109. NAVIDAD EN JEREZ (VII). Engalanados para la gran Fiesta.

24 12 2009

Adornos7_jerez

Un nacimiento muy infantil en un hogar jerezano.

La Navidad es una de las fiestas más importantes del Cristianismo, junto con la Pascua y Pentecostés, que celebra el nacimiento de Jesucristo en Belén. Esta fiesta se celebra el 25 de diciembre por la Iglesia Católica, la Iglesia Anglicana, algunas otras iglesias protestantes y la Iglesia Ortodoxa Rumana; y el 7 de enero en otras iglesias ortodoxas, ya que no aceptaron la reforma hecha al calendario juliano, para pasar a al calendario actual, llamado gregoriano, del nombre de su reformador, el Sumo Pontífice Gregorio XIII. Los angloparlantes utilizan el término Christmas, cuyo significado es ‘misa (mass) de Cristo’. En algunas lenguas germánicas, como el alemán, la fiesta se denomina Weihnachten, que significa ‘noche de bendición’. Aunque para algunos historiadores la celebración de la Navidad histórica debería situarse en primavera (entre abril y mayo), y para otros, siguiendo el relato de Lucas 2:8, que indica que la noche del nacimiento de Jesús, los pastores cuidaban los rebaños al aire libre y que el cielo estaba lleno de estrellas, es poco probable que este acontecimiento hubiera ocurrido en el invierno (situándonos en el hemisferio norte, como está Belén). Sin embargo, la Iglesia cristiana mantiene el 25 de diciembre como fecha convencional, puesto que en la primavera u otoño la Iglesia celebra la Pascua.

¿Por qué el 25 de diciembre?

Adornos2_jerez

Nacimiento napolitano del jerezano Ramírez Pazos.

En Antioquía, probablemente en 386, Juan Crisóstomo impulsó a la comunidad a unir la celebración del nacimiento de Cristo con el del 25 de diciembre, aunque parte de la comunidad ya guardaba ese día por lo menos desde diez años antes. En el Imperio Romano, las celebraciones de Saturno durante la semana del solsticio, que eran el acontecimiento social principal, llegaban a su apogeo el 25 de diciembre. Para hacer más fácil que los romanos pudiesen convertirse al cristianismo sin abandonar sus festividades, el papa Julio I pidió en 350 que el nacimiento de Cristo fuera celebrado en esa misma fecha. Algunos mantienen que el 25 de diciembre fue adoptado solamente en el siglo cuarto como día de fiesta cristiano después de que el emperador romano Constantino I el Grande se convirtió al cristianismo para animar un festival religioso común y convertir a los paganos en cristianos. La lectura atenta de expedientes históricos indica que la primera mención de tal banquete en Constantinopla no sucedió hasta 379, bajo San Gregorio Nacianceno.

Los primeros cristianos celebraban principalmente la Epifanía, cuando los Reyes Magos visitaron al Niño Jesús. (Esto todavía se celebra en Argentina, Armenia, España, Perú, Paraguay, Puerto Rico, República Dominicana, México, Colombia, Uruguay, Venezuela y Chile). Para las iglesias orientales la Epifanía es más importante que la Natividad, ya que es ese día cuando se da a conocer al mundo, en la persona de los extranjeros. Algunas tradiciones de la Navidad, particularmente las de Escandinavia, tienen su origen en la celebración germánica de Yule, como son el árbol de Navidad. Allí la Navidad se conoce como Yule (o jul).

Sea como sea, ya es Navidad en Jerez

Adornos1_jerez

Detalle del alumbrado tan jerezano (azul y blanco como la bandera de la ciudad) en la céntrica y comercial calle Larga.

Con la historia aprendida, esta noche la ciudad vibra con la celebración de la Nochebuena, que en Jerez es mucho más que una conmemoración religiosa: es la alegría de una sociedad que conserva pese a la modernidad, sus más entrañables tradiciones. Y esta. Derivada de la celebración en familia y patios de vecinos, no puede ser menos. Pero desde hace ya algunas semanas, las calles, casas, balcones y escaparates de la ciudad se han adornado para anunciar que una de las fiestas en las que más se transforman los jerezanos está cerca. Sin embargo, y pese a las tradiciones, Jerez no ajena a las modas de consumos y a lo que impone la globalización cultural. Así que también en Jerez en estas fiestas se extienden los adornos navideños. Lo característico en las calles son las luces y guirnaldas (aquí también zambombas) que visten la ciudad de día y noche. En los hogares los adornos más característicos, y se podría decir hasta fundamentales, son el árbol navideño y el Belén (para más información sobre la tradición jerezana del Nacimiento, ver nótula 100). Pero también se suelen usar otros como:

  • Calendario de Adviento, que va contando los días que faltan para llegar a la Nochebuena. Generalmente se inicia el 8 de diciembre día en que tradicionalmente se arma el árbol de navidad.
  • Corona de Adviento, que puede ser colocada en la puerta, generalmente consiste en una corona realizada en coníferas naturales o artificiales decorada con moños o elementos típicos de la época. En Jerez son tradicionales los racimos de uva.
  • Centros de mesa, con velas, piñas de coníferas y /o moños con cintas con colores típicamente navideños, y también uvas, que no falten nunca.

En muchos lugares adornan también las fachadas de sus hogares, con muñecos, muchas luces y alguna que otra moda que se ha instalado desde hace unos años para acá. Así, Santa Claus o Papá Noel se impone escalando las fachadas, pero ahora debe competir con sus ‘rivales’ los Reyes Magos, mucho más tradicionales en Jerez y hasta con la imagen del Niño Dios recién nacido.

El árbol de Navidad

Adornos3_jerezTradicionalmente suele emplearse una conífera de hoja perenne, pero en la actualidad también está muy popularizado el uso de árboles artificiales de plástico y otros materiales sintéticos, que son algo más ecológicos, por eso de que no se talan ejemplares vivos. Se decora con elementos navideños como bolas, luces, estrellas, lazos, espumillones y hasta con felicitaciones navideñas y dibujos infantiles.

Cuando los primeros cristianos llegaron al norte de Europa, descubrieron que sus habitantes celebraban el nacimiento de Frey, dios del Sol, la fertilidad, adornando un árbol perenne, en la fecha próxima a la Navidad cristiana. Este árbol simbolizaba al árbol del Universo, llamado Yggdrasil, en cuya copa se hallaba Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio de Odín; y en las raíces más profundas estaba Helheim (el reino de los muertos). Posteriormente con la evangelización de esos pueblos, los cristianos tomaron la idea del árbol, para celebrar el nacimiento de Cristo, pero cambiándole totalmente el significado. Se dice que san Bonifacio (680-754), evangelizador de Alemania, tomó un hacha y cortó un árbol que representaba al Yggdrasil (aunque también pudo ser un árbol consagrado a Thor), y en su lugar plantó un pino, que por ser perenne, simbolizó el amor de Dios, adornándolo con manzanas y velas. Las manzanas simbolizaban el pecado original y las tentaciones, mientras que las velas representaban la luz de Jesucristo como luz del mundo. Conforme pasó el tiempo, las manzanas y las luces, se transformaron en esferas y otros adornos. (En la imagen, un árbol en un hogar jerezano).

Después se agregó la tradición de poner regalos para los niños bajo el árbol, enviados por los Reyes Magos o Papá Noel u otros de los muchos personajes que existen.

El Niño Jesús

Adornos8_jerez

Unos de los Niños Jesús que ahora se están colocando como señal de celebración de la Navidad en muchos balcones jerezanos, como éste de la céntrica calle Medina.

El Niño Jesús es una devoción cristiana a la figura de Jesucristo cuando era niño. Es más cercana a la tradición católica que Papá Noel, de ahí que se esté extendiendo su difusión en las fachadas de los hogares, en contraposición al personaje gordito y barbudo, muy ligado a la ‘colonización’ cultural de los países anglosajones y vinculado en estas latitudes al consumismo más atroz de estas fechas.

Santa Claus

Adornos4_jerez

Un Papá Noel escala por un balcón de una urbanización moderna de la ciudad.

Papá Noel, Santa Claus, Viejito Pascuero, Colacho o San Nicolás son los nombres con los cuales se conoce en el mundo hispano al personaje legendario que según la cultura occidental trae regalos a los niños por Navidad. Es un personaje inspirado en un obispo cristiano de origen griego llamado Nicolás, que vivió en el siglo IV en Anatolia, en los valles de Licia (en la actual Turquía). Era una de las personas más veneradas por los cristianos de la Edad Media, del que aún hoy se conservan sus reliquias en la basílica de Bari (Italia). El nombre que hoy en día recibimos de Papá Noel, procede de Finlandia como San Nicolás. Pero ¿cómo se relaciona con los regalos de Navidad? En la antigüedad, en Roma, se realizaban fiestas – a mediados de diciembre- en honor a Saturno (Cronos para los griegos), al final de las cuales los niños recibían obsequios de todos los mayores. De ahí su analogía.

Los Reyes Magos

Adornos5_jerez

Tres Reyes Magos subiendo por una ventana de un piso, en contraposición con la moda de colocar a Papá Noel.

Es el nombre por el que la tradición católica denomina a los visitantes (tres según la consideración más extendida) que, tras el nacimiento del Jesús, habrían acudido desde países extranjeros para rendirle homenaje y entregarle regalos de gran riqueza simbólica: oro, olíbano y mirra. Estos magos, según la creencia Católica, eran representantes de religiones paganas de pueblos vecinos y por eso ve en el Evangelio, las primicias de las naciones que acogen, por la Encarnación, la Buena Nueva de la salvación.

La figura católica de los Reyes Magos tiene su origen en los relatos del nacimiento de Jesús, algunos, fueron integrados de los evangelios canónicos que hoy conforman el Nuevo Testamento de la Biblia. Concretamente el Evangelio de Mateo es la única fuente bíblica que menciona a unos magos (aunque no especifica el número ni el título de “Reyes”) quienes, tras seguir una supuesta estrella, buscan al “Rey de los Judíos que ha nacido” en Jerusalén, guiándoles dicha estrella hasta Jesús nacido en Belén, y a quien ofrecen ofrendas de oro, olíbano y mirra. Las tradiciones antiguas que no fueron recogidas en la Biblia, como por ejemplo el llamado Evangelio del Pseudo Tomás (o Evangelios de la infancia de Tomás) del siglo II, sin embargo, dan su número y les asignan nombre: Melchor, Gaspar y Baltasar, posiblemente sacerdotes zoroastristas provenientes de Persia.


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam Protection by WP-SpamFree