107. ELMO GALLEGOS. Historia de un corsario jerezano.

22 12 2009

corso1_jerez

Fueron muchos los españoles y los jerezanos que se embarcaron y llegaron hasta América, entonces Las Indias, para ayudar a pacificar la zona, buscar fortuna o simplemente aventuras. Elmo Gallegos tuvo un viaje accidentado pero muy exitoso.

Jerez y el mar han estado siempre muy unidos, tanto que la ciudad y los marineros durante siglos se fundieron y muchos han sido los jerezanos que de una u otra manera, con barcos propios o ajenos, como honrados trabajadores o como piratas, se han ganado la vida en el mar. En la actualidad quedan reminiscencia entre calles que ya distan varios kilómetros del océano algunas referencias en nombres de vías o lugares públicos, como la Pescadería Vieja, hoy convertida en sala de exposiciones. Pero también en algunas instituciones y colectivos sociales, como hermandades o asociaciones. Pero en las páginas de su historia permanecen ecos de una relación que hoy parece inimaginable pero que siempre fue muy estrecha. Por ejemplo, como la del corsario jerezano Elmo Gallegos que se relata a continuación:

corsojerez_6“El de 1556 comienza con una noticia que llena de orgullo a las autoridades jerezanas. El día 7 de enero, Su Majestad Carlos V concede patente al aventurero jerezano Elmo Gallegos, pariente del célebre Gonzalo Pérez de Gallegos, para que capitaneando sus tres navíos pudiera armarlos en corso y perseguir por las costas piratas franceses y turcos-berberiscos que merodeaban las aguas próximas.

Elmo comenzó a navegar llevándose consigo muchos caballeros y gente de su ciudad natal y muy pronto se enfrentaría a dichos corsarios, saliendo en uno de aquellos lances muy mal parado, viéndose forzado a refugiarse en las Islas Canarias. En la Gomera consiguió vencer y cambiar muchos cautivos que llevaba por varios de sus soldados que habían sido capturados por los moros.

corso3_jerezFinalizado el canje y estando allí en aquella isla también el marqués de Cañete, en aquellos años virrey y capitán general del Perú, hicieron ambos amistad y lo convención para que marchase con él a Las Indias.

Llegó al Perú el 27 de abril de 1557 y posteriormente se trasladó a Chile para servir al rey como aventurero, embarcándose junto a sus criados y sus cuatro caballeros en Callao de Lima, para llegar sin problemas a Arica, donde bajaron a tierra y comenzaron su camino a pie por aquellas sierras inaccesibles, montañas cubiertas de nieve, desiertos como el de Atacama, donde perdió tres de sus caballos, y por caminos que nunca nadie había recorrido, alcanzando la ciudad de Coquimbo, donde encontró al gobernador García de Mendoza que había hecho el viaje por mar. Allí intentaron acabar con las guerras que mantenían los españoles con los indios.

Se recuerda con especial interés aquella aventura en la que embarcados su amigo García y él con sus hombres bajaron a tierra en las proximidades de la ciudad de Concepción, y con una espada en la mano y en la otra un azadón, cavaron zanjas para la construcción de un fuerte, que por cierto terminaron no sin muchos problemas.

corso2_jerez

Barcos tipo como en los que pudo viajar el aventurero jerezano hasta el nuevo Continente.

Aquel intrépido aventurero sirvió en aquellas escaramuzas con los indios como buen caballero y valiente soldado, aguantando en aquel baluarte hasta que llegó la caballería y se dirigieron hacia el valle de Arauco. Después de salir airosos los pocos españoles que llegaron de dos enfrentamientos con los nativos, pasaron a la provincia de Tucapal.

corsojerez_5Se construyó otro fuerte, en el cual permaneció Elmo y su gente durante ocho meses, padeciendo todo tipo de penalidades y en guerra constante con sus enemigos, que no les dieron un momento de tregua. Así fue pasando el tiempo entre revueltas y levantamientos de indígenas, participando el jerezano con el mayor valor y mejor triunfo, hasta que los rebeldes fueron sometidos.

Pacificados aquellos lugares, su gobernador dio comienzo al reparto de las tierras conquistadas entre aquellos que lo habían hecho posible, recibiendo una buena recompensa”.

(Texto: Ramírez López, Manuel: “Historias de piratas, corsarios y otras ratas del mar en Xerez y la Bahía de Cádiz”, Editorial AE, Jerez, 2006). En la imagen de la izquierda, la portada del libro donde se extrae esta historia del jerezano Elmo Gallegos.


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam Protection by WP-SpamFree