorgia.jpg

Pero si existe algo que caracteriza Giorgia Mariani es su inquitud creativa constante. Y es por ello que fundó Círculo en el año 2008. Se trata de un centro lúdico-cultural de primer nivel que está situado en la céntrica calle Caballeros.

Para Giorgia el Círculo es su compromiso y propuesta para la evolución personal e independencia en la creación. Su recorrido y formación ahondan en la danza (clasica, jazz, contemporánea, flamenco y medioriental) y en el teatro así como en la pintura creativa de Arno Stern y en el Canto Funcional. Está diplomada en Artes Figurativas (Milán – Italia), se dedica a la danza egipcia contemporánea estudiando con Judy Hammond, Marie al Fajr y Suraya Hilal. El interés por la educación y su experiencia en la expresión la llevan a estudiar y apostar por la Educación Creadora de Arno Stern. Pero Giorgia se rodea en Círculo de excelentes profesionales como: Alberto Belmonte (profesor de Ilustración), Pablo Fornell (Danza contemporánea), Pedro Sara (Fotografía), Miguel Carabantes (Autogestión de la salud y osteópata) y Gamal Seya (Danza y percusión africana).



252. JOSÉ IGNACIO FRANCO. Guitarrista flamenco y creador del himno del ascenso del Xerez C.D.

23 06 2010

El joven José Ignacio Franco es un guitarrista jerezano que, a sus 32 años, ya tiene una gran trayectoria profesional y que además lo avala como una de las grandes promesas del flamenco. Desde que tenía 12 años, cuando empezó a tocar la guitarra en la academia de Manuel Lozano El Carbonero y José Luis Pelao, comenzó a codearse con los más grandes de este arte. A los dos o tres años de entonar sus primeros acordes en la academia, acompañó a artistas de la talla de Paco Cepero o El Capullo.

_

El Carbonero “me presentó en la peña La Bulería, y ya después empezaron a llamarme para actuar con Ezequiel Benítez, Melchora Ortega, Juan Zarzuela…”, cuenta. Y es que José Ignacio Franco es un apasionado de todo tipo de música, pero, como jerezano de pro, es la bulería la que más le gusta y donde más cómodo se encuentra, aunque también con la soleá. “Pero, claro, nosotros estamos escuchando este compás desde pequeños y es más fácil encontrarse cómodo en el compás de la tierra“, explica.

Hace poco más de tres años salió a la venta el disco Abolengo que ha grabado junto a Paco Cepero, y “soy la segunda guitarra del disco“. Pero no es el único disco en el que ha trabajado José Ignacio, ya que colaboró con anterioridad en un trabajo con Juan Zarzuela, en el que los dos artistas interpretaron más de veinte palos diferentes del flamenco. 

Este joven guitarrista ha tenido un gran calendario de actuaciones. Y es que el pasado ha actuado en la Feria de Utrera con un cuadro flamenco jerezano compuesto por Juan Zarzuela, José Méndez y Kina Méndez, entre otros.

zambo

José Ignacio Franco también ha triunfado en su ciudad. Y es que hace algo más de dos años actuó por primera vez en la Fiesta de la Bulería donde acompañó a las Mujeres del Tío José de Paula, lo que fue “un orgullo para mí porque es el festival más importante del flamenco de la ciudad“. Así como, días antes actuó ante los jerezanos en la Pisa de la Uva. .

Durante la promoción de Abolengo realizó una gira junto a Paco Cepero, con el que fue “a diferentes programas de televisión como el de María Jiménez o María el Monte“, aclara. Y además de tocar como no muchos pueden hacerlo, da clases de guitarra, cante y baile en su academia.

José Ignacio Franco ha traspasado todas las fronteras españolas y ha actuado en importantes festivales internacionales de música en Alemania y Brasil. Y, cómo no, también ha dejado perplejo con su arte a Japón, donde estuvo dos meses. “En Japón viven el flamenco de una manera increíble, tuvimos mucho éxito con dos funciones cada día y siempre con lleno absoluto“, explica José Ignacio. Los japoneses disfrutan con el flamenco, pero es que también lo entienden perfectamente y lo sienten, e incluso “he llegado a ver a una japonesa llorar escuchando flamenco, y eso es porque le transmite” y, por sorprendente que parezca, “son unos apasionados del flamenco puro, del más tradicional“.

José Ignacio cuenta que recuerda que la primera vez que actuó con El Capullo “fue un orgullo; yo lo escuchaba en las cintas de casette, y un día me vio actuar en una verbena de Las Viñas, al terminar me llamó y a los dos o tres días lo acompañé con la guitarra en su actuación”. Durante algunos años estuvo con él, y actuó en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, en Gijón y Zamora.

Igual le pasó con Paco Cepero, que también “le escuchaba desde que era pequeño e ir con él fue para mí una alegría muy grande”. La primera vez que actuó con Cepero fue en la celebración de las Fiestas de Otoño, que le falló un guitarrista y “en dos semanas tuve que prepararme el espectáculo, estuve encerrado en casa sin salir”. Con Paco Cepero ha actuado en el Teatro de la Maestranza en la Bienal de Flamenco, en el Teatro Albéniz de Madrid y “hasta en la boda de Jean Renoir, porque le encanta el flamenco, y estuvimos allí con él”, recuerda.

Recientemente ha actuado con Luis El Zambo, sabedor de la profundidad de su toque y de sus conceptos para el acompañamiento de los estilos más puros del flamenco. Y con motivo del ascenso a primera división del Xerez C.D. creó el himno del ascenso que todos los jerezanos tarareaban.



251. MANUEL RUIZ ROMERO. Investigador e historiador jerezano.

22 06 2010
 

 

Miguel cayó perdidamente enamorado de María Consolación. Se sentía que en Jerez lo tenía todo, trabajo, amor y una supuesta próspera carrera política por llegar. El que fuera el último alcalde de la ciudad durante la II República, llega a esta tierra en 1922 tras superar la convocatoria para ser oficial en la Oficina de Telégrafos, en la calle Duque de Almodóvar. Antonio Miguel Oliver Villanueva nació en Palma de Mallorca el 6 de noviembre de 1901. Humano, dialogante y conciliador, se afilió en 1935 a Izquierda Republicana (IR), formación que se fundó el 3 de abril de 1934 en Madrid. Su primer acto público fue en el Teatro Eslava el 12 de enero de 1936, con tal afluencia de público que “viose totalmente ocupado, incluso los pasillos de butacas y gradas”.

 

manuelruiz

 

Con la victoria del Frente Popular el 13 de marzo del 36, tendría lugar una nueva designación de concejales en la que la izquierda alcanza la mayoría, y de la que resulta su nombramiento como alcalde. Tras poco tiempo en Jerez, había alcanzado la presidencia de la primera institución local.

Este cambio en la corporación abría una nueva etapa política encaminada a reanudar el proyecto reformista paralizado a finales de 1933. Se recuperaban así mucha de las iniciativas impulsadas por el Ayuntamiento durante el primer bienio: sustitución de la enseñanza impartida por órdenes religiosas, infravivienda, tímida reanudación de la reforma agraria (ocupación de fincas y explotación de Montes de Propios)…, entre otras. La Semana Santa volvió a suspenderse ante la renovación de anteriores acciones municipales.

La vida de Oliver ha sido campo de estudio para el doctor e investigador jerezano Manuel Ruiz Romero, colaborador de la web ‘www.todoslosnombres.org’, un proyecto que reúne desde hace años información sobre desaparecidos y represaliados andaluces. A partir de un trabajo doctoral para Ciencias Políticas y Sociología sobre las élites municipales de Jerez durante la II República, Ruiz entendió que el último alcalde republicano “debía figurar en dicha web con una micro biografía por obvias razones y méritos propios”.

Manuel Ruiz ha desgranado la vida de Antonio Miguel poco a poco, “fundamentalmente, desde el Archivo Municipal a cuyo personal agradezco su labor desde estas líneas; a través de Actas Capitulares, bandos, prensa y bibliografía ya editada. Eso sí, antes de publicar he querido informar a sus descendientes, que han tenido a bien puntualizar algunos pormenores de su muerte. Ha sido mi modesta contribución a la recuperación de una Memoria Histórica en Jerez, como ciudad en la que por cierto, vienen trabajando con mucha seriedad y rigor algunos historiadores y asociaciones”. Una “modesta” aportación que permite seguir avanzando en la Historia, a través de trágicas vidas como las de Miguel. 

Así, en la etapa de Oliver, además de intentar reformas en la búsqueda de soluciones a los problemas generales de la ciudad: el paro, la falta de escuelas, los impuestos vitivinícolas, la infravivienda, etcétera, se reabrieron también numerosos conflictos sociales silenciados ante la represión ejercida por el anterior gobierno de signo conservador. Oliver empleó sus esfuerzos en lograr la readmisión de trabajadores despedidos después de octubre de 1934 y en recuperar para los sindicatos obreros buena parte de ese espacio socio-sindical perdido. Sin embargo, los graves y provocativos desórdenes públicos habidos tras la ilegalización de Falange, se completaron con unas huelgas que no cejaron durante los breves cinco meses que Miguel estuvo al frente de la institución local.

 

manuelruiz_

 

Jerez rozó el caos en mayo de 1936 y ese panorama hizo ganar apoyos a las fuerzas reaccionarias. La estrecha vinculación de José Antonio Primo de Rivera con la ciudad, le hizo ganar muchos adeptos. Además, “los ayuntamientos tuvieron escasa capacidad de maniobra. No sólo no tenían recursos, sino que dependientes políticamente de los gobiernos civiles (la Administración central) y encima enfrentado a una prensa hostil y a un espacio ciudadano radicalizado de una u otra parte y falto de sentimiento ciudadano y democrático. Pese a que no fueron políticos profesionalizados lo hicieron lo mejor que pudieron, pero está claro que la República cayó entre otras cosas por la falta de un espacio político local fuerte”, subraya el investigador.

¿Cree que todavía hay tabú a la hora de hablar de este pasado de los españoles? El historiador asegura que la Memoria Histórica “no puede depender de los jueces y menos de un solo juez. Debería haber sido una actitud de la propia democracia para con su pasado y los derechos humanos. En cierto sentido pues, la izquierda, o buena parte de ella fue cómplice cuando en 1977 firmó la Ley de Amnistía que dio carpetazo rápido a muchos atropellos. En cualquier caso y, en paralelo a la necesidad que aun tenemos de esclarecer ciertos hechos, es cierto que Andalucía fue un campo de represión brutal durante la Guerra y eso aún está dentro de la psicología colectiva. El problema es cuando la democracia no viene a cuestionar cosas esenciales a su dimensión cívica con el socorrido argumento de que son tradición. Es decir, porque se vienen repitiendo durante muchos años en una España tan católica, militarista y monárquica como en la que estamos”.

La ciudad que paradójicamente se lo había dado todo a Miguel, también se lo arrebató de un tiro en la cabeza. La madrugada del 24 de agosto tropas militares golpistas condujeron a Miguel hasta la tapia del cementerio local donde fue asesinado siendo abandonado su cadáver, una vez rematado. Algunas versiones apuntan a que fue fusilado; otras, a que recibió directamente un tiro de gracia en su cabeza. Testimonia su familia, que el cuerpo fue hallado por el Guardia del cementerio, que avisó al suegro del asesinado. Fue enterrado en la tumba de unos amigos, donde aún reposa. En el instante de su muerte, sus dos hijas, María y Carmen, contaban con una edad de año y medio y un mes de vida, respectivamente.

La actual Corporación jerezana homenajeó en el año 2009 a todos los alcaldes republicanos y mandó realizar retratos de cada uno de ellos a pintores locales. No obstante, esta Corporación local sigue teniendo a Francisco Franco y al golpista, comandante del 18 de julio Salvador de Arizón entre los Hijos Predilectos de esta ciudad. (Arantxa Cala)



250. JEREZ-ELPUERTO, PRIMER TREN DE ANDALUCÍA.

21 06 2010

11141

Estación de Jerez. Litografía de formato alargado. L. Mariani. «Guía del Viajero por el ferro-carril de Sevilla a Cádiz», de Antón Rodríguez. Sevilla: Lit. de las Novedades, 1864.

En el IV Congreso de Historia Ferroviaria se estableció de forma categórica y definitiva la cronología de las concesiones y puesta en marcha de líneas ferroviarias en España, confirmando que el tramo Jerez – El Puerto fue, con diferencia, el primer camino de hierro de Andalucía, en 1854.

Mañana 22 de junio se cumplen 156 años de ese evento. No es cierto, sin embargo, como se ha propagado en muchos textos y yo mismo he creído, que fuese la tercera de España, después de las líneas férreas de Barcelona a Mataró (1848) y Madrid-Aranjuez (1851). La realidad es que se inauguró tan solo dos días después de la línea Tembleque-Almansa, que hacía la 9ª en orden cronológico, habiéndose inaugurado en esos tres años transcurridos varias líneas en el país valenciano, (Valencia-Grao; Valencia-Silla; Silla-Benifayó; Carcagente-Alcira y Alcira-Benifayó) otra más en Cataluña (Barcelona-Molins del Rey) y el enlace de Aranjuez con Tembleque.

puenteferrocarril_puertosantamaria

Puente del ferrocarril, sobre el río Guadalete a su paso por El Puerto.

Dos años después se prolongaría la línea 13 kilómetros y medio hasta una terminal marítima en la zona donde había estado el fuerte militar del Trocadero, arrasado por los franceses un cuarto de siglo antes y, finalmente, llegaría a Cádiz en 1861. El año anterior se había completado el tramo Sevilla-Jerez, con lo que desde el 13 de marzo de 1861 estaban comunicadas plenamente y también por primera vez dos capitales andaluzas.

Para esa fecha el auge de este medio de transporte para viajeros y mercancías en media distancia en toda la península era espectacular e, incluso, una década después, con una diferencia de meses tan solo, dos ciudades bien distantes una de otra: Zaragoza y Jerez instalaron sendos servicios de ferrocarriles urbanos. El de Zaragoza tenía una extensión de 3,7 Km y el de Jerez (Jerez Estación-Jerez Pueblo) casi cinco kilómetros. De ahí se pasó a la gran distancia, uniendo los ramales construidos en cada región hasta formar las grandes líneas ferroviarias radiales que comunicaba la capital del estado con las más importantes ciudades y capitales de provincias.

1trenrota_puertosantamaria

EL TREN DE LA COSTA.
Otro hito histórico en la historia de los ferrocarriles andaluces lo marcó la creación y puesta en marcha de una línea que enlazaba las vecinas poblaciones de El Puerto con Sanlúcar de Barrameda. Por su trazado -El Puerto, Rota, La Ballena, Chipiona, Sanlúcar y Bonanza- se le denominó “Tren de la Costa”. Las obras duraron 16 años, inaugurándose la línea férrea con toda solemnidad el año que se conmemoraba el IV Centenario del Descubrimiento. Sin embargo los promotores locales en el primer año fueron a la bancarrota, haciéndose cargo de la concesión la Compañía Belga de Ferrocarriles Vecinales de Andalucía, cuyas oficinas estaban en la calle Cielo número 82, frente a la bodega de Velarde, actualmente un aparcamiento. Esta compañía mejoró la seguridad y la regularidad del servicio, aunque la rentabilidad no fue la esperada, abandonando la concesión a favor de la Compañía de Ferrocarriles Andaluces que mantuvo la explotación hasta 1936, fecha en que el estado expropió CFA como consecuencia de los constantes números rojos de sus cuentas de resultados. Y después de la Guerra Civil, con la creación de RENFE el servicio pasó a gestionarlo dicha compañía estatal hasta su cancelación por falta de rentabilidad, que forzó la cancelación de la línea al finalizar 1984. Le faltó un lustro y pico para ser una línea centenaria.

VICENTE MERELLO ALBERTI.
Estos dos eventos mencionados tienen una especie de complemento en un proyecto ferroviario que, si bien nunca llegó a realizarse, fue diseñado y registrado como propio por el portuense o porteño Vicente Merello Alberti. En la distancia de un siglo y cuarto que nos separa de esa fecha, y con la debida reserva, pensamos que fue su hermano Julio, el autor de dicho proyecto. Se trataba de una línea de carácter industrial que, partiendo de Jerez, llegaba a la margen del río Guadalete, navegable en esa época hasta El Portal, bordeando la Sierra de San Cristóbal, en cuyas canteras iría una estación de carga y descarga, al igual que otra en un muelle sobre el Guadalete antes del paraje denominado “La Corta”.

manueljosebertemati_gentedejerezEl 1 de agosto de 1886 presentó el proyecto de su trazado, de una longitud de 8.280 metros, a las autoridades municipales jerezanas, estando previsto su enlace en la Alcubilla con el tren urbano existente, al que nos referimos anteriormente. (A la izquierda Manuel J. Bertemati).

Un año después obtuvo la aprobación técnica del proyecto, (R.O. 10-8-1887) y la concesión de la explotación por 99 años. Dos meses después cede –vende, suponemos– el proyecto con todos sus derechos y obligaciones a Manuel J. Bertemati, de Jerez, el cual, tras no pocas incidencias e intentos de llevarlo a cabo, desiste del mismo antes de cumplirse el plazo de tres años que tenía para realizar las obras correspondientes. (Textos: Antonio Gutiérrez. A.C. Puertoguía).



249. JUAN CANO GARCÍA. Un auténtico ejemplo de superación personal.

19 06 2010

En el año 1943 llegó al mundo Juan Cano García. Es padre de tres hijos y está casado con María Luisa Sánchez Flores. Ahora disfruta de una vida tranquila disfrutando de su esposa, sus nietos y sus dos hijas, ya que su único hijo falleció trágicamente en un accidente de tráfico en el año 2002. Y es que la vida para este jerezano no ha sido fácil pero ha sabido plantarle cara y luchar por seguir adelante con esfuerzo y valentía.

En el año 2004, cuando tenía 64 años le detectaron un cáncer de colon que ha logrado superar tras pasar por la sala de operaciones en 35 ocasiones. A partir de ese momento, todo fueron complicaciones, pero nunca le han faltado ganas de luchar. Y es que lo que hoy lleva a Juan a contarlo es su perseverancia y sus ganas de vida porque tras su última intervención en 2007 tenía claro que “parece que esta vez es la definitiva” .

«Los propios médicos nos contaban que un carácter positivo era lo mejor en estos casos», comenta Luci Sánchez Flores, su esposa. Y, quizás, éste sea uno de los motivos por los que Juan ha llegado a superar las 35 veces que ha tenido que entrar a la sala de operaciones, aunque «no me han operado en 35 ocasiones, sino ocho o nueve operaciones importantes, al igual he tenido que permanecer ocho o nueve veces en la UCI», explica. Nunca perdió la cordura, e incluso los psicólogos y psiquiatras que le evaluaban se sorprendían de lo bien que estaba, sin depresión, que en estos casos es complicado no padecer. Pero él lo tenía muy asimilado, sólo tocaba esperar que «me curaran», explica.

juan cano

El mes de noviembre de 2007, Juan y su familia pasaron momentos muy críticos. Y es que «yo no podía soportar más el dolor, por lo que me tuvieron que ingresar y la solución era la intervención quirúrgica», pero los médicos «no se atrevían porque las posibilidades de que saliera bien eran muy escasas, y además me tuvieron que operar dos veces muy seguidas». Tan extrema era la situación que «los propios cirujanos la llamaron Operación Brava porque los riesgos eran muy graves», aclara su esposa.

Han sido casi cuatro años en los que Juan se ha visto obligado a hacer de los pasillos y habitaciones hospitalarias su propia casa. «He llegado a estar ingresado durante más de ocho meses ininterrumpidamente -asegura-, y al principio casi no podía soportarlo, es que no se puede aguantar», pero tuvo que resignarse. «Era lo que había, no podía hacer otra cosa, y además ¿qué iba a conseguir yo quejándome de no querer estar allí? Si regresaba a mi casa, yo sabía que en pocas horas tendría que venirme rápidamente al hospital».

Aunque desde el primer momento que le detectaron la enfermedad, las cosas no han sido fáciles, fueron esos ocho meses, desde el 23 de abril hasta el 23 de diciembre de 2006, los más desesperantes porque «no podía ni beber ni comer nada, todo eran medicamentos», e incluso llegó a perder cerca de 40 kilos, pero, eso sí, el apoyo de los suyos ha sido fundamental. «Mi mujer y yo lo hemos pasado muy mal juntos durante este tiempo, al igual que mis hermanos, que han pasado aquí tantas horas como yo. Y gracias a ellos lo he llevado algo mejor». Sus hijas, María Luisa y Encarni, iban siempre que podían, al igual que sus hermanos, y su esposa que en ningún momento se separó de él.

Pero, como es habitual, por muy fuerte que sea el carácter de una persona o la buena actitud ante los problemas que adopte siempre «existen momentos en los que te vienes abajo, es inevitable, y sobre todo, cuando día tras día veía pasar a otros pacientes que entraban y salían y que yo seguía allí. Es duro». Además, durante tanto tiempo en el hospital «empiezas a cogerle cariño a la gente, y recuerdo -cuenta Luci- un en día concretamente en el que se derrumbó cuando le dieron el alta a Frasquito, su compañero de habitación con el que hizo muy buena amistad. En ese momento le vi realmente agotado, e incluso los médicos le dijeron que esa no era la actitud que tenía que seguir como había estado hasta ese momento, con buena cara». Esta actitud le duró poco, y sus ganar de luchar y echarle coraje a la vida le volvió a invadir.

En esos ocho meses, Juan tuvo que acostumbrarse a estar como en casa. «Todos los días recorría los pasillos del hospital durante dos horas por la mañana y otras dos por la tarde, de esta manera el tiempo se me hacía más corto, y si no hacía esto era imposible soportarlo».

Médicos entregados

Cada vez que los médicos cirujanos le informaban de que se encontraban en la obligación de volver a la sala de operaciones e intervenirle «yo sentía que me iban a curar», y cuando después aparecían las complicaciones no perdía la esperanza. «Tengo mucho que agradecerle a los médicos que me han tratado, han hecho lo imposible por encontrar remedio a mis problemas, hasta lo que no estaba en sus manos». Juan asegura que le han atendido siempre, «daba igual la hora y el día en que llegara, que fuera de día o de noche, ellos siempre han estado ahí, dándolo todo por mí». Al igual que el resto del personal que trabaja en el Hospital de Jerez, «desde las enfermeras hasta las limpiadoras. Todos me han tratado de la mejor manera». Particularmente, el doctor Franco se ha implicado en todo lo que ha estado a su alcance, y es que «nunca han tirado la toalla y yo siempre he confiado en ellos porque así me lo han demostrado que se han partido la cabeza pensando en alguna solución, con nuevas técnicas o avances. Les debo mucho. He vuelto a nacer. Ha sido un milagro».

Ha pasado tres años de la última intervención y Juan ha recuperado su vida. Pese a guardar ciertas limitaciones para mantener la salud a flor de piel hace vida normal. Ayuda a sus hijas en el negocio familiar, da sus paseos por el centro y disfruta jugando de sus nietos pequeños, Juanito y Lorena.



248. CURIOSIDADES DE GONZÁLEZ BYASS X.

16 06 2010

En más de una ocasión se ha hablado en Gente de Jerez de la revista Visitando la bodega que en el año 1937 editó la bodega González Byass y que, José María Orihuela, el jerezano que vive en Argentina desde que apenas tenía unos meses, envía curiosos extractos que muchos habrán olvidado. En esta ocasión, se trata de dos fotografías incluidas en la sección Visitas de la revista.

BG__

Homenaje a Venturita, el diestro jerezano, por su brillante alternativa en Valencia, que brindó al Tío Pepe.

GB_

Manolo Bienvenida y Domingo Ortega con Pericho Chicote, celebrando con Tío Pepe su nobilísima competencia en la última corrida que torearon en Madrid y en la que se disputó el Premio Tío Pepe de oro, mano a mano.

GB_marinos

Marinos argentinos del Buque Escuela visitaron las instalaciones de la bodega González Byass sobre el año 1937, igual que otros personajes relevantes y de cierta importancia social.



247. JOAQUIN M. FERNÁNDEZ CRUZADO. Pintor.

16 06 2010

joaquinmanuelfernandezcruzado_jerezJoaquin Manuel Fernández Cruzado, pintor poco cono­cido fuera de la provincia de Cádiz y tal vez uno de los mejores de su época, era hijo del escultor ubriqueño José Fernánez Guerrero, naciendo en Jerez el 24 de diciembre de 1781 y bautizándolo en la parroquia de San Lucas, marchando a Cádiz al poco tiempo con sus padres y comenzando a dibujar en la escuela donde su padre era profesor, y asistiendo a las clases de Medicina y Cirugía, en las cuales, en presencia del natural, dibujó una colec­ción de láminas miológicas que pasaron a la Academia Gaditana.

En 1805, la Junta de ésta, acordó enviarlo como pensionado a Roma, pero los sucesos ocurridos con motivo de la invasión napo­leónica hicieron que se desistiera de tal viaje, enviándolo solamente a Sevilla a las órdenes de Ceán Bermúdez, y en cuya capital copió a Murillo y Zurbarán, trasladándose después a Madrid, donde bajo la dirección de D. Gregorio Ferro asistió a las clases de la Escuela de San Fernando y a los estudios de Goya y D. Vicente López. En la oposición de 1808 obtuvo el segundo premio de la Academia por el cuadro cuyo asunto es un episodio de la vida del Gran Capitán, y cuyo boceto está en el Museo de esta ciudad.

Los sucesos ocurridos en Madrid el 2 de mayo, le llevaron a for­mar parte de los grupos que se levantaron contra Napoleón, sir­viendo en la Puerta de Fuencarral una pieza de artillería, y pudiendo escapar con las tropas del Duque del Infantado, siendo nombrado subteniente por la Junta de Molina de Aragón, y haciendo toda la campaña, ascendiendo a capitán en 1819, y cayendo prisionero en el 23.

Restablecido el Gobierno de Fernando VII, pasó a Cádiz en e! año 30, con licencia, y la Cruz de San Hermenegildo; habiendo rea­lizado la campaña de América y llegado a actuar de capitán de Es­tado Mayor, sin dejar de olvidarse en todo este período de que era artista y pensionado de la Academia.

En la Escuela de Cádiz ocupó la vacante de D. Manuel Roca, y escribió un Tratado de Anatomía pictórica, muriendo el año 1856, después de una vida muy laboriosa, y dejando muchos cuadros y retratos, tanto de tamaño natural como en miniatura, en los que se muestra un pintor de gran talla, poco admirado de los críticos ac­tuales, a causa de que la mayoría de sus cuadros pasaron a América o quedaron en Cádiz en poder de particulares, entre los cuales eran muy apreciados. (Texto: Manuel Castro Rodríguez).