088. MAURICIO GONZÁLEZ GORDON. El caballero de la bodega, predilecto de Jerez.

3 12 2009

Mauricio1_jerez

Mauricio González Gordon recogiendo el título de Hijo Predilecto de Jerez el pasado viernes en una de sus bodegas en la ciudad. Foto: Diario de Jerez.

Jerez se reencuentra poco a poco con su memoria y aquellos que han trabajado duro para hacer de la ciudad lo que ahora es van recibiendo lentamente su recompensa. El pasado viernes, el mejor embajador que ha tenido Jerez y el hombre más importante de sus bodegas, el empresario y conservacionista Mauricio González Gordon, fue nombrado Hijo Predilecto de la Ciudad. A su casi 90 años, el empresario de la bodega que ha sido durenta tantos años bastión de la industria bodeguera jerezana, González Byass, recibió emocionado y ante numerosos amigos y admiradores el título que le apega más a la ciudad para la que ha trabajado tanto tiempo.

Mauricio3_jerezConcretamente, el marqués de Bonanza nació en Hampton Hill, Inglaterra, el 18 de octubre de 1923, donde residían sus padres por razones de trabajo, aunque se trasladó a Jerez cuando apenas tenía tres años de edad. “–Cuando me bautizaron en Hamptown Hill, la aldea inglesa donde nací, hizo de padrino Paco de los Andes, que residía por entonces en Londres. Estuvo encantado de llevarme a la pila, pero cuando me tuvo en brazos, en plena ceremonia, comenzó a envolverme en el papel de ‘El Guadalete’, que él recibía en Londres. Y cuando conmigo entre sus brazos dijo: ‘¡Para que se vayan los ‘mengues’ (malos espíritus) ingleses!’ El sacerdote pidió explicaciones y lo primero que se le ocurrió a mi padre fue decirle: ‘Es una forma nuestra, de allá del sur de España, para atraer la suerte”. Por ello se preguntaba ayer el marqués de Bonanza ante el auditorio de ‘La Concha’ que si era inglés de nacimiento y al tiempo jerezano, “y eres Hijo Predilecto de Jerez, ¿qué más puede pedir uno?”, recordó con humor en el acto de homenaje del viernes. (En la imagen, con los Reyes durante una visita a sus bodegas).

Estudió en su casa con profesores particulares, aunque se examinaba en el Instituto Padre Luis Coloma, donde acabó el Bachiller, ingresando posteriormente en la Escuela Superior de Comercio de Jerez donde consiguió graduarse como profesor Mercantil.

PREMIO A UNA CARRERA DEDICADA AL TRABAJO

Su humanidad y empatía son valores que han sido reconocidos por los miembros del Gobierno local a la hora de concederle el galardón. A la consolidación de estos valores contribuyeron sus años como aprendiz de ajustador, tratando manualmente el hierro. Allí aprendió a modelar la tierra, el agua, el barro y a trabajar el metal, marcando eras en las que se distinguió y dignificó biológicamente. No hay nada más constructor de paciencia y de inteligencia práctica y manual que un banco de trabajo, en cuyo tornillo, el hierro pone a prueba al hombre quien con un juego de limas y un calibrador desarrolla fuerza, ponderación, equilibrio y destreza.

Mauricio2_jerez

Con su mujer en la recogida del nombramiento de Hijo Predilecto. (Foto Pascual. Diario de Jerez).

Después de varios años como aprendiz de ajustador en los talleres de La Parra, de colaborar en el montaje de los aviones y de verlos volar, dejó aquella actividad para en 1942 matricularse en Sevilla en la Facultad de Ciencias Químicas, licenciándose en el año 1946. Aquel mismo año partió para California, donde entró en contacto con el profesor universitario Maynard A. Amerine, que llevaba años dedicado al estudio de la viticultura, con el que intercambió conocimientos sobre el apasionante mundo de la enología, la viña y la bodega.

A su vuelta a Jerez su vida transcurrió en las bodegas de Tío Pepe, donde ha ocupado diferentes y trascendentes cargos en los que ha desarrollado una gran labor, siendo a su vez miembro del Consejo Regulador. En 1981 fue nombrado Capataz de Honor de San Ginés de la Jara. Y en 1993 fue elegido presidente del grupo empresarial, permaneciendo hasta 1996, fecha en la que es sustituido por su hijo.

Pero González-Gordon es un hombre polifacético que practica otras artes, como la navegación a vela, en la que es un consumado marino, como también es un experto ornitólogo, traductor de las guías de las aves de España y de Europa, y por lo que peretenece a varias sociedades ornitológicas y protectoras de la fauna y la flora mundial.

Mauricio5_jerez

SU AMOR POR LA NATURALEZA

Pero entre sus mayores logros, que también lo son para la naturaleza y la humanidad en general, hay que contar de manera ineludible con su lucha por hacer de Doñana lo que actualmente es: reserva de la humanidad declarada por la UNESCO y uno de los símbolos de la lucha por la supervivencia del ecosistema autóctono andaluz. Y es que el sueño de preservar las más de 200.000 hectáreas de marismas del Guadalquivir como un espacio protegido y reservado para la ciencia nació en 1952 cuando los científicos Juan Antonio Valverde y Francisco Bernis organizaron la primera excursión a Doñana, que repetirían años mas tarde con otros científicos y conservacionistas, entre ellos Mauricio González-Gordon. En estas expediciones anillan decenas de miles de aves acuáticas, actividad que será crucial para salvar Doñana, pues servirá para comprobar que las marismas son el punto estratégico de las migraciones ornitológicas entre Europa y África. Más tarde surgirán las Coto Doñana Expedition, en las que participan destacados científicos europeos como Guy Mountfort, Max Nicholson o

Mauricio6_jerezJulian Huxley, y conservacionistas como Luc Hoffman, que difunden por Europa las excelencias de este entorno justo cuando el Gobierno de Franco anuncia planes para transformar las marismas, donde la malaria era endémica, en arrozales y plantaciones de eucalipto, y para urbanizar su litoral. Desde entonces, Mauricio González Gordon se ha convertido, junto a Luc Hoffman, en el fundador del coto que aún se mantiene con vida. (En las dos imágenes superiores, Mauricio González Gordon entre los años 50 y 60 con los científicos y conservacionistas con los que fundó el actual Parque Nacional de Doñana. Fotos: Junta de Andalucía).

MÚLTIPLES NOMBRAMIENTOS

Mauricio7_jerezA lo largo de su vida ha sido distinguido con múltiples nombramientos, medallas y condecoraciones, como la Cruz del Mérito Naval con distintivo blanco. En 1985, la Reina de Dinamarca lo nombró Caballero Dannebrog y posteriormente la Cruz Roja le concedió la Medalla de Oro. Está en posesión de la Gran Cruz del Mérito Agrario, así como del Premio Especial de la Academia Española de Gastronomía. En 2003 fue nombrado miembro de la Gran Orden de Caballeros del Vino que otorga ICEX en la Embajada de Londres. En 2004 recibió el Premio Francisco Bernis de Ornitología. Y en 2005 le fue otorgada la Medalla de Oro al Mérito Enológico y el Premio Andalucía del Medio Ambiente. (El logo quizás más famoso de Tío Pepe, el vino más reconocido de González Byass, en la Puerta del Sol de Madrid).

Está casado con Milagros López de Carrizosa, de cuyo matrimonio son fruto Bibiana y Mauricio, que le han dado siete nietos.


Acciones

Informacion

Una respuesta a “088. MAURICIO GONZÁLEZ GORDON. El caballero de la bodega, predilecto de Jerez.”

3 12 2009
Un amigo (08:13:10) :

Discurso de Aquilino Duque en el acto del nombramiento de Mauricio González-Gordon como Hijo Predilecto de Jerez.

Mauricio
Entre los muchos motivos que tengo para dar gracias a Dios todos los días están las amistades acumuladas a lo largo de los años. Algunas de ellas son como el Guadiana, que afloran cuando menos se lo espera uno después de muchos años de perdidas de vista. El mundo es ancho y ajeno, como decía Ciro Alegría, pero no hay nada tan chico como el gran mundo, como digo yo. Por gran mundo se entiende comúnmente la alta sociedad, donde todos se conocen, si es que no todos están emparentados, pero el gran mundo que yo entiendo y al que tengo a veces acceso es, perdóneseme el tópico, el de la “aristocracia del espíritu”, ese mundo que Fernando Villalón limitaba a las provincias de Sevilla y Cádiz. De estas provincias, una de ellas tiene fuertes vínculos con Inglaterra, ese país que tanto amamos a pesar de sus perfidias, y no me dejarán mentir topónimos como Gibraltar o Trafalgar, que tan malos recuerdos nos traen como Essex o el Drake, el coco de las madres gaditanas como “Bonnie”, o sea Napoleón, lo sería de las inglesas. Sin embargo, un país que nos ha dado a Shakespeare, por no citar más que un nombre, y que ha llegado a ser el principal destinatario de los vinos jerezanos, algo bueno tiene que tener, y ese algo es mucho para algunos entre los que tengo la osadía de contarme. Quiero decir que el que más y el que menos tiene contraída una deuda importante con Inglaterra, una deuda que tiene muchas partidas, y una de ellas es la de haberse prestado a ser la cuna de un jerezano como Mauricio González-Gordon. Mauricio nació en Hampton Hill en octubre de 1923, cuando no hacía ni un mes que otro jerezano insigne, don Miguel Primo de Rivera desbaratara como Don Quijote el retablo de Maese Pedro de la monarquía parlamentaria. No sé si el parto fue literalmente, como aseguraba el Tío Manolo, a la sombra de una de las cepas plantadas en Hampton Court en tiempos del rey Barba Azul, pero lo cierto es que en el bautizo, que fue inmediato, el padrino, el conde de los Andes, envolvió a la criatura en mantillas en un ejemplar del periódico jerezano El Guadalete y que a los padres les faltó tiempo en traérselo a la entonces capital de España, o sea a Jerez, para inscribirlo aquí en el registro civil.
Por la fecha en que nació, Mauricio se libró de recibir el bautismo de fuego con el que se hicieron hombres muchos españoles de su época. Con las guerras de Marruecos había acabado de una vez por todas don Miguel, y la guerra civil concluyó cuando él solo tenía dieciséis años, dos menos de los requeridos para ir al frente en la zona nacional. Pero los hombres no sólo se forjan en el fuego de la trinchera, sino en el del taller o de la fábrica, y así lo entendía el Tío Manolo cuando en la formación de su hijo repitió el método que a él tan buen resultado le diera, cuando se vio obligado a trabajar en un astillero en Escocia y en el trazado de la línea férrea de Arica a Puerto Montt, en Chile. Así fue cómo, aprovechando la afición del niño a fabricar aeroplanos de juguete, lo colocó en un taller a las afueras de Jerez donde se montaban y construían los cazas Polikarpov, sobre el modelo de los capturados al enemigo: los célebres Ratas, que los rojos llamaban Chatos. Mauricio llegaría al cabo de unos meses de jornada laboral de más de diez horas y jornal de dieciocho reales (4,50), a ajustador-montador. Es emocionante cómo Mauricio nos cuenta las proezas de Aresti, el piloto de pruebas que tenían en La Parra y que sin dudarlo un momento se ponía a los mandos del aparato cuyas últimas tuercas acababan de atornillar los mecánicos y sus ayudantes. Una de ellas era la de lanzarse en picado cuando se le paraba el motor para que éste volviera a arrancar y todos temían que se estrellase contra sus cabezas.
Precisamente en Cambridge conocí a un muchacho, a quien su padre, de origen siciliano, cónsul de Italia en San Sebastián y metido en la industria conservera, había mandado a que aprendiera inglés y estudiara el funcionamiento de esa industria en el Reino Unido. Recuerdo que me comentó que había ido o iba a ir a coger fresas a una plantación de la casa Chivers, y yo le dije que me parecía muy bien, porque así vería la empresa familiar desde el punto de vista del trabajador y del empleado que con el tiempo tendría a sus órdenes. Ni él ni yo hemos olvidado esa conversación y hace pocos días la evocábamos en la Bella Easo. Es curioso que este viejo amigo, Alfonso Orlando, comparta con Mauricio González una importante afición: la navegación a vela.
Yo no sé si ese interés infantil y ese contacto juvenil con la aeronáutica fue lo que inició a Mauricio en otra de sus grandes aficiones: la Ornitología. El pasado septiembre, una cuñada mía en Pennsylvania me mostraba un libro que estaba leyendo, que creo se titulaba algo así como Birdwatcher y venía a ser las Memorias del ornitólogo Roger Tory Peterson, y fui a sus páginas con la absoluta seguridad de encontrarme en ellas a Mauricio, traductor y adaptador de la Guía de campo de Aves europeas que Peterson confeccionó en unión de Mountford y Hollom. Fue en esta veste como yo lo conocí y además en el habitat más propio, el del Lomo del Grullo. Mauricio figura en primera fila entre las personas que hicieron el milagro de que un ignorante advenedizo como yo saliera adelante con El mito de Doñana. Hace poco tuve que salir al paso de una información tendenciosa sobre la creación del Parque Natural de Doñana, que consistía en decir más o menos que el Parque se hizo a pesar de Franco. Eso es como decir que don Juan Carlos es rey a pesar de Franco. No falta documentación, gráfica incluso, que demuestre el interés que el Caudillo se tomó por el Coto gracias al escrito redactado por don Francisco Bernis que le elevaron los González. Ya Mauricio había formado con éste y con el inefable Tono Valverde la Sociedad Española de Ornitología, y no es preciso ponderar el apoyo recibido del P. José María Albareda desde la presidencia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.
El otro marco en el que es inevitable encuadrar a Mauricio es en el de la Bodega, donde la cata y selección de caldos fue para Mauricio el “trabajo gustoso” de que hablaba Juan Ramón Jiménez y del que tanto saben los “aristócratas del espíritu”. Ese trabajo fue además doblemente gustoso, pues Mauricio no se limitó a seguir practicando los ritos de una tradición, sino que la curiosidad intelectual y científica de su padre, patente por lo pronto en el libro Jerez Xerès Sherry, lo arrastró en la aventura de la investigación enológica con ayuda de un analista del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Justo Casas, que a regañadientes le hubo de ceder quien entonces dirigía en el Consejo ese tipo de investigaciones, otro jerezano ilustre que se llamó don Manuel Lora Tamayo. No es posible que no haya sido un placer trabajar en esa Bodega donde tan bien lo pasa todo el que pasa por ella. Decía Napoleón que la plaza de San Marcos de Venecia era el salón de recepciones de Europa. La Bodega de González Byass, sobre la que todo está dicho en el reciente libro de su sobrina Begoña, es una de las mejores salas de recepciones del mundo civilizado, es decir, del mundo que bebe vino de Jerez.

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam Protection by WP-SpamFree