104. NAVIDAD EN JEREZ (VI). Aquellos juguetes que se fueron.

19 12 2009

juguetes1_jerez

Tiendas como La Única o La Malagueña han cerrado ya sus puertas, como hace ya algunos años lo hizo la mítica Juguetería Álvarez de la calle Doña Blanca (Fotomontaje del blog De un Jerez de Recuerdos).

Son estas fechas propias para recuperar la ilusión de cuando éramos niños, de rebuscar en revistas, escaparates y tiendas ese juguete ideal que despierte en los más pequeños de la casa la ilusión renovada de cada Navidad, a la espera de que los Magos de Oriente entren a escondidas por la ventana. Pero sin duda alguna, y en sintonía con el espíritu de nostalgia que con estas fechas invaden la ciudad, es imposible no retrotraerse a los tiempos de nuestra infancia, de juegos en la calle y pocos regalos pero maravillosos e ilusionantes en esa noche mágica. Pero la ciudad cambia, y no sólo el espíritu consumista se apodera, pese a la fortaleza de la tradición navideña jerezana, de las calles, sino que el progreso se ha llevado por delante muchos de nuestro recuerdos. Y es que en estos días más que nunca se echan en falta algunas de las tiendas históricas de juguetes, como Juguetería Álvarez, en calle Doña Blanca (ahora convertida en un bazar multiprecio), La Única o la mítica La Malagueña, en la calle Algarve, un paraíso para los amantes de los disfraces. Y estas ausencias nos llevan a recordar desde estas páginas los juguetes tan maravillosos que han hecho disfrutar a muchas generaciones de jerezanos y que ahora, más o menos modernizados o automatizados, permanecen en casa en el recuerdo.

Un poco de historia

juguetes2_jerezY es que desde que existe el ser humano existe la motivación y la necesidad de buscar distracciones y divertimentos. Esto es mucho más común en la niñez. Para ello el hombre siempre ha buscado conformar objetos que ayuden a llevar adelante dichos objetivos. Con el tiempo, estos objetos también han logrado influir en el desarrollo intelectual y psíquico del niño. La niñez influye en el futuro de la persona, es en ese momento donde se configura la personalidad del hombre. Por ello es de vital importancia para el desarrollo del hombre su vida infantil. Y el juguete es un objeto de entretenimiento y de instrucción para los niños que muchas veces ayuda a desarrollar el pensamiento y la creatividad. Por todo esto es que el interés en los juguetes existió desde los mismos comienzos de la humanidad. Los niños de la antigua Roma ya jugaban a la taba. En la edad media los chicos se divertían con cochecitos, silbatos y maracas para hacer ruido, costumbre que se ha preservado hasta nuestros días. También hay ciertos elementos que nos permiten presuponer, dentro del continente americano, la existencia de diversos juguetes en la época precolombina. Desafortunadamente, los materiales con los que estaban elaborados estos últimos – cortezas duras de frutos, madera, palmas y otros productos vegetales.- no permitieron su conservación hasta la actualidad. Uno de los juguetes más arcaicos y populares fue el yo-yo. El constante subir y bajar de este juguete, al igual que el balero, ha cautivado al hombre desde los albores de la historia: si bien el primer registro concreto que se

juguetes7_jereztiene del yo-yo corresponde a la Grecia del 500 A.C., donde mediante excavaciones se encontraron vasijas con el dibujo de un niño jugando con uno, se cree que este simple juguete data de la antigua China imperial. Los yo-yo eran construidos de madera, metal o terracota. El siguiente hito en la historia conocida del yo-yo se registra en 1790, cuando llega a Europa, y, desde allí, a América, convirtiéndose en un producto universal. Juntamente con esto, hay que destacar en la antigüedad la utilización de dos juguetes que prácticamente han compartido su historia con la del hombre: éstos son la pelota y la muñeca. Ambos juguetes han nacido con la humanidad, ubicándose entre los primeros juguetes de la historia del hombre, ya que se han encontrado registros sobre ellos desde épocas antiquísimas.

La pelota y la muñeca

juguetes4_jerezLa mayoría de los pueblos de la Antigüedad usaron la pelota. En el año 1.400 A.C. los niños egipcios ya jugaban con ella, que era fabricada con papiro, caña, marfil, oro, arcilla o madera. En excavaciones en la antigua Troya se descubrieron pelotas grabadas en los vasos de bodas en que se representan distintos ritos nupciales de los griegos. También hay antecedentes de las tribus Celtas en las islas británicas, quienes usaban vejigas de cordero y cabras para jugar a algo muy parecido a lo que hoy llamamos fútbol. Sin embargo, la historia muestra que el juego de pelota más organizado se dio en las tribus del continente americano. Desde los esquimales hasta los Onas jugaban a la pelota, que se solía rellenar con arena, caucho o solamente con aire. Tanto diferentes pueblos europeos como precolombinos la utilizaron para esparcimiento, por deporte, y en diversos ritos religiosos. A pesar de los datos que se tienen sobre la pelota, la mayor antigüedad de la que se tenga noción en el rubro del juguete la atisbamos en las muñecas. Alrededor del 3.000 A.C. existían pequeñas figuras -hechas de arcilla, hueso y madera- usadas como símbolos míticos y religiosos de muerte y poder. A los niños de aquella época se les permitía jugar con ellas a pesar del valor ritual que poseían. También se encontraron datos sobre la existencia de este tipo de juguetes en el Polo Norte, donde durante siglos los esquimales fabricaron muñecas de marfil para sus hijos. Avanzando un par de siglos encontramos, gracias adiferentes excavaciones de donde se han rescatado elementos de la época romano-cristiana, una importante cantidad

jerez3_jerezde muñecas de marfil y hueso. Con el paso de los años, las muñecas se sofisticaron. En 1810, se empezó a utilizar el papel maché para dar más naturalidad a sus cabezas. En 1830 se desarrollan las articulaciones de tornillos para darles movilidad y naturalidad. En 1860 aparece el primer bebé que se sienta. También aparecen otros materiales, como la gutta-percha, la porcelana glaceada, la goma y la cerámica. Las imperfecciones de los rostros se cubrieron con yeso primero y maquillaje después, dando lugar a la muñeca moderna. A principios del siglo XX se desarrollaron en los Estados Unidos bebés en serie y, tras ellos, todas las muñecas típicas de ese país: las de trapo, plástico, de vinilo, etc. se comenzaron a fabricar en cantidades industriales. Entre 1925 y 1945, la industria norteamericana de muñecas desarrolla modelos que abren y cierran los ojos, rodeados de largas pestañas; bocas abiertas que muestran pequeños dientes; dedos con uñas, etc., un avance continuo hasta llegar a las modernas muñecas de plástico y de goma que toman agua y luego mojan sus pañales.

Los soldaditos

juguetes5_jerezEl primer muñeco con forma de animal fue fabricado a fines del siglo XIX. Se trató de un elefante verde producido por una costurera minusválida. En 1902 ya se comenzaron a fabricar en serie osos de juguete con articulaciones en las extremidades y cabeza movible, utilizándose por primera vez mohair (piel de cabra Angora), que, aunque encarecía los costos y por ende el precio final, elitizando el producto, daba a los osos mayor suavidad, siendo el preludio del peluche. Los soldados de juguete se fabricaron desde épocas remotas, llevando consigo una clara ideología militarista muchas veces traducida en nacionalismo. En el continente americano por ejemplo, se vuelven comunes a raíz de las distintas independencias nacionales. El respeto y la querencia hacia el ejército y la defensa del país es inculcado desde la más temprana edad en los tiempos de surgimiento de los estados a punta de bayoneta. Había entonces soldados de barro policromado, de plomo, de madera y hasta de plata para los más ricos. Los títeres también tienen siglos de existencia, en el siglo XVIII se hacían de barro o de madera -representando personajes populares o de teatro- y estaban fielmente vestidos, reflejando la vida real, mostrándose una vez más una de las características del juguete a lo largo de la historia, tratar siempre de imitar a la vida.

Y otros muchos más

juguetes8_jerez

Además, aquí en Jerez han gustado desde siempre jugar con caballos de madera, que se fueron sofisticando pero que permanecen con evocaciones a sus orígenes como en la tienda de juguetes Carrusel, en la calle Castilla, y algunas muñecas clásicas como Mariquita Pérez, que actualmente puede encontrarse renovada y modernizada en su vestuario también en otras tiendas de la calle Bodegas. Barcos de maderas que llevar a la playa, el diábolo que sigue presente incluso entre adultos y la casa de muñecas completan una colección de juguetes que a buen seguro muchos jerezanos recuerdan para siempre.


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam Protection by WP-SpamFree