249. JUAN CANO GARCÍA. Un auténtico ejemplo de superación personal.

19 06 2010

En el año 1943 llegó al mundo Juan Cano García. Es padre de tres hijos y está casado con María Luisa Sánchez Flores. Ahora disfruta de una vida tranquila disfrutando de su esposa, sus nietos y sus dos hijas, ya que su único hijo falleció trágicamente en un accidente de tráfico en el año 2002. Y es que la vida para este jerezano no ha sido fácil pero ha sabido plantarle cara y luchar por seguir adelante con esfuerzo y valentía.

En el año 2004, cuando tenía 64 años le detectaron un cáncer de colon que ha logrado superar tras pasar por la sala de operaciones en 35 ocasiones. A partir de ese momento, todo fueron complicaciones, pero nunca le han faltado ganas de luchar. Y es que lo que hoy lleva a Juan a contarlo es su perseverancia y sus ganas de vida porque tras su última intervención en 2007 tenía claro que “parece que esta vez es la definitiva” .

«Los propios médicos nos contaban que un carácter positivo era lo mejor en estos casos», comenta Luci Sánchez Flores, su esposa. Y, quizás, éste sea uno de los motivos por los que Juan ha llegado a superar las 35 veces que ha tenido que entrar a la sala de operaciones, aunque «no me han operado en 35 ocasiones, sino ocho o nueve operaciones importantes, al igual he tenido que permanecer ocho o nueve veces en la UCI», explica. Nunca perdió la cordura, e incluso los psicólogos y psiquiatras que le evaluaban se sorprendían de lo bien que estaba, sin depresión, que en estos casos es complicado no padecer. Pero él lo tenía muy asimilado, sólo tocaba esperar que «me curaran», explica.

juan cano

El mes de noviembre de 2007, Juan y su familia pasaron momentos muy críticos. Y es que «yo no podía soportar más el dolor, por lo que me tuvieron que ingresar y la solución era la intervención quirúrgica», pero los médicos «no se atrevían porque las posibilidades de que saliera bien eran muy escasas, y además me tuvieron que operar dos veces muy seguidas». Tan extrema era la situación que «los propios cirujanos la llamaron Operación Brava porque los riesgos eran muy graves», aclara su esposa.

Han sido casi cuatro años en los que Juan se ha visto obligado a hacer de los pasillos y habitaciones hospitalarias su propia casa. «He llegado a estar ingresado durante más de ocho meses ininterrumpidamente -asegura-, y al principio casi no podía soportarlo, es que no se puede aguantar», pero tuvo que resignarse. «Era lo que había, no podía hacer otra cosa, y además ¿qué iba a conseguir yo quejándome de no querer estar allí? Si regresaba a mi casa, yo sabía que en pocas horas tendría que venirme rápidamente al hospital».

Aunque desde el primer momento que le detectaron la enfermedad, las cosas no han sido fáciles, fueron esos ocho meses, desde el 23 de abril hasta el 23 de diciembre de 2006, los más desesperantes porque «no podía ni beber ni comer nada, todo eran medicamentos», e incluso llegó a perder cerca de 40 kilos, pero, eso sí, el apoyo de los suyos ha sido fundamental. «Mi mujer y yo lo hemos pasado muy mal juntos durante este tiempo, al igual que mis hermanos, que han pasado aquí tantas horas como yo. Y gracias a ellos lo he llevado algo mejor». Sus hijas, María Luisa y Encarni, iban siempre que podían, al igual que sus hermanos, y su esposa que en ningún momento se separó de él.

Pero, como es habitual, por muy fuerte que sea el carácter de una persona o la buena actitud ante los problemas que adopte siempre «existen momentos en los que te vienes abajo, es inevitable, y sobre todo, cuando día tras día veía pasar a otros pacientes que entraban y salían y que yo seguía allí. Es duro». Además, durante tanto tiempo en el hospital «empiezas a cogerle cariño a la gente, y recuerdo -cuenta Luci- un en día concretamente en el que se derrumbó cuando le dieron el alta a Frasquito, su compañero de habitación con el que hizo muy buena amistad. En ese momento le vi realmente agotado, e incluso los médicos le dijeron que esa no era la actitud que tenía que seguir como había estado hasta ese momento, con buena cara». Esta actitud le duró poco, y sus ganar de luchar y echarle coraje a la vida le volvió a invadir.

En esos ocho meses, Juan tuvo que acostumbrarse a estar como en casa. «Todos los días recorría los pasillos del hospital durante dos horas por la mañana y otras dos por la tarde, de esta manera el tiempo se me hacía más corto, y si no hacía esto era imposible soportarlo».

Médicos entregados

Cada vez que los médicos cirujanos le informaban de que se encontraban en la obligación de volver a la sala de operaciones e intervenirle «yo sentía que me iban a curar», y cuando después aparecían las complicaciones no perdía la esperanza. «Tengo mucho que agradecerle a los médicos que me han tratado, han hecho lo imposible por encontrar remedio a mis problemas, hasta lo que no estaba en sus manos». Juan asegura que le han atendido siempre, «daba igual la hora y el día en que llegara, que fuera de día o de noche, ellos siempre han estado ahí, dándolo todo por mí». Al igual que el resto del personal que trabaja en el Hospital de Jerez, «desde las enfermeras hasta las limpiadoras. Todos me han tratado de la mejor manera». Particularmente, el doctor Franco se ha implicado en todo lo que ha estado a su alcance, y es que «nunca han tirado la toalla y yo siempre he confiado en ellos porque así me lo han demostrado que se han partido la cabeza pensando en alguna solución, con nuevas técnicas o avances. Les debo mucho. He vuelto a nacer. Ha sido un milagro».

Ha pasado tres años de la última intervención y Juan ha recuperado su vida. Pese a guardar ciertas limitaciones para mantener la salud a flor de piel hace vida normal. Ayuda a sus hijas en el negocio familiar, da sus paseos por el centro y disfruta jugando de sus nietos pequeños, Juanito y Lorena.


Acciones

Informacion

Una respuesta a “249. JUAN CANO GARCÍA. Un auténtico ejemplo de superación personal.”

19 06 2010
José María Orihuela Soto (16:49:48) :

Tu vida es un ejemplo para todos.
Este paisano tuyo, desde la lejana Argentina, te envió un abrazo entrañable.

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam Protection by WP-SpamFree