084. EL MERCADO DE ABASTOS. Un lugar para el encuentro.

29 11 2009

mercado1_jerez

Imagen del mercado a finales del siglo pasado. (Archivo de José Antonio Cirera).

Si se tuviese que escoger entre algunas de las edificaciones más visitadas de Jerez, probablemente una de ellas sería la del Mercado Central de Abastos. El edificio del mercado se levantó en el ex convento de San Francisco, que se adquirió al Estado por un censo de 84.531 reales, y se colocó la primera piedra de este inmueble el 29 de junio de 1873, siendo alcalde el ilustre médico Francisco Revueltas y Montel.
Las partes de hierro de las armaduras fueron realizadas en Marchiennes (Bélgica), en los talleres de Joseph Paris.

La forma de este mercado antes de cercenarse era rectangular y medía 80 metros con treinta centímetros de longitud, por 40 metros con veinte centímetros de altura, por lo que media 3.228,6 metros cuadrados. Los puestos de frutas y hortalizas eran ochenta y cuatro; para carne había treinta; veintiocho mesas para pescadería; un despacho de carne de toro; dos almacenes de comestibles; ocho mesas para despojos; dos lecherías; un departamento para la vigilancia del mercado; dieciséis mesas para despachos de pan, y dieciséis puestos de volaterías.

Esta obra costó cuatro millones de reales aproximadamente, inaugurándose el 25 de abril del año 1885, con lo que este mismo año de 2009 ha cumplido ya los 124 años de vida.

mercado2_jerez

Imagen del mercado y la Plaza Doña Blanca a mediados del siglo XX.

A finales de los años cincuenta del pasado siglo XX se realizó en este mercado una lamentable reforma que fue muy criticada por los jerezanos, ya que le restó parte de su primitiva belleza arquitectónica. De la portada principal derribaron las tres naves que daban a la Plaza Esteve, para hacer el edificio conocido como Magistratura de Trabajo o Iara, cuyo estilo arquitectónico no es el más adecuado para ese lugar de tanta solera. Pero más adelante, el mercado contaba con 227 puestos que entraron en un deplorable estado de abandono, por lo que se tuvo que cerrarse al público el día 2 de junio de 1983. Mientras duraron las obras, los industriales se establecieron en la plaza de abastos de Madre de Dios.

Con esta reforma se quedó el mercado con 105 puestos repartidos de la siguiente forma: dieciséis de carnes, treinta y tres de pescados, cuarenta de frutas, diez de varios, y seis recovas, instalándose unos graciosos carritos de madera que eran utilizado por los pescaderos para vender sus artículos, pero que en la actualidad ya no existen. (Texto: José Antonio Cirera).

mercado3-jerezConcretamente, se trata de un edificio es de estilo neoclásico, construído por el arquitecto D. José Esteve. Las fachadas están elaboradas en piedras y adornadas con cerámica vidriada en la que se han dibujado las grecas que tuvieron en su original construcción.Las entradas y puertas principales conservan las rejas de hierro primitivas y la calle Parada y Barreto, donde se abre la entrada principal, está tratada con un bonito paseo, con numerosos naranjos. Aún, se puede observar en las afueras la construcción de algunos puestos en la fachada lateral de la Iglesia de San Francisco, construídos durante las obras de los años 1983 y 1984. En la actualidad se contabilizan 115 puestos, repartidos entre frutas y hortalizas, pescados, carnes, recovas, aceitunas, ultramarinos, panadería, congelados, especias y bar. El aprovisionamiento del Mercado lo realiza la empresa Mercajerez, adonde acuden los minoristas para comprar los productos, frutas y verduras a los mayoristas, asentadores y entradores. Estas compras se efectúan a horas muy tempranas para que por la mañana todo esté preparado para la venta en el Mercado. El Mercado dispone de cuatro amplias cámaras frigoríficas en sus sótanos, donde se pueden conservar carnes, pescados y frutas. En la actualidad también se distribuyen carnes desde diversas industrias que elaboran productos derivados como chacinas, jamones, conserva de magros, hígados, patés…. Las aves se distribuyen desde los propios mataderos de aves que están situados en la misma ciudad. El pollo, entero o troceado, y la gallina, son las piezas que más se consumen. El pescado se ditribuía hace unos años desde Merca-Jerez. Hoy, cada pescadero lo compra en El Puerto o Sanlúcar y lo vende directamente en sus puestos en La Plaza, que es como popularmente se conoce al Mercado Central de Abastos. (Imagen actual de la zona de verduras del Mercado Central jerezano).


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam Protection by WP-SpamFree